Líder de terapias de conversión admite que no funcionan

(A Todo Momento) — De 1990 a 2012, John Smid fue director ejecutivo de Love in Action, una organización cristiana (ahora llamada “Restoration Path”) que defendió la llamada terapia de conversión gay para las personas homosexuales que buscan cambiar su orientación sexual. En un momento dado era la mayor organización nacional de terapia ex-gay, publica cromosomax.

Pero ahora, en una nueva columna personal, Smid ha admitido que la terapia ex-gay es un engaño dañino e ineficaz.

Smid se convirtió al cristianismo en 1982 y se casó con una mujer en 1988, siendo padre de dos hijas con ella. En 1994, Smid escribió un artículo diciéndole a un hombre gay que sería mejor que se suicidara que que “se dedicara al estilo de vida gay”, y Smid dice que el artículo lo persigue hasta el día de hoy.

En otro momento, Smid celebró un falso funeral para un joven adulto que dijo que no podía dejar de ser gay. Smid hizo que el hombre se acostara frente a sus compañeros mientras ellos lo elogiaban, expresando su pesar por haber elegido la homosexualidad por encima del cristianismo.

Lea también: ¿Cómo vivían los homosexuales en la vieja URSS?

Love in Action también dirigió un programa juvenil llamado “Refugio”, que prohibía a los participantes llevar “joyas excesivas o ropa con estilo de marcas como Calvin Klein y Tommy Hilfiger… ver la televisión, escuchar música secular (incluso [clásica])… leer libros o revistas no aprobados”, cualquier contacto físico más allá de los apretones de manos, y exigir a los adolescentes que jueguen al fútbol.

En 2005, un adolescente de 16 años llamado Zach Stark escribió en MySpace que sus padres lo habían forzado a ir a Refugio. Las protestas y una investigación estatal sobre el programa contribuyeron a su interrupción en 2007.

Smid también fue miembro de la junta directiva de Exodus International durante 11 años, un defensor de la terapia ex-gay cuyo ex presidente Alan Chambers dijo más tarde, “Nunca conocí a una persona que cambiara su orientación sexual, incluyéndome a mí,” antes de cerrar el grupo en 2013.

Lea también: Parejas homosexuales podrán recibir bonos de vivienda en Costa Rica

En su reciente columna, Smid escribe: “En 1987, me enseñaron que mis deseos homosexuales estaban arraigados en lugares pecaminosos de mi oscuro corazón. Me dijeron que me sometiera a Dios… y a través de la obediencia y una vida fiel, mi orientación sexual podría ser transformada y descubriría mi heterosexualidad latente”.

Continúa diciendo: “Cuando uno viene de un trasfondo cristiano conservador donde la homosexualidad es desalentada, es fácil quedar atrapado en este ciclo de vergüenza. Estaba desesperado. Me hicieron creer que nunca podría ser un hombre íntegro si no cambiaba”.

Smid admite que su grupo destrozó las vidas de individuos y sus familias, estafándoles su dinero e impulsando las teorías refutadas de que “los acontecimientos de la vida, las relaciones familiares insalubres o las heridas sexuales” causan la homosexualidad.

Lea también: Primeros humanos se habrían apareado con una especie híbrida

Dice que ha pasado los años desde 2012 tratando de reparar el daño que ha hecho. Desde entonces ha creado un grupo cristiano gay llamado Grace Rivers que intenta apoyar a los hombres gays. También fue representado recientemente en la película de terapia ex-gay Boy Erased.

Aunque Smid dejó Love in Action y se casó con un hombre en 2014, dice que muchos grupos de terapia ex-gay como el suyo continúan operando mientras ignoran la montaña de evidencia en contra de sus prácticas dañinas.

En su columna, Smid dice que está de acuerdo con los hallazgos de todas las principales asociaciones psicológicas estadounidenses de que la terapia de conversión gay no funciona y puede crear un daño psicológico duradero. También está de acuerdo con los 15 estados que desde entonces han prohibido la práctica y la reciente decisión de Apple, Microsoft y Amazon de sacar una aplicación ex-gay de sus dispositivos.

“Es imperativo que los esfuerzos de cambio en la orientación sexual se detengan antes de que más jóvenes y adultos resulten perjudicados”, escribe Smid,”la terapia de conversión en cualquiera de sus formas es peligrosa y potencialmente letal. La respuesta no es la abnegación y la mentira. Es la autoaceptación y vivir la verdad”.

Escribe tu opinión