Mohamed Alí, la MUD y Nicolás Maduro por Héctor Acosta Prieto

Mohamed Alí, la MUD y Nicolás Maduro por Héctor Acosta Prieto | Foto TalCual

(Redacción A Todo Momento)

Mohamed Alí, la MUD y Nicolás Maduro

Se tiene a Mohamed Alí como el más grande boxeador profesional de todos los tiempos. Alí, ciertamente revolucionó el deporte de los puños, introdujo técnicas que antes no resultaban atractivas dentro del cuadrilátero y sus bufonadas llamaron la atención dentro y fuera del ring. Se diferenció del resto de los boxeadores por poseer una inteligencia y un talento muy poco común, o si se quiere inexistente, en un deporte tan rudo y brutal como el boxeo. En una oportunidad manifestó que él “volaba como una mariposa y picaba como una abeja”, para referirse a la agilidad de sus movimientos y lo contundente de sus puños.

En cada combate parecía haberse leído muy detenidamente el Arte de la Guerra de Sun Tzu o el Príncipe de Nicolás Maquiavelo. Sabía cuándo avanzar y cuándo retroceder. No exponía más de lo que el alcance de sus brazos le permitía y cuando encontraba resistencia para ganar por nocaut en los round iniciales, recurría al desgaste de las fuerzas de su oponente, atacando lo que en el argot pugilístico se conoce como zona media. Nunca cometió el error de caer en el terreno mejor manejado por su oponente. El ejemplo más claro de esto, ocurrió en sus combates contra Joe Frazier, un boxeador de avance constante y fuerte pegada. En esas peleas, Alí revoloteó alrededor del ring en todos los round, sin caer en el cuerpo a cuerpo donde, indiscutiblemente tenía todas las de perder.

Hablando en términos boxísticos, el Presidente Nicolás Maduro recibió el pasado 6 de diciembre un potente uppercut (un golpe de abajo hacia arriba propinado directamente al mentón) que, si bien es cierto no le tumbó sobre el ring, ni produjo el nocaut y la cuenta de protección, sí le debilitó significativamente las piernas que le sostienen, abriendo expectativas acerca de lo que pueda pasar en los round venideros. Jesús “Chuo” Torrealba, Secretario Ejecutivo de la Mesa de la Unidad Democrática, ha advertido a la ciudadanía que no entrará en un dime y diretes con el Presidente Nicolás Maduro, que no responderá a sus emplazamientos, ofensas y provocaciones. Textualmente ha dicho: “Nicolás, no tenemos tiempo de pelear contigo, estamos demasiado ocupados definiendo leyes y estrategias”.

Muchos de los líderes de la MUD seguramente vieron la mayoría de los combates de Mohamed Alí; otros, los más jóvenes, a lo mejor los han visto por videos. Algunos de esos  combates fueron calificados como “la pelea del siglo”. En todos ellos Alí repetía una y otra vez la técnica de evadir el cuerpo a cuerpo ante rivales de mejor pegada, ante aquellos que tenían mayor fuerza y escasa inteligencia o de los que, tras recibir un uppercut como el propinado a Maduro, todavía les quedaba fuerza para permanecer en el ring por un rato más.

De la estrategia que emplee la MUD en las semanas venideras, de la unidad de su manager y todo el equipo, de lo que decida la esquina de Nicolás Maduro (en el sentido de permanecer o abandonar por nocaut técnico), de otros factores dentro y fuera del ring, dependerá el desenlace de este combate, que si bien es cierto no puede ser calificado como la pelea del siglo, tendrá consecuencias históricas más allá del presente.

Héctor Acosta Prieto

 

Escribe tu opinión