Inicio > Mexico > México noticias > El placer del geólogo: ver 3 tipos de volcán en 1 día en Guadalajara

El placer del geólogo: ver 3 tipos de volcán en 1 día en Guadalajara

volcan en guadalajara

Un día un geólogo me comentó casualmente que la gente que vive en Guadalajara tiene suerte porque en un día puede visitar fácilmente tres de los principales tipos de volcanes.

Pueden, por ejemplo, subir a la cima del Cerro del Cuatro, el cerro más alto de Guadalajara (1.860 metros de altura) para echar un vistazo a un volcán de escoria, también conocido como cono de ceniza.

Es el tipo de volcán más común en nuestro planeta, de forma cónica, con pendientes muy pronunciadas y compuesto por roca volcánica ligera y llena de agujeros, comúnmente llamada tezontle en México.

El segundo tipo de volcán que podrían visitar es un estratovolcán como el Volcán de Tequila, situado a sólo una hora en coche de Guadalajara. Los estratovolcanes presentan el clásico perfil tipo Monte Fuji y son famosos por sus explosivas erupciones.

Sin embargo, éste ya no está activo y, convenientemente, tiene un camino empedrado que lleva a las torres de microondas de la cima.

El tercer tipo principal de volcán es la caldera, que es un enorme agujero en forma de cuenco en el suelo que queda tras una explosión volcánica. Hace 95.000 años se produjo una explosión de este tipo en el oeste de México, que expulsó al aire 40 kilómetros cúbicos de piedra pómez y ceniza (conocida localmente como jal), creando la caldera de Primavera y, por cierto, dando el nombre de Jalisco a la zona donde el jal volvió a caer a la Tierra.

La idea de visitar tres tipos de volcanes en un día me intrigaba. Me pregunto si sería posible que alguien hiciera los tres a pie. me pregunté.

Sólo tuve que mencionar esta loca idea al ultrarunner mexicano Sergio Vidal, especializado en carreras de más de 100 kilómetros.

Voy a hacerlo, respondió sin dudar. Vamos a empezar a trabajar en la ruta.

Lo primero que hicimos fue sustituir el Cerro del Cuatro por otro volcán de escoria. Me encanta correr, dijo Vidal, pero prefiero el aire libre a las calles de la ciudad.

Afortunadamente, resulta que hay otro volcán de escoria justo al suroeste de Guadalajara llamado El Cerro de Mazatepec.

Vidal y otros tres fondistas mexicanos decidieron que subirían y bajarían el Cerro de Mazatepec, luego cruzarían la Caldera de la Primavera (ahora llamada Bosque de la Primavera) y finalmente correrían hasta la cima del Volcán de Tequila, no por el camino empedrado, sino directamente por su escarpado y escabroso flanco sur.

Esto lo lograron en diciembre de 2016, completando la carrera de 120 kilómetros, a la que llamaron el Trivolcán, en 35 horas, sin molestarse en parar a dormir como habían planeado inicialmente.

Si eres un ultrarunner, puede que te interese intentar batir ese récord, pero si eres un común mortal, aquí tienes vistas volcánicas cerca de Guadalajara, todas ellas visitables en coche -o a pie, si insistes-.

He visto Guadalajara desde varios miradores fuera de su término municipal y, en mi opinión, ninguno de ellos ofrece una vista de la ciudad tan buena como la que se obtiene desde la cima de El Cerro del Cuatro, especialmente durante una tormenta. Por eso, hay que armarse de paciencia para sortear las desagradables calles de los escarpados flancos del Cerro.

Una vez que llegue a la cima, le espera un pequeño parque encantador, con colinas onduladas cubiertas de verde, donde los voluntarios han estado plantando árboles cada año durante mucho, mucho tiempo. Le costará creer que sigue en la ciudad.

Un largo arroyo atraviesa todo esto, lo que lo convierte en uno de los favoritos de los ciclistas de descenso para demostrar sus habilidades. Si rascas en el arroyo, encontrarás un puñado de rocas rojas de tezontle o escoria, prueba de que estás en la cima de un cono de ceniza.

Para llegar a la cima del cerro y a las antenas, desde donde podrás disfrutar de esa gran vista, pide a Google Maps que te lleve a Estación Transmisora SPR, Jalisco.

Esta caldera fue un gran agujero lleno de agua durante 10.000 o 20.000 años, pero luego el magma empujó el fondo hacia arriba y el agua hacia fuera, dándonos las colinas cubiertas de pinos y robles del Bosque la Primavera, una zona protegida y hogar de ciervos, zorros, colas de anillos, coatíes e incluso algunos pumas.

También tiene fumarolas y un río caliente (Río Caliente) para recordarte que es un volcán y que está lejos de estar muerto. El Bosque de la Primavera se encuentra inmediatamente al oeste de Guadalajara y casi iguala a la ciudad en tamaño. Para bañarte en el río caliente, pide a Google Maps que te lleve a Pilitas Río Caliente, Jalisco.

Mientras chapotea en una de las piscinas calientes, fíjese en las rocas de piedra pómez que le rodean. Son lo suficientemente ligeras como para flotar en el agua y proceden de la explosión de hace 95.000 años.

El Volcán de Tequila, situado cerca de Tequila, Jalisco, entró en erupción hace 200.000 años, arrojando grandes ríos de lava, muchos de los cuales se enfriaron hasta convertirse en los numerosos depósitos de obsidiana por los que es conocido el estado. Un camino empedrado te lleva desde el pueblo de Tequila, siempre hacia arriba a través de un ecosistema tras otro, hasta las antenas en la cima.

Desde aquí, puede adentrarse en el bellísimo cráter del volcán e incluso escalar el gran tapón vertical que sobresale de él, con una altura máxima de 2.920 metros sobre el nivel del mar y una impresionante vista de mares de agaves de color azul verdoso en todas direcciones.

La Reserva Natural de la Selva Negra, situada a 32 kilómetros al suroeste de Guadalajara, es el lugar donde se encuentran extensos depósitos de obsidiana que no proceden del volcán Tequila, sino que rezuman de cúpulas y diques como la pasta de dientes exprimida de un tubo.

Esta puede ser la mayor fuente de obsidiana de México, pero no nació de un volcán clásico. Debido a que la obsidiana es pura y de muy alta calidad, los pueblos prehispánicos la amaban y establecieron cientos de minas y talleres aquí, lo que significa que por donde quiera que vayas te encontrarás con grandes montones de cuchillos rotos o desechados, puntas de flecha y otros artefactos.

Este bosque forma un corredor animal entre otras dos áreas protegidas de Jalisco y está bajo la gestión de una fundación creada por la banda de rock de Guadalajara Maná. Si tienes un vehículo de alta visibilidad, puedes llegar aquí introduciendo H7JF+JV Ahuisculco, Jalisco, en Google Maps.

Tómese un descanso y disfrute de una vista volcánica.

El escritor ha vivido cerca de Guadalajara, Jalisco, durante 31 años y es el autor de A Guide to West Mexicos Guachimontones and Surrounding Area y coautor de Outdoors in Western Mexico. Puede encontrar más escritos suyos en su sitio web.

Leave a Reply

Your email address will not be published.