Científicos en EUA descubren una nueva especie animal medicinal

(A Todo Momento) — Cerca del importante Museo Nacional de Historia Natural Smithsonian, uno de los más importantes del mundo, existen unos humedales de agua dulce que van desde Georgia hasta Nueva York, pero incluso allí, en una zona tan poblada, la naturaleza aún tiene escondidas algunas sorpresas.

Es el caso de una nueva especie de sanguijuela hallada en estos lagos, que seguramente lleva ocupando amplias zonas desde la región del Piamonte del este de Estados Unidos, entre los Montes Apalaches y la costa atlántica.

La nueva especie -la primera encontrada desde hace 40 años-, llamada Macrobdella mimicus, se identificó por primera vez a partir de los especímenes recolectados en el sur de Maryland, lo que provocó una búsqueda a través de pantanos y colecciones de museos que finalmente revelaron que se trata de un parásito bastante extendido.

«Encontramos la nueva especie de sanguijuela medicinal a menos de 50 millas del Museo Nacional de Historia Natural, una de las bibliotecas de biodiversidad más grandes del mundo. Un descubrimiento como este deja en claro cuánta diversidad queda por descubrir y documentar, incluso ante los ojos de los científicos», afirma Anna Phillips, comisaria del museo de gusanos parásitos y líder del equipo internacional que publica su hallazgo en el último número de «Journal of Parasitology».

Lea también: La tendencia del futuro de los smartphones será no tocarlos

El uso medicinal de las sanguijuelas

Las sanguijuelas son gusanos parásitos, muchos de los cuales se alimentan de la sangre de sus anfitriones. Entre 1700 y 1800, los médicos las usaron para tratar una amplia gama de dolencias, creyendo que al eliminar la mala sangre del cuerpo de un paciente, podrían curar dolores de cabeza, fiebres y otras afecciones. Cualquier sanguijuela que se alimenta de los humanos se considera una sanguijuela medicinal, aunque en América del Norte la mayoría de las sanguijuelas utilizadas para la sangría se importaron de Europa, dejando a las especies nativas relativamente intactas.

Phillips y sus colegas han estado explorando la diversidad de sanguijuelas medicinales en América del Norte durante años. Cuando regresó al museo de una expedición en 2015 con varios especímenes de sanguijuela verde oliva con manchas anaranjadas que había recogido de un pantano de Maryland, ella y su equipo asumieron que pertenecían a una especie familiar llamada M. decora, una sanguijuela que es se cree que vive en una gran franja del norte de los Estados Unidos. Pero la secuencia de ADN reveló lo contrario.

Diferente ADN

Al examinar los genomas de los especímenes en regiones clave utilizadas para la identificación de especies, Ricardo Salas-Montiel, un estudiante graduado de la Universidad Nacional Autónoma de México, encontró diferencias significativas con respecto al ADN de M. decora. La discrepancia molecular fue sorprendente, pero cuando los científicos observaron más de cerca, encontraron una diferencia física que también las distinguía de M. decora: al igual que M. decora, las nuevas sanguijuelas tienen múltiples poros reproductivos a lo largo de la parte inferior de sus cuerpos, conocidos como gonoporos y poros accesorios. En las nuevas sanguijuelas, los gonorporos y los poros accesorios se ubicaron en una posición diferente entre sí.

Lea también: Las nuevas funciones que estrenará Whatsapp en su versión escritorio

Una salida de campo posterior llevó al equipo a encontrar más sanguijuelas de Carolina del Sur que compartían el mismo posicionamiento de poro accesorio. «Después de secuenciar su ADN, todos los especímenes estaban más relacionados con las sanguijuelas que habíamos encontrado en Maryland que con cualquier otra cosa conocida por la ciencia», dijo Phillips.

Están por todas partes

Phillips recuperó rápidamente docenas de sanguijuelas norteamericanas almacenadas en la colección de parásitos del Smithsonian y examinó sus poros accesorios. «De repente, comencé a encontrar estas cosas en todas partes», explica. Se han encontrado sanguijuelas con el posicionamiento de poro único en lugares desde el norte de Georgia hasta Long Island y se han conservado en la colección del museo durante años. El más viejo, dijo Phillips, databa de 1937.

A partir de ahí, Phillips amplió su búsqueda, rastreando colecciones de parásitos en el Museo de Ciencias Naturales de Carolina del Norte y el Museo de Historia Natural de Virginia, señalando lugares adicionales donde se había encontrado la sanguijuela en el pasado. Ella y su equipo también encontraron especímenes recientes en Georgia y Carolina del Norte y utilizaron la secuencia de ADN para confirmar su estrecha relación con los demás.

Lea también: Expertos detectan particular fenómeno tectónico que ayudaría a predecir terremotos

Cada muestra contribuyó a la comprensión del equipo de la historia de la sanguijuela en la región y su rango geográfico. Sus datos moleculares, geográficos y morfológicos sugieren que M. mimicus ocupa una franja del este de Estados Unidos que se encuentra entre los rangos de otras dos especies de sanguijuelas medicinales, afirma Phillips. El registro histórico de las colecciones de los museos, con especímenes que abarcan 63 años agrega otra capa crítica de información, confirmando que la especie no se introdujo recientemente en el área y no representa una especie recién evolucionada. «Ha estado aquí todo este tiempo. Simplemente no lo habíamos visto de esta nueva manera», afirma la investigadora.

Con información de abc.es

Escribe tu opinión