Por ahora los objetivos no fueron logrados… | Por Carlos Blanco

(A Todo Momento) — Por ahora los objetivos no fueron logrados… | Por Carlos Blanco

Un capital político fundamental que tienen las fuerzas democráticas es la figura de Juan Guaidó. Colocado en una encrucijada de la historia, cuando tantas voces vacilaban en su juramentación, echó hacia adelante y se consagró súbitamente como el eje de una nueva ofensiva contra el régimen de Maduro; tanto, que decenas de países lo reconocen como jefe de Estado.

Su popularidad ha volado hasta niveles inimaginables. Sin embargo, hay que saber que esa resonancia no emana de un espectacular trabajo político y obra realizada, sino de su buen sentido estratégico y de la esperanza exasperada del pueblo venezolano; subió como la espuma y como suele ocurrir en liderazgos súbitos, como la espuma puede bajar. Por esta razón, a Guaidó hay que preservarlo física y políticamente; preservarlo del sectarismo al cual lo confinan algunos asesores, preservarlo del desgaste y, desde luego, preservarlo de la saña criminal del régimen.

El 23 de febrero se plantearon dos objetivos centrales: la fractura del Alto Mando Militar y la entrada “sí o sí” de la ayuda humanitaria. Ninguno de esos objetivos fue alcanzado y no se pueden edulcorar los resultados. Una porción fundamental del país y de los aliados internacionales actuaron como si Maduro iba a salir ese día o en los dos o tres días siguientes. Es posible que se haya hecho creer tal especie para entusiasmar a los ciudadanos y atemorizar al régimen; sin embargo, se dejó colgados de la brocha a gobernantes y pueblos que creyeron que tales objetivos eran alcanzables, además se aguó el Grupo de Lima.

¿Hubo elementos positivos al lado de ese fracaso? Sí; los hubo y los hay: Maduro desplegó su crueldad en vivo y directo hacia el mundo; presidentes, embajadores, dirigentes políticos y sociales de todo el mundo, periodistas y ciudadanos de a pie vieron las urgencias y el agobio de los venezolanos sin que nadie se los contara; vieron, estupefactos, a un régimen homicida quemando comida y otros elementos indispensables para ciudadanos hambreados y humillados; vieron a militares y grupos paramilitares en sus tareas asesinas; también percibieron a militares yendo a Colombia y colocándose a las órdenes de Guaidó, lo cual evidencia el descontento militar (¿debilita los movimientos de rebeldía internos?).

¿Maduro se ha fortalecido? No. Ha demorado su salida; pero no se ha fortalecido. La presión de Estados Unidos, Brasil y Colombia, a lo cual Guaidó como presidente encargado ha contribuido en forma decisiva; las sanciones económicas e individuales de Trump; la efervescencia militar creciente; la descomposición de los cuadros del régimen con una moral bajísima, y la furia ciudadana siempre presente, aunque oscile entre la esperanza y el desencanto, debilitan la estructura del régimen.

Ahora, a diseñar mejor, con amplitud, porque Maduro está débil y un buen empujón, masivo, externo e interno, finiquita la tarea.

El Nacional

Escribe tu opinión