Turistas extranjeros eligen México para suicidarse | Por Juliana Fregoso

México

(A Todo Momento) — El último viaje: Por qué los turistas extranjeros eligen México para suicidarse | Por Juliana Fregoso.

Hasta el 1 de septiembre de 2017 se habían documentado cuatro casos. Los protagonistas venían de Rusia, Turquía, Italia y Dinamarca. Todos viajaron a la Ciudad de México para suicidarse con un medicamento de uso veterinario.

La sospecha es que a través de internet extranjeros han logrado contactar en México a personas que de manera clandestina venden medicamentos controlados de uso veterinario que difícilmente pueden adquirir en sus países de origen.

El primer caso se registró en octubre de 2015, cuando en un cuarto de hotel de la turística Zona Rosa, en Ciudad de México, la policía encontró los cuerpos de dos personas: una mujer de origen ruso y un varón turco, quienes no mostraban huellas de violencia.

Vea también: Dios mío, ¿por qué nos abandonas? | S:D:B Alejandro Moreno

Tatiana Tsvetkova y Emre se habrían conocido a través de redes sociales, por razones que se desconocen, ambos tenían el objetivo de quitarse la vida, probablemente alguno de los dos leyó que el anestésico veterinario que usaron para suicidarse no provocaba dolor y a través de internet pudieron comprarlo en México.

Datos del Departamento de Ciencias Forenses de la capital, revelados en su momento a la cadena Televisa, señalan que los dos llegaron al país por separado, su punto de reunión fueron las playas de Cancún, ahí permanecieron cuatro días, después viajaron a la capital, donde según las instrucciones que habían recibido, pagaron varios días de hotel y colocaron el letrero de “no molestar”.

Según esta información, a través de correo electrónico se les había informado que podían comprar dos frascos a un precio de USD 600, pero si querían tres tenían que pagar USD 800, aunque con dos era suficiente.

El cuerpo de Tatiana fue entregado a su familia, nadie reclamó el de Emre, que fue sepultado en una fosa común.

Lea también: Para evitar males mayores | Por Mitzy Capriles de Ledezma

Escribe tu opinión