Polémicas declaraciones de Álvaro Uribe sobre los homosexuales

Texto de la intervención del ex presidente y senador Álvaro Uribe Vélez durante la sesión plenaria.

“Este es un tema muy difícil que creo que exige más reflexiones que emociones”.

Esta plenaria esta noche está bastante concurrida y seguramente muchos colombianos están observando la televisión.

Quiero decirles a ustedes senadores y a los colombianos que observan la televisión, que el debate de parte del Centro Democrático, no es un debate contra los colombianos homosexuales, no es un debate contra el debido respeto a la intimidad, aquí hay unas preocupaciones por el tema de los derechos de la familia y de los derechos del niño.

Empecemos con el tema de identidad de género, yo sí creo que hay diferencias muy importantes entre las cartillas anteriores y estas, leo, la cartilla anterior decía: ‘la categoría analítica género permite entender que los patrones de organización basados, basados en las diferencias sexuales ideológicas, son construcciones sociales culturales establecidas sobre esas diferencias que han llevado a valoraciones desiguales de mujeres y hombres fuente de discriminación para ellas’.

Aquí hay dos temas, incluye el tema de las diferencias sexuales ideológicas y la preocupación de la discriminación en contra de la mujer, en cambio las nuevas cartillas dicen: ‘al comprender el género como un conjunto de normas que se imponen sobre los cuerpos y que no dependen del sexo del sujeto, se empieza a entender que no se nace siendo mujer o hombre sino que se aprende a serlo de acuerdo con la sociedad y época en que se crezca’.

Yo creo que esos textos ponen de relieve la diferencia entre las anteriores cartillas y estas.

Estas cartillas, las nuevas dicen… las viejas dijeron: ‘la identidad de género hace referencia al sentimiento profundo de una persona de igualdad, unidad y persistencia como hombre, mujer o ambivalente  a través del tiempo y a pesar de los cambios físicos o psíquicos, la identidad sexual correspondería a la identidad psicobiológica del propio sexo y de la diferencia respecto al otro sexo, y la de género la conciencia de la identidad psicosocial y cultural del papel desempeñado por hombres y mujeres en la sociedad’.

En este difícil tema, si ustedes miran un texto y el otro, encuentran diferencias bien importantes en el tema del género.

Segundo tema, la orientación sexual: Sí, la Corte ha sido clara en esa materia, yo quisiera leer este párrafo de lo que dice la sentencia de la Corte:

‘La Cátedra de educación para la sexualidad establecida por el legislador desde el grado decimo en adelante’, se refiere a la Ley nuestra, ‘es muy importante la diferencia entre una cátedra desde el grado Décimo, y de ahí en adelante, a crearle confusiones a los niños. Corresponde a una política diseñada por el legislador, en desarrollo de su potestad de configuración, resulta una medida adecuada para el nivel de desarrollo de los estudiantes mayores de 14 años, y no constituye ninguna’… yo quería hacer notar cómo la Corte valoró lo que fue esa Ley nuestra y ese artículo, precisamente, que proponía precisamente la Cátedra de orientación sexual con un reglamento para el uso mayores de 14, grado Décimo sin crearle confusiones a los niños.

Yo creo que ahora se les crean confusiones a los niños. Dice la página 19 de las nuevas cartillas: ‘no se nace siendo mujer o hombre sino que se aprende a serlo de acuerdo con la sociedad y época en la que crezca’.

Y la página 38 dice: ‘sobre el uso de prendas escolares diferenciales en razón de su género…’ óigase bien, yo creo que así como hay quienes defienden esa cartilla otros tenemos discrepancias con estos párrafos que además no estaban en las nuestras, ‘en razón de su género debería reflexionar en el horizonte de este acuerdo y promover el uso no diferenciado de prendas’. Una cosa es que no se discrimine, otra cosa es que se promueva. Si hay que respetar la libre escogencia de la prenda, que se respete, ¿pero por qué hay que promoverla y en niños de colegio?

Por qué si un niño o una persona mayor le dio en el colegio, a un varoncito le dio por vestirse con falda, pues eso habrá que respetarlo, ¿pero por qué lo tienen que promover?

Entonces ahí aparece ya no una cartilla de creación de respeto sino de imposiciones.

Por ejemplo, el tema de los baños, ese es un tema, como decía Iván Duque, de higiene, de higiene corporal, es un tema de tacto de las personas, quien tiene su formación fisiológica de niña o el que tiene de niño, pues, tiene unas condiciones diferentes para los baños, para que se venga a decir que, darle esa trascendencia y decir entonces que hay que tenerlos mixtos.

Y traer el tema de los niños autistas, para el tema de los niños autistas lo que hay que hacer es respetarlos,  crearles todas las condiciones, que los colegios se las creen, pero de ahí no se puede desprender la tesis de que entonces tener baños para niñas y baños para niños es una discriminación.

Los uniformes, ya me referí a ello.

La Asociación Americana de Pediatras dice que cuando se crean dichas confusiones en los niños hay más propensión a las hormonas y es mucho mayor el grado de suicidios. Tengo que decir ahí, para contestarle al senador Benedetti, que esos casos duelen profundamente, que se suicide un niño, que haya matoneo, y el respeto hay que construirlo, exigirlo, pero también es clara la ciencia que ha demostrado empíricamente que cuando se crean esas confusiones por anticipar unos estímulos, por anticiparse al tiempo de la naturaleza, entonces hay esa mayor propensión al suicidio.

La familia y la moral:

Cuando yo leo las cartillas del gobierno Santos, son unas cartillas de rechazo a la moral, no de estímulo al valor moral del respeto a la libertad. Dice, a manera de pregunta: ‘¿El manual de convivencia expresa en apartes de sus acuerdos frases como ‘la preservación de la moral y/o de las buenas costumbres?’

Dice textualmente: “si la respuesta es sí, recomienda ajustar el manual. Y que los manuales de convivencia deben sustentarse en el reconocimiento de los derechos humanos como piso fundamental de su accionar. Frases como estas dan lugar a interpretaciones y acciones que pueden llevar a la vulneración de derechos en el marco de construcciones socioculturales que se han considerado un atentado contra las buenas costumbres: las orientaciones sexuales e identidades de género no normativas’.

¿Cómo así?  ¿Entonces los valores morales hay que presumir que están en contra del respeto, que están en contra de la libertad? Al contrario. Yo diría que en la historia de la familia de este país, la familia ha sido una gran fuente de creación de respeto y libertades. Cuando oía yo esta noche al buen amigo, al senador Benedetti, pensaba que aquí se anticipó la liberación de los esclavos a la proclama de Abraham Lincoln. Por ejemplo, yo quiero hablar en mi caso personal, me formé en el suroeste de Antioquia, que está al otro lado del Chocó, en la Cordillera Occidental, que el senador Benedetti mencionó los colombianos afrodescendientes, los indígenas, los esclavos y allí lo que cundía en las familias era una hermandad con la comunidad chocoana, afrodescendiente, lo conoce muy bien la senadora Sofía Gaviria, que lo vivió en su familia, las relaciones de ese  gran colombiano que fue su padre con toda la comunidad chocoana, yo no creo que podamos concluir hoy que defender esa familia es ir en contra de esos principios de la tolerancia y las libertades.

Yo diría que contra la familia ha habido dos tendencias históricas, de manera muy simple las resumo: Hegel impuso la tesis de que el hombre como ser social pertenece primero al Estado que a la familia. Engels, en todos sus escritos sobre ‘La familia, la propiedad privada y el Estado’ concluye que la familia es una ficción de apropiación económica. Y recordaba Gramsci, el comunista italiano, que dijo que había que lumpenizar las sociedades para destruir la propiedad privada y crear la sociedad comunista, y que entones al lumpenizarlas había que destruir la familia.

Por favor,  la historia de la familia colombiana no es para destruirla.

¿Saben que me parece a mí grave de estas cartillas? Estas cartillas no están en función de exigir la libertad y el respeto a la unión homosexual, sino en función de criticar y destruir la familia heterosexual, es lo que uno ve a lo largo de los renglones de estas cartillas.

Me parece bien preocupante como se trata la moral, nosotros en esas cartillas le dimos un gran peso a la moral, ya leí como en estas cartillas se desconoce, que la moral es a diferencia del derecho, también de las normas de ética, de los usos sociales, es un conjunto que permite en el ser, en el interior de cada ser humano incluir unos valores que necesariamente no sean los valores del otro, que sean los propios.

Contrariamente a esa acepción de la moral, como una concepción rígida, la moral estimula en el ser humano el respeto por las libertades, el respeto por la tolerancia, aquí se le atribuye a la moral y se le critica porque se considera que es simplemente una excusa para defender lo que llaman la familia hegemónica, que la palabra hegemónica la utilizan esas cartillas a lo largo de su texto.

Me parece, yo no puedo ocultar esto estimados senadores, nosotros no hemos estado de acuerdo que se negocie la política de genero con las Farc, esa organización ha violado, tiene todos los récord en violación de las familias, de los niños, los que menos estiman, estiman 11 mil 700 niños reclutados, en seguida las niñas violadas, delitos sistemáticos, sus cuerpos obligadas a entregarles el cuerpo a las cabecillas y las embarazadas obligadas a abortar con fusil en el cuello.

¿Por qué con ese grupo, en un país que está haciendo un gran esfuerzo, por la política de respeto se negocia la política de género?

Las cartillas de antes se caracterizaron por un respeto a la intimidad, las nuevas en lugar de buscar el respeto a la unión homosexual se caracterizan por un rechazo a la familia heterosexual, las de antes propiciaron de acuerdo con la Ley 1146 una orientación sexual en edad oportuna, las nuevas, al anticipar los tiempos de la naturaleza crean confusiones en el niño, nosotros creemos en la moral que le permite al ser humano, también con la influencia de la familia, creemos esa moral en la función de las libertades, no creemos que se pueda descartar la moral como la descartan en estas cartillas con la disculpa de que es para defender la familia tradicional.

Nosotros pensamos que no es un tema para derogar la Constitución del 91, nosotros hemos creído que el concepto de libertad y de pluralismo de la Constitución del 91, podría haber tenido una interpretación diferente de la Corte, buscar una categoría de respeto a la unión homosexual preservando el tema del matrimonio de la familia para la unión heterosexual que es la llamada a la procreación, que es la llamada al mantenimiento cualitativo de la especie humana.

Termino con esto señor presidente: las nuevas cartillas basan todo en la ley, la quieren imponer, amenazan a los colegios, y entonces excluyen la participación de la familia, la participación de la moral en estos temas, y entonces recordemos como la moral hay que diferenciarla del derecho; cuando el derecho en sus normas jurídicas prohíbe matar, algunos han dicho que hay casos en que hay que matar por razones morales.

Lo decía un gran filósofo colombiano, que asesinar a alguien que explotaba trabajadores era moral, no obstante que estaba en contravía del derecho.

Y también los grupos terroristas han reivindicado su derecho a asesinar y a secuestrar como un derecho contra el ordenamiento jurídico que desprecian, diciendo que es un derecho moral a la insurgencia.

Por eso yo critico de estas familias que todo lo quieren someter al derecho, al ordenamiento jurídico, prescindiendo de la familia, prescindiendo de la moral que no van en contra de las libertades”.

Vía Centro democrático 

Escribe tu opinión