Inicio > Mexico > México noticias > Se necesita una verdadera protección de la vaquita marina ahora y para la próxima especie moribunda de México

Se necesita una verdadera protección de la vaquita marina ahora y para la próxima especie moribunda de México

vaquita marina

Una nueva petición ha instado a Estados Unidos a iniciar una consulta con México sobre su falta de protección de la marsopa más amenazada del mundo, la vaquita marina.

Endémica del Golfo de California, se calcula que la vaquita está a 10 ejemplares de la extinción, un número tan crítico que se considera el mamífero marino más amenazado del planeta. Sin embargo, el gobierno nacional sigue sin regular y sancionar la pesca ilegal en la zona, lo que ha provocado una creciente presión internacional para que México rinda cuentas.

Los grupos conservacionistas, incluido el Centro para la Diversidad Biológica, presentaron la petición a la Comisión del Secretariado del Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (UMSCA) solicitando la aplicación de la ley contra México por su incumplimiento de las leyes de pesca y comercio el 11 de agosto. Además, la petición solicita a la Comisión de Cooperación Ambiental (CCA) que investigue y elabore un expediente de hechos sobre los incumplimientos de México, y que el comité de medio ambiente del Representante Comercial de Estados Unidos inicie una consulta.

Esta consulta es el primer paso en el proceso de aplicación formal del USMCA y podría dar lugar a sanciones para el gobierno mexicano.

Históricamente, el gobierno de México no ha aplicado sanciones contra la pesca ilegal en el hábitat de la vaquita en el Alto Golfo de California, donde los observadores documentaron más de 1.100 embarcaciones ilegales sólo en noviembre de 2020.

Además, en julio de este año, el gobierno mexicano aprobó una serie de nuevas y complicadas normas que esencialmente facilitan la aplicación de la ley en la zona de tolerancia cero (ZTA), designada como zona protegida para tratar de detener el precipitado declive de la vaquita.

La zona se encuentra en el Golfo de California, un área de gran biodiversidad natural que cuenta con un tercio de las especies de cetáceos del mundo, como ballenas, delfines y marsopas, y que incluye el resto de la población de vaquitas. Estas pequeñas y escurridizas criaturas suelen ser víctimas de la pesca con redes de enmalle de la totoaba, que, al igual que la pequeña marsopa, también está en peligro de extinción y cuya vejiga natatoria se comercializa ilegalmente a precios prodigiosamente altos en el extranjero.

A pesar de su nombre, la realidad de la ZTA dista mucho de lo que pretende ser, dice Alejandro Olivera, científico principal del Centro para la Diversidad Biológica, una organización conservacionista sin ánimo de lucro.

El plan del gobierno mexicano es una tontería, dijo.

Los funcionarios perderán un tiempo precioso contando barcos en una zona en la que se supone que no se tolera la pesca, explicó. Ni siquiera se molestarán en aplicar plenamente la prohibición de pesca hasta que se detecten 50 barcos ilegales en esta pequeña zona.

Yvette Griffiths, de la organización medioambiental sin ánimo de lucro Ninth Wave Global, está de acuerdo:

La conclusión es que no hay una verdadera voluntad política de actuar porque hay demasiados intereses creados en juego, y me refiero a los intereses económicos. Así que lo que tenemos esencialmente es que las autoridades hablan de boquilla de la conservación mientras que en realidad no se la toman ni remotamente en serio.

La petición presentada este mes ante la Secretaría de la USMCA subraya la urgencia de ejercer una presión real sobre el gobierno para que actúe. Con sólo 10 vaquitas que probablemente queden en todo el mundo, el tiempo para actuar se está agotando rápidamente.

Sin embargo, a pesar de los años de regulaciones, conversaciones y promesas del gobierno mexicano para proteger a la pequeña marsopa, los funcionarios han hecho siempre la vista gorda a la pesca ilegal en el Golfo de California.

La ausencia de presencia gubernamental, sin embargo, no equivale a una ausencia total de estructuras de poder; en América Latina son endémicos los vacíos de poder -causados en gran medida por la debilidad o la negligencia del gobierno- en los que pueden intervenir bloques de poder externos.

En este caso, los traficantes, especializados en la caza furtiva y la distribución de la vejiga natatoria de totoaba, son diversificaciones de los cárteles que controlan enormes territorios en toda la península de Baja California. Aprovechando su influencia y sus redes para sacar provecho del lucrativo comercio de la vejiga de totoaba, las redes transnacionales envían lo que se conoce como la cocaína del mar a China, donde la venden a precios prohibitivos.

Y teniendo en cuenta que los grupos que participan en las operaciones para intentar frenar el uso de redes de enmalle ilegales en la zona han recibido amenazas de muerte anónimas mientras patrullaban las aguas del golfo, no es de extrañar que las ya escasas patrullas del gobierno rara vez estén dispuestas a enfrentarse a estos intereses arraigados que se benefician de la continua pesca ilegal.

El gobierno mexicano necesita tanto estímulo -para reconocer la importancia de hacer cumplir las sanciones contra la pesca ilegal que amenaza a la vaquita- como apoyo para poder avanzar en las enmarañadas estructuras de poder que actualmente están en juego en el golfo.

Teniendo esto en cuenta, los grupos conservacionistas que están detrás de la petición dicen que la necesidad de la intervención de la comunidad internacional es más urgente que nunca.

La acción debe ser inmediata, y debe ser radical, dice Griffiths. La protección de lo poco que queda de la población de la vaquita se trata de conservar la biodiversidad de todo el ecosistema del Alto Golfo de California. La negligencia del gobierno significa que la vaquita tiene pocas posibilidades de sobrevivir, pero las acciones que se tomen ahora sentarán un precedente para el futuro.

La pregunta que se plantea ahora es la siguiente: ¿seguirán las políticas internacionales caminando dormidas por los mismos caminos en el futuro, o podrán las alianzas como el USMCA establecer un sistema de intervención firme y que funcione para actuar como mitigación potencial de la futura pérdida de especies y biodiversidad?

Shannon Collins es corresponsal de medio ambiente en Ninth Wave Global, una organización medioambiental y grupo de reflexión. Escribe desde Campeche.

Leave a Reply

Your email address will not be published.