Diputado Paparoni: Estado apuesta a la importación y no a la producción nacional

(Redacción A Todo Momento / Vía Nota de Prensa)

El diputado de la Asamblea Nacional (AN), Carlos Paparoni, afirmó que el gobierno prefiere apostar a la importación que a la producción nacional.

Precisó que con la cantidad de 2.100 millones de dólares que pagó el gobierno a dos empresas brasileñas, que adulteraban las carnes para lograr vender mercancías vencidas no aptas para el consumo, se podría garantizar la producción nacional por doce meses.

“2.100 millones de dólares se han gastado, con ese monto nosotros podríamos estar garantizando la producción de nuestro país por un año completo”, dijo.

El dirigente de Primero Justicia explicó que a través de una investigación en Brasil denominada “La carne es débil”, se descubrió que varias empresas de ese país estuvieron alterando sus productos y sobornando a las autoridades para poder exportarlas. Entre ellas están JBS Y BRF, quienes son las mayores importadoras de pollo y carne en Venezuela.

Recordó que en el año 2015, el expresidente del ente legislativo Diosdado Cabello junto con su hermano José Cabello y el ministro para la Alimentación, Rodolfo Marco Torres, se reunieron con Wesley Batista, dueño de JBS, y firmaron un convenio para la importación de pollo, carne y pernil al país.

Denunció que en estos acuerdos existe el delito de seguir apostando a la importación, en vez de hacerlo por la producción nacional y los altos índices de sobreprecio que cancelaron por los convenios. “Por cada kilo de carne pagaron entre cinco y siete dólares. Con esos siete dólares que gastaron comprando, nosotros habríamos podido producir 14 kilogramos de carne en Venezuela, con nuestros productores, nuestros ganadores y nuestros campesinos”, aseveró.

Agregó que el Estado no apuesta a la producción nacional en el rubro por el interés económico que genera la industria de la importación, que se maneja con dólares preferenciales. “La diferencia entre la carne de Brasil y la venezolana, más allá de que esta sea producida por venezolanos, para venezolanos, en nuestros campos y que reactivaría nuestra empresa, es que con la de Brasil ellos pueden hacer negocios y con la de los venezolanos no”, dijo.

Advirtió que desde el Parlamento comenzarán a exigir que les muestren los controles sanitarios y se hagan las inspecciones necesarias a las cargas que entran a Venezuela. La demagogia de las 100 mil cajas CLAP al Perú

Paparoni describió como un “acto de demagogia” las 100 mil cajas CLAP que el Ejecutivo destinó a Perú, en medio de la emergencia que vive esa nación por las intentas lluvias, cuando hoy existen muchos venezolanos que están buscando comida en la basura o protestando porque no les llegan las bolsas del Comité Local de Abastecimiento y Producción. Indicó que esas 1 mil 400 toneladas de alimentos que le costaron al gobierno 4 millones 200 mil dólares, representan medio día de comida para los peruanos. “Con esos 4 millones 200 mil dólares que nos costaron esas cajas, nosotros podríamos producir en Venezuela cerca de 14 millones kilos de alimentos, esa suma serviría para alimentar a toda Caracas por dos días”, concluyó.

Escribe tu opinión