Inicio > Mexico > México noticias > Desde Pueblos Mágicos hasta ciudades coloridas, los descubrimientos le esperan en Guanajuato

Desde Pueblos Mágicos hasta ciudades coloridas, los descubrimientos le esperan en Guanajuato

guanajuato

Con 32 estados y 8.000 kilómetros de hermosas costas, paisajes urbanos y pintorescas ciudades coloniales -en regiones que tienen cada una su propia cocina especial, acentos distintos y hermosa biodiversidad-, México tiene tantos destinos que vale la pena visitar, que puede ser difícil saber por dónde empezar.

He conocido bien Guanajuato durante mis 13 años de estancia en el país, y todavía tiene rincones que no he explorado. Los turistas que se dirigen directamente a la atracción más famosa del estado, la ciudad de San Miguel de Allende, se pierden la gran cantidad de lugares y actividades que ofrece el estado.

Uno de los mayores y mejores destinos del estado es, con diferencia, la ciudad de Guanajuato. Al acercarse, las fachadas multicolores de las casas que trepan por las montañas brillan bajo el sol. Un enorme sistema de túneles subterráneos y arcos de piedra que serpentean bajo las calles de la ciudad dan una idea de la larga historia de este antiguo centro de extracción de plata.

Joya de la época virreinal española, el acogedor espacio urbano de la ciudad invita a los turistas a deambular por sus callejones que serpentean entre la arquitectura clásica. Aquí se encuentra la casa de la infancia de Diego Rivera, así como el famoso museo de momias del estado (resultado del árido paisaje que momificó a muchos de los anteriores habitantes).

Una creciente lista de excelentes hoteles boutique y restaurantes se inundan de huéspedes cada año durante el mundialmente famoso Festival Internacional Cervantino (FIC), el mayor festival de artes escénicas de América.

A diferencia de otros destinos más tranquilos del país, Guanajuato cuenta con una vibrante escena cultural debida, en parte, a la Universidad de Guanajuato, cuyo campus principal se encuentra en el centro de la ciudad. Pero también es una ciudad trabajadora con atracciones orientadas no sólo a los turistas, sino también a los casi 200.000 habitantes que viven y trabajan aquí. Esto es un verdadero atractivo para los extranjeros que quieren aprender español: puedes mezclarte con los lugareños, a diferencia de los destinos muy turísticos, donde podrías acabar hablando mucho en inglés.

La ciudad cuenta con varias buenas escuelas de idiomas, como la Escuela Mexicana, la Escuela Falcon y la Escuela de Español La Hacienda. El precio de unos meses aquí (pasados en un gran barrio con todas las comodidades) es mucho menor que el de otros lugares más turísticos.

El estado cuenta con seis Pueblos Mágicos reconocidos oficialmente por el gobierno mexicano por su importancia cultural e histórica. Mineral de Pozos, que parecía congelado en el tiempo hace apenas 10 años, está siendo descubierto por su encanto bohemio y su ambiente tranquilo.

La ciudad está salpicada de pequeños hoteles, tiendas boutique y un puñado de buenos restaurantes, pero conserva su encanto de pueblo pequeño y de vida fácil. Mineral de Pozos, antaño habitado por varias tribus nómadas, se convirtió en un centro minero durante el siglo XVIII, pero la mayoría de las minas cerraron a mediados de la década de 1920. Todavía se pueden visitar algunos de estos recuerdos derruidos de los días de gloria de la ciudad en sus afueras, disfrutar de un relajante fin de semana de ciclismo todoterreno y pasear por las estrechas calles de la ciudad rodeadas de arquitectura antigua.

Dolores Hidalgo, otro Pueblo Mágico, es una excursión de fin de semana perfecta desde la cercana ciudad de San Miguel de Allende o Guanajuato. Puedes ver la iglesia en la que el cura Miguel Hidalgo pidió por primera vez la independencia de México, así como pasear por las tiendas de cerámica locales, tan famosas por su artesanía que ahora puedes encontrar ejemplos en todo el mundo.

En la plaza principal, deténgase a degustar uno de los nieves (helados) de la ciudad, con una gran variedad de sabores -piensa en el mole o el pulque-, o siéntese un rato bajo el frondoso toldo de la plaza principal y contemple a los bailarines locales de breakdance o las mini representaciones teatrales.

Un viaje a Dolores Hidalgo está muy bien combinado con una parada en algunas de las bodegas del estado repartidas por la región del Bajío, donde se cultivaron por primera vez las uvas de vino en el Nuevo Mundo; se rumorea que el cura Hidalgo tenía su propio viñedo.

La escena del vino aquí acaba de empezar a florecer en la última década, por lo que algunos viñedos son todavía jóvenes y están trabajando para perfeccionar sus cosechas. Sin embargo, algunos incondicionales -como Cuna de Tierra- llevan años desarrollando sus estilos particulares (tintos ricos y profundos en el caso de Cuna de Tierra) y han ganado fama internacional.

El recién llegado Tres Raíces también está elaborando unos vinos preciosos. Su viñedo y su hotel boutique también son idílicos para pasar unos días. Otros viñedos son Dos Buhos, el viñedo ecológico Viñedos Toyan y Viñedos San Lucas. Los cuatro se encuentran en las afueras de San Miguel de Allende.

Otros destinos dignos de un viaje por carretera son Yuriria, donde se encuentra el primer convento católico de Guanajuato, construido en 1550 con roca volcánica. Es conocida por sus rebozos, con intrincados diseños hechos a mano.

La primera ciudad oficial de Guanajuato, Salvatierra, celebra cada año en noviembre una fiesta de la cosecha, una mezcla de rituales indígenas y católicos con música, bailes y fuegos artificiales. En la pequeña Jalpa de Cánovas, visite la hacienda fundacional de la ciudad (que en su día acogió al primer y único emperador de México, Maximiliano) y vea la iglesia de inspiración gótica de Nuestro Señor de la Misericordia.

Si persigue la historia de la Independencia de México, deténgase en la ciudad de Atotonilco para ver la capilla cubierta de murales donde Hidalgo se detuvo en su marcha por la independencia y llevó una imagen de la Virgen de Guadalupe para usarla como estandarte de su ejército improvisado. León, el centro industrial del estado, merece una visita durante su festival anual de globos aerostáticos.

Tanto campo abierto significa que en la mayoría de las ciudades que he mencionado puede apuntarse a excursiones a caballo, en quad o en bicicleta de montaña. Tourismo Alternativo ofrece recorridos en bicicleta por la ciudad de Guanajuato. ¿Quiere hacerlo por su cuenta? Hay grandes recursos sobre rutas locales en bicicleta ya archivadas que pueden ahorrarte el viaje en coche por completo.

También es un estado estupendo para acampar, aunque los campamentos varían mucho en cuanto a servicios, acceso y senderos mantenidos. Algunas zonas que merecen la pena para dormir bajo las estrellas son Peña Alta, un bosque de pinos protegido al norte de Dolores Hidalgo; Tierrablanca, donde se puede dormir en una hamaca suspendida a cientos de metros por encima de un cañón, y la Sierra de Lobos, un bosque de robles protegido a las afueras de la ciudad de Guanajuato con hermosos monolitos de roca naturales.

La comida callejera tradicional y los platos caseros en pequeños comedores familiares son la mejor manera de conocer México, y la región cuenta con algunas especialidades a las que hay que prestar atención durante el viaje; las enchiladas mineras son una de las más famosas.

Un bocadillo nocturno, son tortillas bañadas en salsa de chile guajillo y rellenas de queso local, lechuga rallada, chiles encurtidos, zanahorias y patatas. También está en el menú el capone de nopales con xoconostle. Popular en el sur del estado, se trata de una ensalada de nopales a la que se añaden tunas, tomate, cebolla, ajo y cilantro. En León, pruebe las guacamayas; aunque reciben el nombre de loros, en realidad son un bocadillo de chicharrón frito con verduras encurtidas, sal y lima por encima. Por último, para el postre, pruebe las charamuscas del estado, unas figuritas hechas con azúcar de caña mexicana, llamadas piloncillo.

Independientemente de lo que decida destacar en su mapa, seguro que encontrará la cálida hospitalidad de la cuna de la independencia de México y, si está dispuesto a salirse de los caminos trillados, experiencias que le acompañarán hasta su próximo viaje a México.

ʼPorque seamos sinceros; volverás.

Leave a Reply

Your email address will not be published.