No dan los tiempos, por Eduardo Labrador

De  manera clara, transparente y  sin  duda alguna  la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, estableció los criterios, pasos y  lapsos en  los que se  encamina la  solicitud  antipatriótica  hecha por la Mesa de la  Unidad, que  aboga  por un referéndum revocatorio.

A llorar al  valle como  dicen  algunos, si  querían  revocatorio tenían  que  haber  iniciado  el  proceso  antes, ya  que de las declaraciones  de  Lucena  se  desprende  que no será  sino  hasta  mediados de  septiembre  cuando  el ente  comicial pueda fijar  la fecha para  la  recolección de  las  firmas y  solo  luego  que estas  hayan sido verificadas  podrá darse  el siguiente  paso  que  consiste  en  el referido revocatorio.

Dichas declaraciones  permitieron demostrar  la experiencia del CNE  en este  tipo de actos  que vienen desarrollándose  desde  que se  aprobó  la  nueva carta  magna  donde  están recogidos  los  referidos  mandatos,  asi  que   no  vale  de nada,  la  hinchazón  o  la  urticaria,  la  inconformidad  o  las  marchas para  intentar imponer  la  voluntad de  los fanáticos  escuálidos orientados  por  la agenda  de  Washington para  llevar  acabo  unos  comicios este  año.

Ellos,  los  escuálidos,  lo  han sabido  desde  el  inicio,  solo  que  la  jugada del  revocatorio intenta tranzar, caotizar y mermar  la acción del gobierno para exponerlo  frente  al  pueblo en  una  encrucijada. Pero les  salió mal, porque los tiempos  no  dan,  porque  este  pueblo esta  consciente de  la jugarreta política, porque este pueblo entiende la acción apátrida, deshonesta y conveniente de los  opositores .

Los  tiempos  no  dan,   como los  amarren,  no  dan, llévenle  el mensajito  a  Kerry por si no  ha  visto  las  declaraciones de Lucena,  donde  advierte que estos  procesos solo  los  hace  el CNE bajo condiciones  confiables, auditables y seguras, bajo principios logísticos y legales, tal  y  como lo  señaló  la  propia presidenta,  quien agregó además “El CNE tiene la obligación de garantizar los derechos de todas y de todos: los que quieren, los que no quieren y el propio funcionario que se quiere revocar”.

Asimismo  indicó que ”si cumpliesen todos los requisitos establecidos en la norma, la recolección del 20% de las firmas se llevaría a cabo a finales de octubre”. Y  más  adelante enfatiza que “La celebración del referendo revocatorio de mandato se llevará a cabo dentro de los 90 días continuos siguiente a su convocatoria”. Solo le faltó  agregar una  frase demoledora LOS  TIEMPOS NO  DAN.

Lo  que   si  hizo  fue advertir que el país cuenta con una autoridad electoral con rango de Poder Público constitucional que no acepta presiones políticas, pues su deber está “con la garantía de los derechos constitucionales del pueblo todo de Venezuela”.

“Pierden su tiempo quienes creen que por vía de la presión política mediarán la voluntad de este Poder Electoral,” ahora vayan  y  busquen a  mandrake  si no  entienden. Los  tiempos No dan.

Escribe tu opinión