¿Victorias? Las 10 derrotas de Maduro en el 2016 por Leandro Rodríguez Linárez

(Artículo de Opinión)

  • El gobierno tiene el descaro de llamar “en desacato” a la Asamblea Nacional cuando el parlamento es un poder originario electo por el pueblo, encargado de elegir los integrantes del TSJ. Al respecto, la última designación de magistrados 2015 fue inconstitucional en forma y fondo, la Asamblea Nacional, facultada para revisar sus actos, conformó una comisión a fin de investigar dichas ilegalidades conocidas a vox populi, exigió a los magistrados suministrar la información requerida para la investigación, lo que nunca ocurrió ¿Quién está en desacato: la Asamblea Nacional o el TSJ? Pues es el TSJ.

Asimismo, con misma ilegalidad, casualmente los magistrados designados irregularmente desincorporaron a 3 diputados opositores violando desde la A hasta la Z el debido proceso, a fin de evitar la mayoría de 112 diputados de la MUD que pudiera convocar una Asamblea Nacional Constituyente que reinstitucione al país. Al TSJ no le importó violar la sagrada soberanía del pueblo de toda una entidad federal, dejándola más de un año sin representación en el parlamento de la república. El desacato es del TSJ no de la AN, ni del pueblo que eligió a sus diputados que el mismo CNE proclamó.

  • El segundo “supuesto” logro es que Maduro superó la crisis energética, al parecer encontró la fórmula mágica de hacer llover, la lluvia ya no es hecho natural es un hecho político. Vale resaltar que los racionamientos eléctricos continúan ¿Logro?
  • Se dice que en el 2016 se reactivó la economía a través de los motores ¡no entendemos! el 2016 fue el año con mayor retroceso económico de las últimas décadas, ningún país en la región tuvo un mayor decrecimiento del PIB que Venezuela.
  • ¿Derrotó el desabastecimiento? Los CLAP aparte de ser discriminantes se apertrechan obligando a los productores privados entregar sus productos. Los privados debieron importar a dólar paralelo lo que no solucionó la escasez sino que marcó aún más la brecha entre pobres y los que aún sobreviven de un trabajo formal. Los pocos productos que aparecen son inalcanzables para la mayoría de los venezolanos.
  • El régimen se alardea que impuso un record mundial al destinar el 71,4% del presupuesto nacional a la inversión social, el asunto es ¿Qué se hicieron esos recursos, a dónde fueron invertidos? El país día a día está peor en todos los aspectos. El gobierno no permite ser auditado, el TSJ evita que la AN cumpla con su función constitucional contralora ¡Grave!
  • El gobierno señala que el 90% de los adultos mayores con edad de pensiones reciben su pensión, ante el oscurantismo estadístico/administrativo no hay como probarlo ¡Ojalá sea verdad! El asunto es que ¿Quién puede sobrevivir con 40 mil bolívares mensuales para comprar comida, medicinas, ropa, servicios, etc. Sin mencionar que, por ser una ley de la Asamblea Nacional, a los pensionados y jubilados se les negó el bono de alimentación/medicinas.
  • Mismo oscurantismo aplica a las cifras de la Misión Vivienda, el gobierno asegura entregó 359 mil viviendas ¡Ojalá también sea verdad! Resulta curioso que siempre a final de año esas cifras se incrementan abruptamente. Que bueno sería que se entregaran los títulos de propiedad plena a sus ocupantes, así no obligarlos a inscribirse en partido alguno, a marchar, a votar, a concentrarse, a vivir en edificios forrados de figuras e imágenes partidistas.
  • La posibilidad de activar la Carta Democrática todavía está vigente, aunque no la deseamos, aseveramos que lo que ocurre aquí es un problema de venezolanos, además, la comunidad internacional ha demostrado ser indolente, solo apuesta a intereses particulares, únicamente se ocupará de Venezuela simbólicamente cuando nuestro petróleo no les llegue ¡Jamás olvidaremos eso!
  • El gobierno alude un éxito rotundo en la XVII Cumbre de la MNOAL ¿Para qué sirve eso? ¿En qué nos ayuda? Como dijo aquel “Los gobiernos van de cumbre en cumbre y los pueblos de abismo en abismo”.
  • Se le atribuye a Maduro la estabilización del precio del barril de petróleo, el asunto es que ni Maduro, ni la OPEP, tienen esa influencia, solo manejan 1/3 del mercado mundial de crudo. La ciencia, la tecnología y la economía del petróleo fijaron naturalmente una banda de precio entre 40 y 60 $, salvo coyunturas muy específicas como conflictos bélicos. Un barril costoso será abaratado inmediatamente por la extracción de petróleo difícil de extraer y procesar, que a la larga a sus vendedores y compradores beneficiará más que comprar un barril a 70, 80, 90, 100 dólares o más. Se desaprovechó el último boom petrolero de la historia, ahora queda AFORTUNADAMENTE depender de nuestro trabajo y la educación.

Así que… ¿Victorias? 

Escribe tu opinión