Inicio > Mexico > México noticias > Todo está en el nombre: tú dices guayaba, yo digo guayabo

Todo está en el nombre: tú dices guayaba, yo digo guayabo

guava mexico

Lo primero es lo primero: las guayabas y los guayabos son la misma cosa. Aquí en México, son guayabas. En los países de habla inglesa, son guayabas.

Hay más de 150 tipos, cada uno con colores de piel y pulpa ligeramente diferentes; la variedad más consumida se conoce como guayaba manzana.

Las guayabas crecen fácilmente y en abundancia en los trópicos: India, África, América Central y del Sur, el Caribe, Australia y, por supuesto, México. En esos países son tan abundantes como las manzanas en otros lugares y se pueden comer de la misma manera, con piel y todo.

Tienen un sabor y un aroma característicos, casi florales, y cuando se comprueba su madurez, se quiere poder oler esa dulzura. La piel de una guayaba madura se aclara, pasando de un verde oscuro a un verde más claro y luego a un amarillo, a veces con un tinte rosado.

También se sentirán un poco blandas al tacto cuando estén maduras. Deje las guayabas verdes en un recipiente a temperatura ambiente para que maduren. La pulpa interior con semillas varía de un verde blanquecino pálido a un hermoso color rosa.

Es probable que haya visto barras de pasta de guayaba de color rojo oscuro a la venta en su mercado local o tienda de comestibles. Debido a su alto contenido en pectina, la guayaba se convierte en una pasta dulce y gelatinosa, casi sólida, que se presta muy bien a la repostería, especialmente combinada con queso crema en tartas o galletas; para hacer mermeladas, jaleas y glaseados, o simplemente para servirla en rodajas como parte de una tabla de quesos o un simple postre.

Algunas de estas recetas requieren pasta de guayaba y otras la fruta fresca. La pasta de guayaba se puede encontrar, enlatada o fresca, en barras rectangulares en la sección de su mercado donde compraría frutos secos.

Poner la fruta en la batidora con el azúcar y 2 tazas de agua. Procese hasta que sea un puré. Cuele en una jarra y añada el agua restante. Ajustar el dulzor. Servir frío con hielo, adornado con menta o romero.

En una cacerola, mezcle el agua, la pasta de guayaba, el vinagre, el ron, la pasta de tomate, el zumo de limón/lima, la cebolla, el jengibre, la salsa de soja, el ketchup, la salsa Worcestershire, el ajo y los chiles. Llevar a fuego lento a media altura, batiendo hasta que se mezclen. Sazone con sal y pimienta.

Reducir el fuego a medio-bajo. Cocinar a fuego lento, removiendo, hasta que la salsa espese, 10-15 minutos. (La salsa debe poder verterse). Diluir con agua si es necesario. Servir caliente o frío.

Corteza:

Topping:

Engrase un molde para hornear de 8 x 8 pulgadas. Precaliente el horno a 350 F.

Direcciones para la corteza: Batir la mantequilla y el azúcar hasta que estén esponjosos; añadir la sal y la harina. Mezclar hasta que la masa se una. Presione la masa uniformemente en el molde preparado. Coloque las rebanadas de pasta de guayaba muy juntas sobre la masa, cubriéndolas uniformemente.

Direcciones para la cobertura: Con un procesador de alimentos o una batidora, combine la avena, la mantequilla, la sal y el azúcar; añada la harina, y luego pulse hasta que la mezcla parezca arena húmeda. Espolvorear uniformemente sobre la masa.

Hornear hasta que la parte superior esté dorada, unos 45 minutos. Enfriar completamente antes de cortar en barras.

 En Brasil, la deliciosa combinación de guayaba y queso crema se conoce como Romeo y Julieta.

Precaliente el horno a 400 F. Forre dos bandejas para hornear con borde con pergamino. Espolvoree ligeramente la encimera y el rodillo con harina. Enrolle cada hoja de hojaldre hasta obtener un cuadrado de 12 pulgadas. Corte cada una en cuartos para hacer cuatro cuadrados de 15 cm.

Bata el queso crema, ¼ de taza de crema agria, el jugo de limón y la sal hasta que esté ligero y esponjoso. Colocar 2 cucharadas de la mezcla de queso crema en el centro de cada cuadrado de hojaldre. Distribuya uniformemente los cubos de pasta de guayaba entre los cuadrados de pastelería, sobre la mezcla de queso crema.

En un tazón pequeño, bata las yemas de huevo y las 2 cucharadas restantes de crema agria. Unte los bordes de cada cuadrado con el lavado de huevo, luego doble los cuadrados en diagonal para formar triángulos. Sellar los bordes presionándolos con las púas de un tenedor. Unte la parte superior de los pastelitos con el lavado de huevo. Coloque los pastelitos en las bandejas para hornear preparadas con una separación de 1½ pulgadas.

Hornear de 12 a 15 minutos hasta que se hinche y se dore. Enfriar y servir.

Use jugo de guayaba enlatado o fresco.

Precaliente el horno a 350 F. Rocíe un trozo grande de papel de aluminio con aceite en aerosol; coloque el salmón encima. Coloca 2 trozos de mango sobre cada filete de salmón.

Envuelve con cuidado, doblando el papel de aluminio alrededor del salmón; pásalo a la bandeja del horno.

Hornear 30-40 minutos hasta que el salmón se desmenuce fácilmente con un tenedor. Deje enfriar unos 5 minutos. Desmenuzar el salmón en trozos y picar el mango. En una licuadora, combine el jugo de guayaba, la salsa de soya, la mantequilla de maní y el azúcar hasta que quede suave.

Calienta las tortillas en un comal o en el microondas. Haz los tacos con salmón, mango, cebolla y cilantro.  Rocía con salsa de cacahuetes y sirve.

Janet Blaser es la autora del libro más vendido, Why We Left: An Anthology of American Women Expats, presentado en CNBC y MarketWatch. Vive en México desde 2006. Puedes encontrarla en Instagram en @thejanetblaser.

Leave a Reply

Your email address will not be published.