No lloraremos por ti, Argentina | Por Antonio Sánchez García

(A Todo Momento) — No lloraremos por ti, Argentina | Por Antonio Sánchez García @SangarCCS

“Lo que está a punto de suceder en la Argentina es presagio, no pronóstico; maldición, no augurio. Como cantaba Cesare Pavese: “Vendrá la muerte y tendrá tus ojos. Esta muerte que nos acompaña de la mañana a la noche: insomne, sorda, como un viejo remordimiento o un vicio antiguo”.

A Alejandro Rozitchner

Nadie en el hemisferio, y naturalmente nadie en el planeta, puede argumentar desconocimiento e ignorancia ante los sistemáticos asaltos del castro comunismo dictatorial y tiránico en América Latina, y todas las versiones del neo marxismo en el resto del mundo. Como los esbirros de PODEMOS, la llamada Izquierda Unida y las distintas huestes del carpetovetónico comunismo español, o los seguidores del comunista francés Melanchon. Todos los países, sin excepción ninguna – ni siquiera el Vaticano, que debiera estar a la cabeza del rechazo frontal contra los principales enemigos del cristianismo – recuerdan la historia y conocen de los inenarrables desastres causados desde la aparición del Manifiesto Comunista en Londres en 1848.

Si faltaba recordarlos, el Libro Negro del Comunismo, editado en Paris por una serie de autores especializados bajo la coordinación del francés Stephan Courtois, los ha puesto negro sobre blanco y cuya más resaltante obra son los más de cien millones de cadáveres dejados a su paso. La Venezuela devastada es su último suspiro. Argentina bien podría ser el próximo. México ya se encuentra en el caldero.

Los latinoamericanos sabemos mejor que nadie de qué es capaz el bandidaje marxista, tozuda y porfiadamente empeñado en asaltar el poder de sociedades relativamente tranquilas, estabilizadas y comparativamente prósperas como Chile, Brasil, Uruguay, Argentina o Venezuela, que sirve de ilustración a la brutal capacidad devastadora y aniquiladora del castrismo cuando encuentra sus principales aliados en las respectivas fuerzas armadas, dueñas de las armas y con una asombrosa capacidad de traición, corrupción y envilecimiento.

Agregada la compra de lealtad de los estados mayores con millones y millones de dólares, dotados por el masivo tráfico de cocaína que suplanta a la quebrantada industria petrolera, al arsenal de los muy convincentes argumentos del marxismo mundial. La señora Fernández viuda de Kirchner, personaje tarantinesco del inveterado hamponaje político argentino, cumple con todos los requisitos: es mentirosa, voraz, inescrupulosa, mercenaria y mentirosa. Y como en un personaje de la Ópera de tres centavos, no le hace ningún asco al asesinato de sus enemigos. Siehst Du den Mond über Soho, liebling?

Ya es un hecho: Eduardo Fernández, el socio de la Sra. Fernández, será con casi absoluta seguridad, salvo un milagro de dimensiones telúricas, el próximo presidente de Argentina. Con su habitual franqueza, el presidente de la más grande, poderosa e influyente potencia suramericana, Jair Bolsonaro acaba de declarar, refiriéndose a sus vecinos del Sur, con una cita bíblica: “Quien labra su tierra tendrá comida con hartura, quien persigue fantasías se hartará de miseria”. Más claro, no canta un gallo.

“Vendrá la muerte y tendrá tus ojos”, cantaba el gran poeta italiano Cesare Pavese. Y quienes nos sobrevivan, como nosotros sobreviviéramos a nuestros hermanos cubanos huyendo en estampida del asalto del sembrador de fantasías, seguirán viendo con sus ojos la inmensa, la incomparable, la invencible y poderosa estupidez de la América Española. Lo que está a punto de suceder en la Argentina es presagio, no pronóstico; maldición, no augurio: vendrá la muerte y tendrá sus ojos. “Esta muerte que nos acompaña de la mañana a la noche: insomne, sorda, como un viejo remordimiento o un vicio antiguo”.

Leo a Pavese pensando en la Argentina:

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos

Vendrá la muerte y tendrá tus ojos
—esta muerte que nos acompaña
de la mañana a la noche, insomne,
sorda, como un viejo remordimiento
o.un vicio absurdo. Tus ojos
serán una palabra hueca,
un grito ahogado, un silencio.
Así los ves cada mañana
cuando a solas te inclinas
hacia el espejo. Oh querida esperanza,
ese día también sabremos
que eres la vida y la nada.

Para todos tiene la muerte una mirada.
Vendrá la muerte y tendrá tus ojos.
Será como dejar un vicio,
como mirar en el espejo
asomarse un rostro muerto,
como escuchar un labio cerrado.
Nos hundiremos en el remolino, mudos.

Escribe tu opinión