Inicio > Mexico > México noticias > Una organización benéfica de Guerrero promueve un avistamiento de ballenas que evita el estrés de los animales

Una organización benéfica de Guerrero promueve un avistamiento de ballenas que evita el estrés de los animales

avistamiento de ballenas

Aunque he vivido muchos años en Zihuatanejo, nunca antes había aprovechado la oportunidad de reservar un tour de ballenas en Barra de Potosí, una pequeña comunidad no muy lejos de allí y básicamente en mi patio trasero. Con el concierto de las Ballenas de Guerrero Ballenas de Guerrero es una organización benéfica que facilita la conservación impulsada por la comunidad en el pueblo pesquero de Barra de Potosí y en todo Guerrero. Entre otras muchas iniciativas, la organización forma a los lugareños para que lleven a los turistas a realizar excursiones seguras de observación de ballenas y delfines. Los guías formados por la organización benéfica están certificados por la Secretaría de Medio Ambiente de México y tienen acceso a una red de avistamiento de ballenas, lo que les permite trabajar juntos para encontrarlas y coordinarse para darles espacio y evitar causarles estrés.

A algunos conservacionistas e investigadores de mamíferos marinos les preocupa que la observación de ballenas y delfines aleje a los animales de sus zonas preferidas y les obligue a alejarse de sus zonas de alimentación para evitar los barcos.

Junto con otros tres amigos, emprendimos la caminata hacia el pueblo de Barra de Potosí. Nos encontramos con nuestros guías Raúl, Jorge y Jesús, que ya nos esperaban en el Restaurante Gaviotas, uno de los muchos restaurantes que salpican la playa. Mientras nos poníamos los chalecos salvavidas y teníamos una breve reunión de seguridad, me alegré de ver que nuestros panga.

Las aguas pueden estar agitadas en esa zona, y el oleaje puede parecer desalentador. Me senté en la proa del barco para hacer fotos, lo que fue emocionante mientras maniobrábamos entre las olas. Sin embargo, nuestros capitanes dominaban el timón y no tardé en relajarme.

Sabía por la lectura de su página web que los guías pertenecen a una asociación y están continuamente actualizando sus habilidades y conocimientos sobre las ballenas y el hábitat natural financiado por la organización Ballenas de Guerrero.

El barco atravesó el agua pasando por el oleaje hasta llegar a mar abierto con relativa rapidez. Aunque esperaba que pasara algún tiempo antes de que viéramos algo, probablemente no pasaron más de 15 minutos antes de que viéramos por primera vez.

Corrimos hacia el soplo, y Raúl nos explicó que se podía ver la huella de la ballena en la parte superior del agua después de que se abre paso en la superficie. Mientras cabalgábamos, nos fue transmitiendo sus conocimientos. Por ejemplo, el canto de una ballena depende de su propósito. Como estábamos entrando en la zona de cría, nos dijo, las ballenas macho cantan muy bien para atraer a su pareja. Un poco romántico, pensé. Las ballenas que dicen a sus rivales que se mantengan alejados suenan muy diferente.

Al igual que las personas y sus huellas dactilares, no hay dos ballenas que tengan el mismo diseño en sus aletas. De este modo, los conservacionistas pueden identificarlas y seguirlas cuando se abren paso. Si consigues captar una fantástica foto, como hicimos nosotros, puedes enviarla a Ballenas de México a través de su página web y ellos sabrán si se trata de una ballena que ya conocen o de una recién llegada que has descubierto. En la actualidad, su catálogo ha documentado más de 320 ballenas individuales.

A pocas millas de nuestro último avistamiento, nuestros capitanes redujeron la velocidad y nos balanceamos sobre las olas a la espera de verlas más de cerca. Pasaron quince minutos antes de que volvieran a abrirse paso, un espectáculo realmente maravilloso de contemplar, ya que contamos tres ballenas en la manada. Cuando las ballenas salieron por tercera vez, sólo ocho minutos después, nuestros guías nos dijeron que eso significaba que no les molestábamos ni nosotros ni el otro barco que estaba un poco alejado.

Me impresionó que los barcos mantuvieran tanto espacio entre ellos porque recuerdo que en Quebec, en mi única otra excursión de avistamiento de ballenas hace años, no fue así. Allí nos encontramos con que las aguas estaban bastante congestionadas, con varios barcos repletos de gente que esperaba poder verlas de cerca y probablemente la razón por la que sólo pudimos verlas a distancia. Pero aquí, en México, fue una experiencia totalmente diferente.

Tras casi dos horas y numerosos avistamientos, nos dirigimos a la orilla, no sin antes detenernos a observar a una madre y su cría en el camino de vuelta.

Estaba claro que nuestros capitanes, aparentemente decididos, querían asegurarse de que nuestro dinero valiera la pena. Y, en mi opinión, el precio de 800 pesos mereció la pena, y es una experiencia que repetiré.

Los precios del avistamiento de ballenas pueden oscilar entre 2.400 y 9.000 pesos, según el capitán y la embarcación. Muchas de las tripulaciones son bilingües. Trabajar con un guía capacitado aumenta las posibilidades de encontrar ballenas; además, tendrá la seguridad de saber que los animales no se estresan por su presencia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.