Presidente, salimos miles y miles y no hubo golpe, tranquilo

Por: Elizabeth Camino

Que días de amargura, de inquietud política los que han vivido los revolucionarios por causa de la convocatoria del uno de septiembre. En esos predios no hay sosiego. La imaginación igualmente ha estado muy activa, de allí que muchos dirigentes del chavismo- madurismo se conviertan en una suerte de adivinos.

Durante todo el tiempo, antes de la toma de Caracas los partes apocalípticos se suceden con mucha frecuencia y todos relacionados a desastres que tendría entre sus planes la oposición. “Van a incendiar Caracas”.. “Seguro hay un muerto”. “A Caracas no entrán, porque cuando la derecha pasa por Caracas la destruye”…Cuántas cosas hemos escuchado estos días.

El Presidente por esa misma razón y en cadena nacional ha sometido a los venezolanos  soportar las historias más enrrevesadas, oscuras con argumentos sin lógica alguna. Son cuentos muy largos y todos relatan lo que es capaz de hacer la dirigencia opositora.

Conspiración, armas escondidas, explosivos, hallazgo de un campamento de paramilitares en la zona norte a 500 metros del Palacio de Miraflores: “también han sido capturados importantes dirigentes de la derecha golpista con explosivos..yo quiero que el ministro Reverol le muestre las pruebas al pueblo venezolano de cómo derrotamos el golpe de estado.

Ramos Alupp sabe de estos planes por eso he solicitado una consulta, porque tengo listo el decreto para allanar la inmunidad de todos los cargos públicos”. Afirmó el Presidente.

Durante estos largos años soportando este régimen hemos escuchado la cantaleta del golpe de estado, magnicidios, atentados conspirativos, movimientos subversivos imaginarios y otros anuncios rocambolescos y burdos.

No existe una sola prueba de los imaginarios hechos que siempre se producen cuando la oposición le muestra su fortaleza; es entonces cuando surge la imaginación fructifera y folletinesca de la pluma del alcalde de Liberador, o la lapidaria declaratoria de Cabello con visos melodramáticos.

Así ha pasado este tiempo de revocatorio entre dimes y diretes por parte   de los opinadores de oficio que militan en el psuv y las declaraciones perversas de sus señorías del CNE. Por si fuera poco se añaden estas reseñas que inculpan a personas inocentes integrantes de la Alternatiba Democrática la agenda del terror a la cual nos tienen acostumbrados los discípulos de los Castro.

De allí viene todo, que para eso hemos dado un respiro al bolsillo de los dictadores y ellos los regresan con las prácticas vergonzosas utilizadas por años con el pueblo cubano..Pero eso no es nuestro asunto si no fuera por la millonada de dólares que esos “favores” nos han costado.

Es el caso que, en la víspera de la movilización convocada por la MUD, se acrecentó la locura y apareció el viejo recurso del golpe de estado. Son muchos los golpes de estado que a juicio del régimen ha preparado el movimiento opositor.

En realidad si de golpes se trata hay que recordar a los chavistas-maduristas quienes son expertos en estas lides porque es su especialidad. Con ese retornelo pretende callar el derecho a la protesta ciudadana con infundios, violencia y persecución.

Este bochornoso proceder se descargó acusando y encarcelando a jóvenes inocentes, alcaldes y diputados. Pretenden volcar el despecho por la falta de pueblo y credibilidad debilitatando y utilizando la fuerza para someter y doblegar la decisión inequívoca de un pueblo de revocar a Maduro y sus funcionarios incluidos.

Mientras Maduro profería amenazas e inultos, el pueblo opositor se preparaba callado y en paz para salir sin miedo y sin darle crédito a tanta mentira y manipulación: “cerraremos Caracas para que nadie entre y nadie salga.

Quienes intenten atentar contra la paz les espera la cárcel, no importa el nombre que tenga, no importan los apellidos, si tienen sotana o no tienen van presos, no vamos a actuar como el doce de abril”…Sentencia de Diosdado Cabello.

Como es costumbre los revolucionarios y sus batallones montaron su tinglado paralelo con mercado al aire libre incluido y la sola pretensión de sabotear y meter miedo a quienes salieran a marchar.

La avenida Bolívar el siempre reto de los rojos, llenar esas cuadras como en los tiempos del “eterno”, el sueño del heredero. No hay poder de convocatoria; presentes las mismas caras de seres alterados, gritones y por cierto con el recurso de viejas imágenes que suministra el canal ocho, “para abultar y dar la sensación de multitud”.

Ya ni eso camaradas. Este jueves no tuvieron pueblo. Fueron evidentes los enormes claros. El diputado Cabello puso en las redes una vieja toma aerea de los tiempos de campaña de Hugo Chávez. Pero, al sagaz diputado se le coló una fecha: viernes 12 de octubre de 2012, cierre de campaña.

Sin triunfalismo les digo camaradas y a pesar de la mezquina declaración de Nicolás Maduro que: “a la marcha de la derecha fueron 12 mil personas”, el millón de compatriotas que marchamos en paz y de manera cívica, sin violencia es una mínima parte de esos millones que estamos dispuestos a revocar a Maduro y darnos la oportunidad de mejores tiempos…No importa lo que intenten de nuevo.

Siguen perdiendo espacios y el cariño de un pueblo hastiado de sufrir.  Ese millón que subestiman, que hoy desbordaron las calles, autopistas y avenidas de la Ciudad no lo engañan más. Salimos y no tumbamos a Maduro. Tranquilo Presidente, hasta el revocatorio.

Escribe tu opinión