Estrangularon y violaron a una niña de 13 años de edad

Violaron y estrangularon a joven de 13 años

(Redacción A Todo Momento) Con la noche llegó la desgracia al rancho de la familia Nava Rojas. Un maleante en búsqueda de saciar sus bajos deseos y desinhibido por el consumo de drogas violó y asesinó a Arianny Beatriz Nava Rojas, de 13 años. La madre de la joven estaba trabajando.

El acto se registró el pasado sábado 6 de agosto en horas de la noche, en la calle San Antonio, de la urbanización Nueva Venezuela. Arianny se convirtió en una nueva víctima por violación en la Costa Oriental del Lago. Por medio de allegados se conoció que la joven pasaba la noche sola en la vivienda, mientras su mamá cubría la guardia nocturna en un puesto de vigilancia en el Hospital Pedro García Clara de Ciudad Ojeda.

Aprovechando la ausencia de la progenitora, el violador drogado, conocido como residente del sector El Platanal, se dirigió hasta la vivienda. Levantó las láminas de zinc del techo e ingresó a la residencia. Tomó a la pequeña y antes de que gritara le tapó la boca y la violó.

Al cumplir su cometido, el violador la estranguló hasta dejarla sin aliento. Horas más tarde, al terminar la jornada laboral, la madre llegó a su vivienda. Tocó la puerta y su hija no le respondía. Notó que algo extraño sucedía. 

Algunos vecinos que observaron la situación se acercaron, aumentaron la preocupación de la madre al señalarle que escucharon sonidos extraños en el rancho. “Era como golpes fuertes a las latas, ninguno se atrevió a llegar hasta allá para saber que pasaba”, detalló un testigo.

Después de escuchar a los vecinos, la madre decidió derrumbar la puerta y halló el cuerpo de su hija ensangrentado, inconsciente, tendido en el suelo. El cuerpo de Arianny lo trasladó la madre con ayuda de vecinos hasta el centro asistencial. Los galenos confirmaron su deceso.

Una comisión de la Policía científica de Ciudad Ojeda, llegó al lugar, en la inspección notaron que la cama y las sábanas estaban ensangrentadas. Algunas de las latas del techo estaban levantadas. El resto de los enseres del rancho estaban intactos a experticias.

Se conoció que la joven vivía en el rancho junto a la progenitora y un hermano, desde la separación de su madre y su padrastro. La adolescente estudiaba tercer año y acostumbraba a quedarse sola mientras su mamá trabajaba.

Vía laverdad.com.

Escribe tu opinión