PROYECTO VENEZUELA NO PARTICIPARÁ EN LA ESCOGENCIA DE RECTORES Y MAGISTRADOS

 

 

La diputada Vestalia Sampedro, acompañada de los diputados Carlos Eduardo Berrizbeitia, Deyalitza Aray y José Gregorio Hernández, en nombre de su organización, ofrece declaraciones sobre la decisión de Proyecto Venezuela de no participar en el proceso para escoger los magistrados y rectores, así como tampoco en la escogencia del futuro Contralor General de la República.

Según informa, “participar en dicho proceso, lejos de garantizar una corrección de rumbo, supone legitimar organismos que están nacional e internacionalmente cuestionados, llevándonos de paso a legitimar la acentuada tendencia totalitaria del régimen venezolano”.

Dentro de las consideraciones expuestas, destaca que “la base del funcionamiento del Estado Democrático es la autonomía y separación de los Poderes Públicos, tal como lo consagra nuestra Carta Magna, y la crisis política e institucional que actualmente vive el país, tiene su epicentro justamente en la falta de esa autonomía, la cual se ha puesto en evidencia en numerosas ocasiones, y se expresó de bulto cuando el Tribunal Supremo de Justicia sentenció que Nicolás Maduro, siendo Vicepresidente Ejecutivo, podía encargarse temporalmente la Presidencia de la República y como tal postularse como candidato, siendo que debió ser el Presidente de la Asamblea Nacional quien asumiera temporalmente la presidencia de la República y convocara elecciones”.

La falta de autonomía se puso igualmente de manifiesto cuando el Consejo Nacional Electoral se negó a implementar una metodología que permitiera la auditoría total de las mesas electorales tal como en su momento lo había ofrecido, negándose a suministrar los cuadernos electorales que dejan constancia expresa de quienes en verdad votaron, hecho éste que devino en un serio cuestionamiento de la elección de Nicolás Maduro.

En ese sentido, las sentencias recientes del TSJ, condenando, sin el debido proceso y el derecho a la defensa, a  funcionarios electos por voluntad popular, hecho que subraya la deriva de la nación hacia estadios de autoritarismo, inaceptables en un sistema democrático. No podemos excluir el peso que sobre nuestras conciencias ejerce la represión brutal con la que el Ejecutivo nacional, con la complicidad de los demás Poderes, ha venido atacando la protesta estudiantil, la cual se mantiene viva y tiende a crecer por la devastadora crisis económica generada por los desaciertos de la conducción política de la nación.

Al promover la escogencia tardía de estos funcionarios, el oficialismo intenta darle legitimidad a estas instituciones y dar una sensación de normalidad que evidentemente no existe.

Foto Prensa Proyecto Venezuela

Escribe tu opinión