Atando cabos, por Maryclen Stelling

Ante la incertidumbre en torno a la realización del referendo revocatorio presidencial, ciertos sectores políticos comienzan a explorar otras posibilidades con miras diversificar la hoja de ruta de la oposición. De ello dan fe medios nacionales e internacionales al igual que las redes sociales.

¿Sin revocatorio no hay diálogo?

El ex presidente español Felipe González cobra protagonismo mediático, cuando en entrevista radial a medio venezolano, enfático descarta un proceso de negociación entre gobierno y oposición sin que medie el revocatorio y mientras haya presos políticos e irrespetos a la Constitución. De continuar tal situación, pronostica una irreversible tendencia hacia una dictadura totalitaria y la muerte de la democracia. En cuanto a posibles vías de escape a tal destino, asevera que “es mejor el diálogo que cualquier otra salida, pero no es un fin en sí mismo. El diálogo tiene que llegar al pacto y a la reconciliación y para eso no queda tiempo”. ¿Culpable? A su juicio, el presidente Nicolás Maduro tiene en sus manos el destino de un posible diálogo, liberando a los presos políticos. “Si no quiere, es que no quiere diálogo”. En contraste el Gobernador de Lara, Henri Falcón, asegura que realizar el referendo revocatorio presidencial en 2017 no tendría utilidad. Considera que el 85% de la población pide un diálogo entre Gobierno y oposición en función de solucionar los problemas del país. El pueblo exige menos retórica política y más soluciones concretas.

¿Quién podrá defenderme?

A propósito del clima político, encuestadoras se dan a la tarea de medir popularidad y rechazo de diferentes figuras e instituciones protagonistas de la pugna entre poderes. Según tales sondeos, el rechazo a la gestión del Consejo Nacional Electoral aumentó a 71,3% en el mes de julio. El estudio refleja además que 33% de los venezolanos califica de “muy mala” la gestión del ente, mientras 29,6% la considera mala y 8,7% de regular hacia mala. En cuanto a las figuras políticas, Henry Ramos Allup, con 53,1%, se posiciona como el dirigente con mayor popularidad del país en la actualidad, por encima de Henri Falcón (51.4%), Leopoldo López (48,9%) y Henrique Capriles (47,3%). El presidente Maduro cuenta con un 21,2% de apoyo (su peor nivel en los últimos nueve meses), un 75,6% rechaza la gestión y 93,6% califica de “negativa” la situación del país. De acuerdo a los hallazgos, 3 de cada 4 encuestados cree que Maduro debería ser destituido este año por la vía del referéndum revocatorio, mientras 22,1% considera que debería permanecer hasta principios de 2019. De cara a una posible carrera presidencial, consultores electorales predicen pugnas internas en la oposición. Otros aseguran que Falcón le “está siendo más simpático a chavistas “antimaduristas” y “eso es un núcleo de la población fuerte”.

El ajedrez parlamentario

La Asamblea Nacional se fija como meta elegir a dos rectores del CNE el mes de noviembre, para que comiencen sus funciones en diciembre. A tal fin, crea Comisión Preliminar del Consejo Nacional Electoral para evaluar candidatos que sustituirán a rectoras, que se les vence el periodo. Se designa a los 11 diputados de la MUD que integrarán la comisión; el Bloque de la Patria rechaza participar por lo que los tres puestos son ocupados por diputados de la Unidad. El presidente de la AN reitera que las agendas de los partidos políticos que conforman la MUD concuerdan en que el revocatorio se realice este año. Resalta la marcha convocada el 1º de septiembre, cuyo objetivo es solicitar el referendo revocatorio contra el presidente Nicolás Maduro. Acusa al CNE de intentar “escamotear el derecho de los venezolanos”. Se pronostica que se agravará “la arremetida” contra el Tribunal Supremo de Justicia y el Consejo Nacional Electoral. Aun cuando existe en la MUD un acuerdo de alternabilidad, hay quien afirma que la oposición “mueve los hilos” para que el actual presidente de la Asamblea, Henry Ramos Allup, repita su mandato y deje por fuera a Julio Borges.

Crisis y ruta a la violencia social

De la mano de expertos, ciertos medios comienzan a establecer cadenas causales que supuestamente conducen a la violencia social. La caída del poder adquisitivo agudiza la inseguridad alimentaria. La inseguridad alimentaría se agudiza con la disminución de la capacidad de compra de los trabajadores debido a la elevada inflación. La escasez de rubros básicos ha desencadenado conflictividad social y violencia alimentaría, características de la inseguridad en el acceso a la comida. Todos los caminos conducen a…

El tablero internacional

En editorial titulado “Inminente choque en Venezuela”, el diario The New York Times describe el grave cuadro en el que estaría sumida Venezuela, y afirma que se trata de un caso de ” Estado autoritario paria” atrapado en una crisis que lo convierte en la más “urgente bomba de tiempo” y lo coloca en una peligrosa ruta de colisión. Concluyen en la necesidad de “Evitar una confrontación entre el gobierno venezolano y aquellos que buscan sacar a Maduro, que bien podría tornarse violenta” y “requerirá el apoyo internacional”. Felipe González destaca la preocupación y alarma de la comunidad internacional –OEA, Mercosur, ONU, Unión Europea- que “trata de evitar la deriva que se está viviendo en Venezuela…”

Cabos no tan sueltos…en la hoja de ruta.

Escribe tu opinión