Relatos de brutales torturas aíslan aún más a Venezuela

imagen referencial

(A Todo Momento) — Efraín Ortega, de 42 años, con un título universitario en administración e informática, fue detenido ilegalmente en Caracas el 24 de julio de 2014. Fue torturado y golpeado, su cuerpo era tapado con cinta adhesiva y periódicos para evitar dejar marcas. Más tarde lo esposaron con los brazos a la espalda y lo colgaron hasta que sus hombros se rindieron. Finalmente fue liberado el 6 de octubre de 2017, luego de que su audiencia preliminar se pospusiera 20 veces. Reseñó The Washington Post

La desgarradora historia de Ortega está incluida en un informe publicado la semana pasada por la Organización de Estados Americanos, que designó un panel de expertos internacionales independientes para establecer si el gobierno del presidente venezolano Nicolás Maduro había cometido crímenes de lesa humanidad mientras reprimía múltiples protestas desde 2014 hasta 2017.

Lea también: Enfermo y bajo torturas denuncian familiares de Gilber Caro

Leer el informe de casi 400 páginas es psicológicamente y emocionalmente agotador.

Manuel Ventura Robles, ex juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y miembro del panel, dijo al presentar el informe: “Francamente, nunca he sido tan afectado moralmente como lo he hecho por los casos de tortura que tenemos encontró.”

Los O.A.S. llegó a una conclusión definitiva: hay pruebas más que suficientes para suponer que se han cometido crímenes de lesa humanidad en Venezuela y, lo más importante, que se deben tomar medidas. La violación, el asesinato, la detención ilegal, entre otros crímenes, muestran la represión sistemática de un régimen que tiene como objetivo difundir el miedo en la población civil.

Lea también: MG Clíver Alcalá denunció torturas a militares detenidos

Dirigí muchas protestas como miembro del ayuntamiento de Chacao, uno de los cinco municipios de Caracas. Todos los días temía ser atrapado y torturado. Los miembros de las fuerzas de seguridad nos persiguieron a mí y a otros manifestantes por las calles, y fuimos salvados por buenos samaritanos que abrieron sus casas para que nos escondiéramos en su interior.

Nunca olvidaré los gritos de dolor que escuché en un centro médico por parte de la madre de Juan Pablo Pernalete, después de que le informaron que su hijo había sido asesinado por un bote de gas lacrimógeno disparado a quemarropa directamente contra su pecho. A través de la conmoción y el dolor que todos sentimos, pude ver a doctores y enfermeras llorando y compañeros manifestantes gritando enojados insultos contra el régimen.

Lea también: EUA acusa al gobierno de Maduro por asesinatos y torturas

Reny Elías, un hombre de 35 años que fue arrestado en su casa después de un allanamiento ilegal sin una orden, presenta un testimonio en el informe. Él describe a “los oficiales que eligen a un joven, que se baja los pantalones frente a los otros detenidos, le pone polvo de gas lacrimógeno y agua en el ano y lo penetra con una escoba”.

Numerosos relatos describen a miembros de la policía o del ejército que usan la tortura de forma rutinaria, todo para intentar que las personas se arrepientan de haberse atrevido a expresar su derecho inalienable a hablar, a protestar, a clamar por una vida mejor.

Mucha gente ahora está familiarizada con la trágica crisis humanitaria que irrita a Venezuela debido a la mala administración de la economía y la corrupción generalizada. Pero este informe ahora ofrece pruebas de un sufrimiento dirigido y represivo. Esa es la verdad sobre Venezuela hoy: algunos luchan por sobrevivir a la enfermedad y el hambre, y todos están aterrorizados mediante el uso de la violencia patrocinada por el estado.

Lea también: General Lozada Saavedra ha sido sometido a torturas

Luis Almagro, el O.A.S. secretario general, está enviando el informe de tortura a la Corte Penal Internacional. Un gobierno regional debe patrocinar la acción para iniciar una investigación oficial contra los funcionarios venezolanos de alto rango mencionados en el informe, incluidos Maduro, el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López, y el director de la policía política (SEBIN), Gustavo González López.

El informe de tortura aisló aún más al régimen de Maduro. Las O.A.S. del miércoles La aprobación por parte de la Asamblea General de una resolución en la que se denuncian las simuladas elecciones del 20 de mayo, incluso con aliados pasados ​​que se vuelven contra el régimen, fue otro paso en la dirección correcta para mantener la presión internacional. Pero Venezuela no será libre hasta que se restaure el orden democrático y los responsables de abusos contra los derechos humanos sean llevados ante la justicia.

Lea también – Araminta González: “Aún sueño con las torturas que sufrí en Venezuela”

Escribe tu opinión