Inicio > Mexico > México noticias > Armas, gérmenes y robos: la semana de las mañaneras

Armas, gérmenes y robos: la semana de las mañaneras

referendum nacional obrador

En el referéndum nacional del pasado fin de semana se había preguntado si cinco ex presidentes debían ser investigados por corrupción. Algunos medios de comunicación internacionales habían puesto en duda las motivaciones del presidente López Obrador para plantear el asunto a la opinión pública.

Al fin y al cabo, ya no hay inmunidad presidencial, por lo que nada impide que los ex mandatarios sean investigados: El propio AMLO se había asegurado de ello al levantar el privilegio en 2019.

Con todo lo que está en juego, sobre todo para un grupo de ex-presidentes con un historial político accidentado, las conferencias se convertirían en un asunto combativo.

Volvimos a la playa para empezar la semana: Puerto Vallarta, Jalisco.

El gobernador Enrique Alfaro revisó la seguridad del estado. La tasa de criminalidad, dijo, estuvo por debajo de la media nacional hasta julio, pero el homicidio fue mayor que en 2018.

El primer periodista en intervenir apuntó directamente al elefante en la sala. La votación del domingo sobre si se debe investigar a cinco expresidentes no ha inspirado al público. Se registró un escaso 7% de participación, muy por debajo del 40% exigido por la ley.

El presidente se esforzó por ver lo positivo: 6.474.708 ciudadanos, mujeres y hombres, participaron ayer… la mayoría votó por el sí, el 97%, dijo. Añadió que el Instituto Nacional Electoral, que pretende ser demócrata, es culpable por no haber promovido la encuesta.

Sin embargo, AMLO confirmó que los cargos contra los ex dirigentes no estaban fuera de la mesa.

El tema de la corrupción nunca está lejos de las mañaneras. Un periodista local preguntaba: ¿había sido acertado disolver el Consejo de Promoción Turística?

Oh, por supuesto, no, no, no. Era la cueva de Alí Babá y los 140 ladrones. Se robaron todo el dinero, fue una fachada, respondió AMLO.

Ahora, es la hora del desayuno, declaró, poco antes de alejarse para atender a la nación.

El viceministro de Sanidad, Hugo López-Gatell, cumplió el martes con su deber recurrente y afirmó que el 97% de las personas que estaban hospitalizadas por Covid-19 no habían sido vacunadas.

El escándalo se desató cuando un periodista reveló que había visto las transcripciones de una reunión privada del sindicato de Pemex: Fue una confrontación directa, incluso con insultos contra usted, dijo, y añadió que los asistentes habían conspirado para hacer una huelga para presionar al gobierno.

AMLO mantuvo la calma y pidió elecciones sindicales limpias y democráticas. Más tarde, sobre el tema del autoritarismo en las escuelas normales, renovó su llamado. No a los cacicazgos. Democracia en las escuelas, democracia en los sindicatos, democracia en la casa y democracia en el gobierno. En todas partes, dijo.

Muchos reclusos están a punto de ser liberados, bajo ciertas condiciones: una de ellas es la tortura. Sin embargo, un periodista afirmó que obligar a los presos a afeitarse equivale a la tortura, según las modificaciones legales realizadas en 2017. El presidente admitió que no sabía cuántos sospechosos serían liberados, y declinó aclarar la situación legal de los afeitados.

Los trabajadores de las empresas de gas se habían declarado en huelga en el Valle de México para protestar por un nuevo techo de precios. Podrían ser procesados, dijo AMLO, poco antes de que llegara Ana Elizabeth García para hablar de las falsedades de los medios.

A pesar de las informaciones en contra, el Ministerio de Medio Ambiente no utilizó un fertilizante tóxico en el proyecto de plantación de árboles Sembrando Vida, ni el gobierno dejó a las víctimas de las inundaciones sin recursos, confirmó. García añadió que un artículo sobre la subida de las tarifas eléctricas era sensacionalista porque no tenía en cuenta la inflación. Luego planteó otro artículo sobre el plan del presidente para los baches, pero no destacó una mentira.

Todo fue un agravio, dijo AMLO, y afirmó que la publicidad de las últimas tres administraciones había enriquecido a los medios: más de 2 mil millones de pesos para el periódico El Universal.

Más adelante en la conferencia, el presidente reflexionó sobre un poema que se incluirá en su nuevo libro, que al parecer se publicará a finales de mes.

Un periodista intervino, remitiendo al presidente a los argumentos a favor del endurecimiento de la normativa de prensa. Él refutó la idea, antes de volver al poema. Una gota de barro puede caer sobre un diamante, e incluso puede oscurecer su resplandor, pero aunque todo el diamante esté cubierto de fango, su valor no se perderá ni un momento y siempre será un diamante…

La conferencia se interrumpió bruscamente poco después. El presidente tenía un compromiso importante al que asistir, pero dejó en el misterio la identidad de su acompañante.

El titular del Tribunal Federal Electoral había sido destituido el miércoles, y AMLO pidió más cambios: Hay una crisis… es indispensable una reforma tanto en el Instituto Nacional Electoral como en el Tribunal Electoral, dijo.

Un periodista planteó el caso civil del gobierno contra los fabricantes de armas de Estados Unidos, y preguntó sobre las negociaciones de Venezuela. El presidente dijo que México sería probablemente la sede de las conversaciones entre el partido gobernante del presidente Nicolás Maduro y la oposición venezolana.

Los migrantes y sus remesas recibieron un gran aplauso del presidente, que estimó que este año podrían enviar 48.000 millones de dólares a su país. La verdad es que nuestros paisanos nos ayudan mucho… Así que todo nuestro apoyo, nuestra atención, nuestro respeto, nuestra admiración y nuestra gratitud a los migrantes.

A los habitantes de Puerto Rico -300.000 según un periodista- les dedicó una canción. Sonó el Lamento Borrincano de Marco Antonio Muñiz; es una balada bolero sobre la isla.

Una vez más, el presidente tenía grandes planes de viaje. La conferencia del viernes se transmitiría desde Los Cabos, Baja California Sur. El sábado lo llevaría a Colima, y el domingo a Ciudad Juárez, Chihuahua.

Luciendo una guayabera, un AMLO bañado por el sol dio la conferencia desde Los Cabos. El estado es el segundo con menos homicidios en el país, dijo el gobernador Carlos Mendoza Davis, y agregó que Yucatán es el que menos tiene.

Una felicitación del presidente: el equipo olímpico de fútbol masculino había conseguido el bronce.

La pobreza, mencionó más de un periodista, había aumentado precipitadamente: más de 2 millones de personas se habían deslizado hacia la pobreza extrema, según el organismo de desarrollo social Coneval.

El presidente señaló el impacto económico de la pandemia, así como otros indicadores que, según él, cuentan una historia diferente. El peso, dijo, se ha mantenido estable, los salarios han aumentado en términos reales y las tortillas se han vuelto más asequibles.

Antes de concluir, AMLO se sumó a sus críticas al Tribunal Federal Electoral. Crearon un Frankenstein. Es un poder judicial, pero la Suprema Corte no puede intervenir… [lo hicieron así] para que el tribunal dependiera de los partidos políticos. Ese es el tipo de política partidista que hay que corregir, afirmó el mandatario tabasqueño.

Leave a Reply

Your email address will not be published.