Pretensiones de oficialistas y politiqueros | Por Armando Martini Pietri

(A Todo Momento) — Pretensiones de oficialistas y politiqueros | Por Armando Martini Pietri

¿Qué pasaría en Venezuela si existiese un CNE confiable? Se podría ejercer el derecho de elegir, no solamente una votación de nariceados e ilusos. Los ciudadanos analizarían, decidirían y ejercerían un derecho constitucional, actuarían como ciudadanos auténticos, no simples mandados. Como en otros países, no en el de Maduro y su castrismo caricaturesco y cruel.

La situación política del país está y seguirá afectada debido a que el proceso del 20M es desconocido por los países democráticos. Venezuela atraviesa dificultades económicas, sociales, éticas y morales en medio de una situación compleja. Para cualquier elección que se proponga ahora, la verdadera oposición deberá llamar a los ciudadanos a no participar en el proceso mientras este oficialismo permanezca en el poder y siga degollando las garantías electorales que aseguren la transparencia. Es decir, no aceptar ningún proceso electoral que no pueda ser reconocido y avalado por organismos internacionales.

Muchos en la MUD/Frente Amplio/Concertación por el Cambio están chingos por participar en las elecciones para ediles de los 335 municipios del país. Ya están estructurando maquetas con nombres, preparando el mensaje de cómo le van a explicar a los ciudadanos que hay que participar sin que éste agrave su rabia, pero los politicastros ni ven ni oyen ni aprenden, por eso estamos como estamos.

¿Referendo aprobatorio constituyente? Los próximos movimientos del castromadurismo avanzan hacia la aprobación por parte de la ilegítima Asamblea cubano Constituyente de una nueva Carta Magna en la cual Venezuela será un remedo de Cuba.

Se necesita la aprobación mayoritaria y transparente del país a dicho documento. Poco importó no tenerla para convocar y montar la ANC sin consulta previa, la oposición colaboracionista aceptó de hecho; sin embargo, las sanciones y presiones internacionales podrían obligarlos esta vez, quizás, a cumplir con el ordenamiento constitucional. Los ángeles pasen y digan amén. Los del cielo, no los rojos castrodiabólicos.

El régimen necesita consolidarse ante la crisis de una Venezuela en emergencia. La “oposición cómplice” encuentra así una razón para de nuevo engañar con la hipocresía fraudulenta de ir a votar, sin explicar que, participando, voten como voten, legitimarán la trampa madurista con el actual CNE, aunque algunos necios insistan en que están blindados y no es “hakeable” el sistema electoral.

Ya se iniciaron las reuniones convenientes de los siempre interesados de la MUD/FA/Concertación por el Cambio con el pretexto bobo de que no los agarren, otra vez, sin pantalones. El país no soporta más errores y los arriba mencionados están llenos de ellos, pero, igual que el Gobierno, los cobijan bajo nuevas promesas, pasticho indigesto de la inmoralidad política.

¿Referéndum revocatorio para los diputados? El régimen necesita -¡la realidad internacional!- adueñarse nuevamente de la Asamblea Nacional, para lo cual debe empezar por revocar aproximadamente 40 parlamentarios para recuperar la mayoría. Según el nuevo Presidente de la cubana constituyente ya eso está definido y es cuestión de días la fecha de la nueva trampa electoral.

¿Negociaciones? Zapatero se reunió con opositores sin importancia, que sólo buscan financiamiento de sus partidos para poder concursar en los puestos burocráticos de concejales. Consultado el psiquiatra poderoso, respondió que sí, el Gobierno quiere un templete carnavalesco de partidos complacientes al son de los timbales de Maduro, los hermanos Rodríguez y el castro-heredero. Con eso comenzarían la legitimación de la cazabobos electoral en un escenario astrakanesco, una farsa de democracia que todos verían con indignación, menos los dirigentes que privilegian sus intereses y espacios sobre los ciudadanos.

A cambio se hace un carísimo lobby en USA para disminuir las sanciones y frenar otras, argumentando daño al pueblo y no al régimen. Confiemos en que Donald Trump no caiga en ese ardid de los habituales amanuenses del fraude político.

También prometió este gobierno de fábulas sin moraleja, garantías electorales como siempre ha hecho y jamás ha cumplido. Habrá un rector electoral presuntamente opositor adicional para una minoría menos descarada; dos rectores escogidos por cogollos para que simulen defender garantías y pulcritud de un sistema electoral diseñado para no tenerla.

Todo un entarimado que demuestra nuevamente que la solución no está allí sino en la calle, en los ciudadanos dignos que mantienen su conciencia y su dignidad a pesar del hambre, los excesos oficiales y el abandono.

¿María Corina a la cárcel? El régimen en su empeño de coartar las libertades democráticas, emprende con saña una persecución contra la líder de Vente y SoyVenezuela. Es una conocida táctica castrista, durante la vida de Fidel fueron innumerables los inventos en torno a posibles invasiones y cacareados atentados contra su vida. Chávez también lo hizo, Maduro los imita.

Las ideas de Machado mantienen énfasis en la verdad y coherencia, reclamo constante en defensa de los Derechos Humanos, desarrollo de la república en libertad y democracia, que no sólo ha dirigido a los detentadores del poder sino a los líderes de la oposición sin dobleces ni ornatos.

El triunfo de Duque y su decisión de no reconocer el gobierno ilegitimo de Maduro ni designar Embajador, tiene preocupado al chavismo. Temen acciones diplomáticas contundentes. De allí la persecución y posible encarcelamiento de María Corina Machado, su amistad con el nuevo Presidente Colombiano.

¿El futuro? La coherencia y la justicia siempre se han impuesto y no tardarán en imponerse sobre este sistema que se ha logrado mantener por medio del engaño, corrupción de los políticos y ambición de élites económicas. Lo que puede venir a pesar de la hambruna y rabia ciudadana. Para cambiar esto, deberán decidirse y unirse los venezolanos honestos, con vocación de servicio ético y democrático, sin intereses mezquinos, una plataforma realista y valiente para recuperar a Venezuela. Sólo así podremos decir con confianza que no todo está perdido y que la esperanza no es lo último que se pierde, sino lo primero que se enarbola como bandera.

Ahora es cuando, punto de inflexión, todavía puede amanecer.

@ArmandoMartini

Escribe tu opinión