¡Peligro en las redes! El ciberacoso ataca a lo más pequeños

Con el aumento en el uso de las computadoras en las escuelas y para socializar, es muy difícil para los padres poner límites. Educadores y expertos en seguridad cibernética advierten a los padres que deben estar al tanto de las actividades de sus hijos.

Como tengo uno de 8 años y uno de 13 años, sé por experiencia que los niños tienen que estar estrechamente supervisados y monitoreados.”, dice Edward McAuliff, director de seguridad de la información de las escuelas de Miami-Dade. “No hay un patrón que se pueda seguir.

Los padres tienen que educar y enseñar a sus niños a reconocer lo que esta bien y lo que está mal. Y son los padres los que tienen que saber qué están haciendo sus hijos y con quién. Tienen que ser responsables y saber, por ejemplo, que si su hijo está jugando en el Internet, puede que esté conociendo extraños y comunicándose con ellos”.

“La mejor manera de averiguar lo que está pasando es preguntarle a sus hijos y pedirle que le muestren lo que están haciendo”, dice McAuliff. “Pregúnteles, ¿Cómo puedo usar Instagram? ¿Qué se hace en Snapchat? Eso les gusta pues quieren que usted sea “cool”.

McAuliff aconseja que los niños deben trabajar en sus computadoras en áreas públicas en vez de encerrados en sus dormitorios. “Tratemos de que los niños utilicen la tecnología cuando los padres estamos presentes”.

Hay un montón de razones para que los padres se mantengan vigilantes, una es el robo de identidad, dice McAuliff. Los jóvenes son el blanco principal de estos robos porque dan su información personal con más facilidad que los adultos.

“Si alguien se apodera del número social de un niño y con él abre una tarjeta de crédito nadie se va a enterar, pues lo más probable es que ese niño de 8 años no solicite hasta dentro de 10 años”.

Los niños y adolescentes necesitan recibir educación desde temprana edad sobre las maneras más seguras y mejores de compartir fotografías y mensajes íntimos en Internet, comentó Tobin. Los padres deben hablarles constantemente de los peligros que existen de una manera saludable y constructiva y que sea apropiada para su edad.

Con información de El Nuevo Herald
Escribe tu opinión