Inicio > Mexico > México noticias > Las mujeres mexicanas están hartas de poner la otra mejilla. ¿Quién puede culparlas?

Las mujeres mexicanas están hartas de poner la otra mejilla. ¿Quién puede culparlas?

Las mujeres mexicanas están hartas de poner la otra mejilla

Oh no, pensé al leer el titular: Una nueva versión del Vía Crucis: Las feministas dan una paliza a Jesús. Desde luego, esa no es la forma de poner a nadie de nuestra parte.

Admitámoslo: por muy justo que sea un movimiento social, sigue estando formado por seres humanos, y a los seres humanos se les da muy bien meter la pata. Y como desvalido, tienes que ser perfecto en formas que el lado dominante simplemente no tiene.

Pueden seguir fingiendo, por ejemplo, que el asesinato de 10 mujeres al día es perfectamente normal y aceptable, pero si se pinta con spray un edificio o se rompen unos cristales o se grita, entonces todo es ¡Ya está! Estamos hartos de vosotros, rufianes.

Al ver el titular, pensé que podría ser una de esas ideas mal pensadas que tienden a abrirse paso incluso en las causas más nobles. Ya sabes, la forma en que desfinanciar a la policía hace que suene como si los liberales sólo quisieran que los agentes de policía desaparecieran del planeta en lugar de la implementación de una lista de sugerencias muy razonables que tienen para cosas como la desmilitarización y algún entrenamiento serio de desescalada.

Pero no, gracias a Dios, esto no fue idea de las feministas. En cambio, fue básicamente un acto de difamación contra el movimiento feminista por parte de estudiantes de un seminario católico que fue filmado en vivo en Facebook.

¿Conservadores religiosos demonizando los derechos de las mujeres? Bueno, no me sorprende.

Esto es lo esencial de lo que sucedió en el video: en la octava estación del viacrucis, como se representa en la Biblia, aquella en la que Jesús consuela a las mujeres que lloran por él, en su lugar, los estudiantes vestidos como feministas mexicanas de negro y morado -el actual uniforme del movimiento de mujeres en México- lo golpearon con palos.

Mientras esto ocurría, el orador del vídeo (que ha sido sabiamente retirado desde entonces) decía: 2.021 años después, el Señor vuelve para encontrar mujeres muy diferentes a las que consoló, mujeres atrapadas en un colectivo irracional, que exigen derechos insultando y destruyendo todo lo que encuentran a su paso, luchando por el feminismo y el respeto a las mujeres cuando ni siquiera se respetan a sí mismas. Mujeres violentas que cometen actos vandálicos, mujeres que entran en los templos y profanan la Eucaristía, que se ríen de la Virgen María.

Y, por supuesto, también se incluyó algo de material antiaborto, porque no pueden resistirse a condenar a las mujeres en general sin condenar la audaz idea de que deberían ser dueñas de sus propios cuerpos. (Se ha producido el inevitable correo de odio; ¿qué pasa, señores?)

Todos. Esto sería casi gracioso si no garantizara que se eleva el nivel de desprecio que ya se siente hacia las mujeres en general y las feministas en particular.

¿Así que quieres hablar de Jesús? Bien, hablemos de Jesús. La Pascua acaba de ocurrir, después de todo.

Aunque no me considero especialmente religioso en este momento de mi vida, crecí en la iglesia baptista y asistí a un colegio religioso con varias clases obligatorias relacionadas. Conozco la Biblia, e incluso los libros sobre la Biblia.

Mi posterior desprecio por la religión organizada -que admito que duró bastante tiempo- se ha suavizado considerablemente a medida que he ido envejeciendo. En este momento, mis sentimientos son más generosos, con una filosofía de vive y deja vivir, lo que sea que te lleve al nirvana, genial, siempre y cuando los demás no intenten obligarnos a vivir bajo las reglas de sus creencias particulares.

Pero volvamos a Jesús. Jesús, que dio comida y vino gratis sin sermonear a los pobres sobre que lo que deberían hacer es trabajar más y desearlo más. Que dejó que una mujer que todos los demás pensaban que era una sucia perdedora le ungiera los pies y fuera su mejor compañera, lo cual, como seguramente le advirtieron otros, era una óptica terrible. Que les dijo a los poderosos que eran unos malditos hipócritas y no se disculpó por ello después.

¿Sucedieron realmente todas esas cosas? Quién sabe; poco importa. Como dijo el sociólogo W. I. Thomas: Si una persona percibe una situación como real, entonces es real en sus consecuencias. Y si eso no es una ilustración fácil del poder que tiene la religión, no sé qué lo es.

Las historias de la vida y las enseñanzas de Jesús han sido ciertamente invocadas en todo tipo de movimientos sociales. La autobiografía del difunto representante John Lewis, Walking with the Wind, explica bien una de esas conexiones.

Poner la otra mejilla no tiene que ver con la pasividad, explicó, sino con el amor radical. Se trata de negarse a devolver el odio y el vitriolo, incluso cuando lo recibes, y tratar de cambiar los corazones y las mentes. Obliga a la otra parte a mirarse a sí misma y a sus acciones. Poner la otra mejilla, dice Jesús, el revolucionario de los actos de amor radicales.

¿Y adivinen qué? Eso es lo que practicó el SNCC (Student Nonviolent Coordinating Committee), entrando en comedores blancos impecablemente vestidos, sólo para ser gritados, humillados, golpeados. Y fue revolucionario y cambió muchos corazones y mentes.

Sin embargo, después de un tiempo, surgió un estilo de protesta más militante y antiblanco. ¿Y por qué no iba a hacerlo? La gente no puede aguantar mucho.

Yo diría que las mujeres también hemos practicado activamente el poner la otra mejilla durante milenios. ¿Hasta qué punto ha funcionado? ¿Hemos seducido a los hombres para que nos den algo de poder y de capacidad de acción con nuestras brillantes y subversivas artimañas femeninas?

La respuesta, por desgracia, es no. Ojalá hubiera funcionado; sería muchísimo más fácil que organizar protestas gigantescas y mirar constantemente por encima del hombro, tanto en casa como en público.

En algún momento, todo el mundo es empujado demasiado lejos. Algunos activistas negros acabaron por contraatacar. Las mujeres se enfadaron y pintaron con spray algunas estatuas en su desesperación. Jesús entró en el templo y volcó un montón de mesas y echó a los cambistas con un látigo, lo que siempre me ha parecido supermalo.

Todo el mundo tiene sus límites. El mensaje es el mismo: Ya está. Estamos hartos.

Las procesiones de la Semana Santa mexicana pueden ser extremadamente conmovedoras, elaboradas y realmente un espectáculo para la vista. Ojalá pudiéramos conseguir ese tipo de emoción y fervor por los feminicidios tan reales que ocurren a diario en este país.

Mientras tanto, rezaré, como siempre hago, por la claridad, la paz y el tipo de renovación que hace que incluso mis sueños más salvajes de justicia en este mundo se sientan posibles. Felices Pascuas, todos.

Sarah DeVries es una escritora y traductora afincada en Xalapa, Veracruz. Se puede contactar con ella a través de su sitio web, sdevrieswritingandtranslating.com.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *