Inicio > Mexico > México noticias > El proyecto del mural tiene como objetivo educar a los residentes sobre la historia única de su ciudad

El proyecto del mural tiene como objetivo educar a los residentes sobre la historia única de su ciudad

proyecto del mural

Chipilo, un pequeño pueblo al sur de Puebla, tiene mucho que ofrecer. Colonizado en octubre de 1882 por italianos del Véneto (Italia), los chipileños (como se les conoce) han conservado su lengua, sus costumbres y su comida durante generaciones.

Pero Zuri Merlo, directora de Chipilo Nostro, la fiesta que celebra la fundación del pueblo, pensó que faltaba algo. Sentí que a Chipilo le faltaba color, dijo.

Por eso, ella y el artista chipileño Iván Galeazzi Cahuantzi han emprendido un ambicioso proyecto para pintar 15 coloridos murales por todo el pueblo. Hablé con Iván sobre murales que mostraran la historia de Chipilo, dijo Merlo.

A Galeazzi le gustó la idea, en parte, porque su arte sería accesible a más gente. Cuando hago algo para un cliente, se muestra en un espacio privado, pero un mural, dijo, un mural es para todo el mundo.

Aunque Merlo y Galeazzi son amigos desde la infancia, es la primera vez que trabajan juntos en un proyecto. Merlo se encarga de muchos de los aspectos necesarios para que el proyecto siga adelante.

Cuando queremos pintar un mural en un espacio público, obtengo los permisos del municipio, explica Merlo. Para los que están en lugares privados, no necesitamos permisos; sólo tenemos que hablar con los propietarios. La gente puede decir: Tengo esta pared y me gustaría hacer un mural allí. Vamos y lo miramos. Iván decide qué pintar allí.

También ha solicitado suministros a la tienda de pinturas Comex de Chipilo.

Llegar al mural terminado es un esfuerzo de equipo. Leo sobre la historia de Chipilo, la historia del Véneto. Estudio fotos y cuadros antiguos. Empiezo con un boceto. Zuri puede hacer sugerencias, puede sugerir colores. También ayuda a pintar los murales. Uno de los aspectos más importantes, continúa, es mostrar la identidad chipileña. Somos un pueblo pequeño que tiene muchas historias que contar.

El primer mural, en la 3a nte. colonia Centro, una pequeña calle lateral a poca distancia de una iglesia, es una pintura de una vaca. Las vacas forman parte de Chipilo, dice Galeazzi.

Está muy influenciado por los maestros de la pintura, y su vaca está basada en una pintada por el artista renacentista holandés Pieter Brugel. Galeazzi y Merlo tardaron cinco días en completar el mural, trabajando de cinco a seis horas diarias.

El segundo mural, mucho más grande, está situado en el lateral del Hotel Albergo Strada Stretta y representa a un campesino cortando plantas con una guadaña. La idea de este mural era mostrar la época en que Chipilo era más rural, explica Galeazzi. Era tener a un campesino trabajando.

El granjero tiene dos pisos de altura. Al igual que el cuadro de la vaca, Galeazzi se basó en una figura de otro maestro de la pintura, esta vez Vincent van Gogh. Le acompaña su perro, un ratonero, que es con mucho el perro más popular de Chipilo. Galeazzi y Merlo trabajaron durante un mes en ese mural, dedicando unas 60 horas.

Los dos esperan completar 13 de los 15 murales este año, cubriendo una variedad de aspectos de la vida diaria en Chipilo así como la historia del pueblo. Pintarán uno sobre los hombres que se reúnen a jugar a las bochas los domingos, otro sobre La Befana, una ceremonia traída de Italia en la que se quema la figura de una bruja la noche del 5 de enero, y otro sobre El Fontanón, un antiguo sitio donde la gente solía bañarse y lavar la ropa. También habrá uno que represente cómo ha cambiado la economía de Chipilo a lo largo de los años.

La mayoría de los chipileños solían tener granjas lecheras, y Chipilo era famoso principalmente por sus quesos y otros productos lácteos. Ahora el pueblo también es conocido por sus muebles, y hay más carpinterías y fábricas de muebles que granjas lecheras.

Habrá un mural sobre las carpinterías, dijo Galeazzi. Ese mural irá en el edificio que albergó Seguisimo, la primera fábrica de muebles de Chipilo.

Los dos últimos murales, que no estarán terminados hasta el año que viene, pueden ser los más impresionantes; sin duda serán los más extensos. Uno de ellos se pintará en dos lados del edificio que alberga la presidencia, un edificio municipal. Ese mural representará la historia de Chipilo, dijo Merlo, desde sus inicios hasta el presente.

La otra será una serie de murales en una pequeña colina llamada Monte Grappa. La colina de Chipilo lleva el nombre de la montaña en Italia donde se libró una batalla entre los ejércitos italiano y austrohúngaro durante la Primera Guerra Mundial. En la cima de esa montaña italiana hay un cementerio que contiene los cuerpos de casi 23.000 soldados que murieron en la guerra.

Cuando fui a Italia, no tenía ni idea de lo que había pasado allí, ni de Monte Grappa, dijo Galeazzi.

Decidió mostrar esa historia a Chipilo, donde hay un monumento en lo alto de la colina dedicado a los chipileños que murieron en la Primera Guerra Mundial. Una placa en su memoria se encuentra bajo una piedra traída del monte italiano en 1924. Cerca hay una gran estatua de Cristo, y debajo de ella, Galeazzi proyecta una pintura del Monte Grappa del Véneto.

Tiene otras ideas para los muros bajos de la periferia, donde hay bancos. Habrá cuatro murales que representen la primera guerra mundial, que en Italia se llama La Gran Guerra, dijo. Los murales mostrarán las batallas [y] las tumbas.

Cuando no están trabajando en los murales, los dos están ocupados con su trabajo individual: además de organizar Chipilo Nostro, Merlo tiene un negocio de promoción y venta de alimentos artesanales hechos en el pueblo. Galeazzi tiene un estudio de arte y diseño muy activo.

Aunque el proyecto del mural les ocupará gran parte de su tiempo durante el próximo año, se han comprometido a completarlo. Es un trabajo de amor, dijo Merlo. Amor al arte, amor a Chipilo.

Merlo y Galeazzi buscan financiación para ayudar a completar el proyecto. Quien esté interesado en donar puede ponerse en contacto con ellos a través de [email protected]

Joseph Sorrentino, escritor, fotógrafo y autor del libro San Gregorio Atlapulco: Cosmvisiones, es colaborador habitual de Mexico News Daily. Se pueden encontrar más ejemplos de sus fotografías y enlaces a otros artículos en www.sorrentinophotography.com. Actualmente vive en Chipilo, Puebla.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *