Contrató sicarios para matar a su padre y los ayudó a escapar

(A Todo Momento) — Luego de una exhaustiva investigación por el Cuerpo de Investigaciones Científicas Penales y Criminalísticas (CICPC), se demostró que la culpable de la muerte del comerciante sexagenario Hussein Ali Hojeij, el pasado 30 de noviembre de 2017, fue su propia hija. Información de Efecto Cocuyo

Para Fátima Hojeij Cheaito, de 27 años de edad, matar a su padre valió 50 millones de bolívares y una moto Bera de color azul, placas AK2WO2A.

Así lo determinó la pesquisa del Eje de Homicidios de Anzoátegui, la cual permitió su detención y la de su pareja sentimental, identificada como Yesbelys Belén Musset Castillo, de 33 años de edad. Fueron aprehendidas el 4 de enero 2017.

Lea también: Madre venezolana consiguió a su hijo en la morgue de Cúcuta

De acuerdo con el Cicpc, estas mujeres pagaron a dos sicarios para que asesinaran a Hussein Alí,  padre de Hojeij Cheaito. La razón: el desacuerdo del sexagenario con la relación de ellas y los maltratos a los que sometía a su esposa, madre de Hojeij Cheaito.

Las detenidas le pagaron a Elías Salgado Rodríguez, de 26 años de edad, y Edgar Ávila Rivero, de 25 años, para que cometieran el crimen. Estos hombres vivían en el estado Sucre, por lo que las mujeres los trasladaron hasta la avenida Fuerzas Armadas de Barcelona, en Anzoátegui, para ejecutar el asesinato. Luego de cometido el asesinato, los sacaron de la ciudad.

El Cicpc logró determinar que la entrega de los 50 millones de bolívares se hizo a través de una trasferencia bancaria y también incautó la motocicleta que fue parte del pago, así como de dos vehículos Hyundai Elantra, placas AD941SG y AA811TG, utilizados para trasladar a los presuntos autores materiales.

Efecto Cocuyo

Escribe tu opinión