SNES Classic Mini: jugando como en los años 90

(A Todo Momento – ABC) — Nintendo está sacando provecho de la nostalgia. La fórmula funcionó el año pasado con la reedición de la NES, la consola de 8 bits de Nintendo, en versión pequeña. Solo era cuestión de tiempo la aparición de una versión reducida de su histórica Super Nintendo, la SNES Classic Mini, a la venta en España desde el 29 de septiembre.

Para comprender el interés por jugar al emulador de una consola con más de un cuarto de siglo, de juegos pixelados y en dos dimensiones, hay que entender la importancia de Super Nintendo la industria de los videojuegos.

En la década de los 90, a diferencia de ahora, la estrategia de Nintendo pasaba por convertirse en la compañía con la tecnología más potente de la industria de los videojuegos. Super Nintendo superaba técnicamente a sus rivales de 16-bits en una guerra especialmente encarnizada con Mega Drive, la única consola de Sega que fue capaz de competir con Nintendo. Era, como decía su campaña publicitaria, «el cerebro de la bestia».

Los 50 millones de unidades de SNES superaron finalmente a los 40 de Mega Drive, gracias a que supo llevar a un nuevo nivel a personajes que ya se habían convertido en clásicos como Mario —«Super Mario Word» vendió 20 millones de unidades— o Zelda, además de nuevas franquicias como Star Fox, que introdujo los gráficos tridimensionales en las consolas.

Lea También: iPhone X vs Samsung Galaxy S8

SNES Mini incluye 21 videojuegos preinstalados, grandes joyas de la historia de la consola, en su versión original. De lucha («Street Fighter II Turbo», «Super Punch-Out!!»); de conducción («F-ZERO», «Super Mario Kart»); de plataformas («Super Mario World», «Yoshi’s Island», «Donkey Kong Country», «Kirby Super Star», «Kirby’s Dream Course»); acción y aventuras («The Legend of Zelda: A Link to the Past», «Mega Man X», «Super Castlevania IV», «Super Ghouls ‘n Ghosts», «Super Metroid», «Contra III: The Alien Wars»); rol («Final Fantasy III», «Earthbound», «Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars», «Secret of Mana»), naves («Star Fox», «Star Fox 2»).

Uno de los títulos, «Star Fox 2», inédito, puesto que nunca llegó a comercializarse ante la inminente salida de Nintendo 64. Tres de ellos, nunca jugados en Occidente: «Final Fantasy III», «Earthbound», «Super Mario RPG: Legend of the Seven Stars». La cifra de 21 títulos es significativamente inferior a los 30 que incluía NES Mini.

SNES Classic Mini, a diferencia de la NES mini, cuenta con dos mandos, con un cable de metro y medio, solventando en parte el problema del emulador de la Nintendo de 8 bits, con un cable demasiado corto. Los mandos son una reproducción exacta de los originales. La caja de la consola en sí es estéticamente idéntica, aunque de reducido tamaño, con un peso casi inexistente, y con algunos elementos estéticos sin función, como la ranura para introducir juegos. Los 21 títulos en la memoria no son ampliables.

SNES da la posibilidad de ver los juegos de tres maneras diferentes: con la resolución original, con las bandas horizontales o con resolución a 720p. Incluye un cable HDMI para conectar al televisor y un cable de alimentación USB, pero no el adaptador de corriente. Un menú cómodo y la facilidad para saltar de un juego a otro completan un emulador oficial de gran valor para los nostálgicos y amantes de los juegos clásicos.

Ficha

Nintendo Classic Mini: Super Nintendo Entertainment System. Incluye dos mandos clásicos Super NES, cable HDMI, cable de alimentación USB y 21 juegos preinstalados. Recomendado para mayores de 12 años. Precio: 79,90 euros.

Vía ABC

Escribe tu opinión