Inicio > Mexico > México noticias > Las catrinas, coyotes y dioses serpiente del artista exploran temas de justicia social

Las catrinas, coyotes y dioses serpiente del artista exploran temas de justicia social

Sergio Sánchez Santamaría

Una catrina que sostiene una guadaña se cierne sobre un municipio mexicano. En el fondo, las estrellas del cielo nocturno forman una calavera. La figura esquelética del primer plano lleva un atuendo del siglo XXI: una gorra de béisbol con visera, gafas de sol y zapatillas deportivas. Y en la camiseta de la catrina hay una frase decididamente contemporánea: Covid-19.

Esta imagen en blanco y negro es una de las muchas selecciones del aclamado grabador mexicano Sergio Sánchez Santamaría en el nuevo libro, Graphic in Transit, lanzado en marzo por Zoom.

La oportunidad de ver la obra de un artista tan prolífico como Sergio es un problema muy bueno, dijo Miguel Rojas Sotelo, uno de los editores del libro, junto con Rafael A. Osuba.

Rojas Sotelo, especialista en arte, es el coordinador del programa del Centro de Estudios Latinoamericanos y del Caribe de la Universidad de Duke en Durham, Carolina del Norte. En cierto sentido, intentamos hacer una interpretación curatorial de algunos de los temas que están muy presentes en la obra de Sergio, dijo.

La idea del libro surgió de uno de los principales coleccionistas de la obra del artista, el profesor emérito de Duke Robert Healy, que también reside en Carolina del Norte y conoce al artista desde finales de la década de 1990. Hace unos seis años, Rojas Sotelo y Healy hablaron del Taller de Gráfica Popular o TGP, un colectivo artístico mexicano fundado en la década de 1930 que se preocupaba por utilizar el arte para promover causas sociales revolucionarias. Surgió el tema de Sánchez Santamaría.

Bob dijo: Tengo este impresionante arte de alguien que empezó muy joven y [que] no es tan conocido, recuerda Rojas Sotelo. Empezamos a trabajar en una forma de traer a Sergio a los Estados Unidos.

Desde entonces, Sánchez Santamaría ha venido varias veces a Duke, donde ha interactuado con jóvenes estudiantes de arte estadounidenses y ha expuesto su obra. Ahora es objeto de un libro.

Él ve conexiones entre su arte y el TGP, probablemente el segundo movimiento artístico más conocido e importante de México después de los muralistas, según Rojas Sotelo. Esto es cierto no sólo por los temas de justicia social que resuenan en la obra de Sánchez Santamaría, sino también por la posesión de la imprenta de uno de los cofundadores y artistas más conocidos del TGP, Leopoldo Méndez.

Sánchez Santamaría, originario de Tlayacapan (Morelos), sigue viviendo allí, donde se oía el canto de los gallos de fondo mientras era entrevistado a través de un programa de videoconferencia junto con Rojas Sotelo desde otro lugar. Sánchez Santamaría se describe a sí mismo como una persona que creció en una familia artística con raíces indígenas, así como una posible ascendencia de esclavos negros.

Mi intención original era convertirme en escultor, trabajando con la piedra como Miguel Ángel, dijo. Sin embargo, sintió curiosidad al ver litografías en un museo, entre ellas las del artista José Jorge Chávez Morales.

Este estilo me impactó, recuerda. Con el tiempo, se introdujo en el grabado tras conocer la obra de maestros como Méndez.

Al igual que los artistas del TGP en el México del siglo XX, el arte de Sánchez Santamaría refleja una preocupación por las cuestiones contemporáneas de justicia social.

Al descubrir su historia, pensamos que era… muy potente… dijo Rojas Sotelo. No sólo porque es un artista gráfico increíble, muy talentoso -es un artista con mayúsculas en todos los sentidos- [sino] por [sus] líneas de conexión con la historia con el arte revolucionario en México.

Rojas Sotelo cita un grabado que Sánchez Santamaría realizó mientras era artista visitante en la Universidad de Duke. Representa un incidente de la vida real en el que los agentes del ICE detuvieron a un joven solicitante de asilo de Honduras que finalmente fue deportado.

Hay un vínculo muy directo con la historia del TGP y la obra de Sánchez Santamaría, dijo Rojas Sotelo.

Otra imagen, titulada Viva México, es una compleja representación de la frontera entre México y Estados Unidos a través de imágenes como la de la Virgen de Guadalupe, una mujer mulata, el dios serpiente azteca Quetzalcóatl y los rascacielos de Estados Unidos.

A un lado está un México aquejado por el desempleo y el hambre; al otro, el sueño americano, representado por los rascacielos. Los dos países están separados por los peligros del desierto y el río Grande. Es muy interesante el tipo de trabajo que hace, dijo Rojas Sotelo. Hay un aspecto de periodismo documental.

Otra forma en que Sánchez Santamaría aborda los problemas de la frontera entre México y Estados Unidos es mediante la representación de un nahual indígena como coyote moderno que conduce a los migrantes hacia el norte.

Investiga sobre las tradiciones indígenas que aún juegan un papel en muchos de los pueblitos del México profundo, dijo Rojas Sotelo. Le encanta la idea de que el coyote sea un búho nahua. El atuendo mágico y místico al mismo tiempo representa a un animal que se mueve por un territorio. No tiene frontera. Un nahual u hombre espíritu se mueve a través de otro [territorio]. Es lo que hace un coyote. Son muy poderosas estas representaciones visuales de las tradiciones mexicanas.

Más recientemente, Sánchez Santamaría abordó la pandemia de Covid-19 con una versión actualizada de las catrinas de la época de la Revolución Mexicana de Jorge Guadalupe Posada. Se hizo en scratchboard en un estilo que se asemeja a un grabado.

Representa mi nueva catrina, un personaje de esta época, dijo el artista, aunque ve muchos paralelismos con la historia, incluso con las catrinas de Posada. También encuentra una conexión con las xilografías medievales de las víctimas de la muerte de Hans Holbein el Joven.

Sánchez Santamaría cita una de estas xilografías de Holbein de un monje:

En este ejemplo, el muerto lleva un hábito de monje. Los monjes son las personas más impresionantes; hablan la palabra de Dios. Sin embargo, esto no puede impedir que mueran, señala.

A diferencia de la obra de Holbein, las catrinas de Sánchez Santamaría no son monjes, son más bien [cantantes] de reggaeton, vestidos con bermudas y zapatillas de tenis.

Además de sus temas políticos, algunos de sus otros grabados muestran imágenes de la naturaleza de México, así como representaciones del gallo mexicano, e incluso del maíz tradicional.

Me interesa especialmente su trabajo de representación de la naturaleza, dijo Rojas Sotelo. Su obra está llena de referencias a la geografía de México, a las plantas, a los árboles, a los lugares.

Sánchez Santamaría también realiza trabajos relacionados con su interés por los tatuajes, así como con su afición a la música -llevaba una sudadera de Pink Floyd durante la entrevista-.

Su trabajo es polifacético, dijo Rojas Sotelo.

De hecho, señaló, [la obra de Sánchez Santamaría] tiene mucho que ver con la reacción a los tiempos. Es un reflejo de lo que tenemos con las cuestiones de identidad, lo que constituye ser un sujeto en el México de hoy, las restricciones de identidad de los mexicanos, una presencia de esta mezcla hibridada de lo que es la cultura mexicana. Reflexiona sobre eso.

Leave a Reply

Your email address will not be published.