Gerardo Carrero pionero de la “No Violencia”

(Redacción ATM, Agencia de Noticias)

La madrugada del 8 de mayo de 2014, funcionarios de la Guardia Nacional Bolivariana realizaron un operativo para desalojar las plazas de Caracas, con la participación de 300 funcionarios por campamento, llevándose detenidas a todas las personas que estaban ahí esa noche, estos 213 detenidos, fueron llevados ante los Tribunales Penales de la República, entre los que se encontraba Gerardo Ernesto Carrero Delgado, joven de 26 años de edad, quien se encontraba en los campamentos frente a la sede de la ONU, en Altamira. El tribunal 48 de Control del Área Metropolitana de Caracas, dicta la medida privativa de libertad en contra de Carrero, estableciendo como centro de reclusión la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (SEBIN), ubicada en el Helicoide, Caracas.

El 19 de Noviembre de 2014, dio inicio el Juicio Oral y Público ante el Tribunal 12° de Juicio del Área Metropolitana de Caracas por los delitos que se le acusaron, son: agavillamiento, incitación a la desobediencia de las leyes, obstrucción a la vía pública y tráfico en menor cuantía de drogas; este último delito que se le acusa, contrario a sus patrones comprobables de conducta de Gerardo Carrero.

Gerardo Ernesto, hijo de Gerardo Carrero, padre luchador, hijo, hermano y compañero ejemplar, y sobre todo, venezolano con altos principios patrios y de valores.

El 26 de agosto de 2014, se presentó la primera denuncia ante la Fiscalía de Derechos Fundamentales del Ministerio Público, por las torturas y tratos crueles a los que fue sometido Gerardo Carrero en la Sede en el Helicoide.

Más tarde, para el 8  de diciembre de 2014, se ratificó la denuncia de las condiciones a las que se encontraba sometido Gerardo Carrero, en la sede del Sebin, ubicada en Plaza Venezuela, ante la Defensoría del Pueblo. Como las denuncias anteriores, no tuvieron resultado alguno, nuevamente el 23 de enero del presente año, se presentó por segunda vez ante la Fiscalía de Derechos Fundamentales del Ministerio Público, acusaciones donde se expresan las condiciones de reclusión y se ratifica la denuncia del 26 de agosto.

El 21 de febrero, es trasladado de la Sede del SEBIN en Plaza Venezuela al Helicoide; el 3 de marzo, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, emite una resolución donde establece medidas de protección a favor de Gerardo Carrero. Días después, el 17 de marzo, se lleva a cabo la reunión entre la Defensoría del Pueblo, Gerardo Carrero y la defensa levanta un acta, donde se refleja las condiciones actuales en las que se encuentra Gerardo.

Ángel Sucre, uno de los jóvenes presentes en las afueras de la Pnud, en la protesta y apoyo a los presos políticos, realizaron una rueda de prensa, en la que Sucre aseguró que el estudiante Gerardo Carrero: “ha sido víctima de una brutal, inhumana y humillante tortura por haber iniciado una huelga de hambre para apoyar a todos los presos políticos y la libertad de todos los jóvenes detenidos”, asimismo añadió que Carrero estaba amarrado en una reja dentro de una celda que medía tres metros, en donde fue amarrado con los brazos arriba y fue fuertemente golpeado.

 También declaró, responsable al Director Nacional de Investigaciones Estratégicas del Sebin, Carlos Calderón por las múltiples agresiones y represalias de las que ha sido víctima Carrero dentro del recinto policial.

Además, denunció que el padre de este joven recluso del régimen, ha recibido amenazas de muerte en el estado Táchira por parte de motorizados y ciudadanos sin identificación alguna.

El manifestante Sucre, durante esta protesta hizo un llamado al pueblo venezolano: “Llamamos al pueblo a estar alerta, a los jóvenes en pie de lucha y a los estudiantes  a estar en la vanguardia con el estandarte de la libertad, así como también en solidaridad con nuestros compañeros presos y sus familiares. Es por ello que nuestra organización nacional de jóvenes venezolanos  denunciará ante todos los organismos nacionales e internacionales las torturas, humillaciones y vejámenes de las cuales son víctimas constantemente estos jóvenes por parte del régimen”.

Gerardo Ernesto, ha exhibido graves dificultades de salud, padece problemas estomacales, muestra  28 abscesos en su piel, fiebres con altas temperaturas superior a los 40°. A partir del 13 de julio y tras numerosas diligencias realizadas por sus abogados, Gerardo comenzó a recibir la asistencia médica que necesitaba.  

Ha sido presentado ante tribunales en más de 20 audiencias, y luego de un nuevo diferimiento, su audiencia está fijada para el 6 de octubre 2015.

Gerardo Ernesto Carrero Delgado, defensor de los D.D.H.H y los presos políticos en Venezuela. Coordinador nacional y regional junto a Lorent Salet de “Operación Libertad”. Fue Candidato Independiente a diputado al Consejo Legislativo del estado Táchira en el 2012. Es el Coordinador Nacional de la “Organización Jóvenes Venezolanos”, pioneros en la instalación de campamentos de estudiantes y jóvenes disidentes, bajo el método de “Resistencia Civil Organizada” y la “No Violencia”, quienes acamparon ante la sede del PNUD en Caracas, con el llamado al despertar de la “Conciencia Nacional”, tal como se llamó el asentamiento de más de 320 jóvenes de diversas regiones del país

Además, activista político (no partidista), perseguido  y preso político, enfrenta el ataque judicial del régimen del presidente Nicolás Maduro, esperando con ansias el despertar de la “Conciencia Nacional” que se anteponga a la imposición del pensamiento único, con el llamado de “Calle sin Retorno” a los abusos y violaciones de los DDHH de los venezolanos.

Todas estas injusticias contra Carrero y demás presos políticos, llevaron a estudiantes y demás ciudadanos venezolanos a pedir la intervención de la Iglesia para hacer justicia en el país.

Gerardo Carrero, padre, declaró y responsabilizó a Carlos Caldero, Director de investigación estratégica del Sebin por las agresiones, maltratos, violaciones e humillaciones contra su hijo: “Me siento indignado. ¿Ese tipo no tiene hijos? Ni que Dios se los dé, porque no tiene ni corazón ni sentimientos al agredir a un joven que lo único que ha hecho es luchar por su país y pensar diferente al régimen”.

Asimismo, contó que: “Calderón arremetió contra mi hijo y lo castigó de la manera tan brutal como lo hizo. Fue amarrado con las manos hacia arriba, esposado, se le partieron tablas en su cuerpo, parado sobre un ladrillo que apenas alcanzaba. Así lo tuvieron desde las 9 de noche hasta las 9 de la mañana. Cuando lo bajaron ese muchacho no se podía ni parar”.

Por su parte, los dirigentes estudiantiles de la UCV y la ULA, Juan Requesens y Gaby Arellano, respectivamente, manifestaron su opinión con respecto a las que fue sometido el estudiante, Gerardo Carrero, tras iniciar una huelga de hambre, a través de una nota de prensa Requesens calificó dichos violaciones como inaceptables: “Condenamos el maltrato del Gobierno a los estudiantes por el simple hecho de pensar distinto”.

Mientras que Arellano, dijo: “Exigimos al Gobierno nacional sancionar a los responsables de las torturas aplicadas a nuestro compañero, Gerardo Carrero, por lo que también pedimos una comisión mixta para constatar no solo su estado de salud, sino el de todos los estudiantes”.

Los dirigentes consideraron como “graves” las denuncias realizadas por el padre del joven, quien indicó que su hijo fue sometido a una golpiza con una tabla.

Tras 15 meses de arresto de Gerardo Carrero, en el Sebin, la madre del joven, Zoraya Delgado hizo pública una emotiva carta dirigida a su hijo acusado de incitación a la desobediencia de las leyes.

mi-hijo-amado-376x600

Ciudadanos y familiares de Gerardo Carrero, manifestaron su apoyo al joven a través de Twitter+

Escribe tu opinión