Terapia Intensiva del JM de los Ríos cerró tras renuncia de médicos

Imagen referencial

(A Todo Momento) — El pasado miércoles 26 de febrero cerró el servicio de Terapia Intensiva del hospital José Manuel de los Ríos luego de la renuncia de tres médicos. La escasez de insumos, las precarias condiciones laborales y los bajos salarios motivaron a los profesionales a abandonar sus cargos.

Katherine Martínez, directora de la organización Prepara Familia, dijo a El Nacional que el personal que aún trabaja en el hospital, los pacientes y familiares están consternados porque se materializó un cierre que avanzaba progresivamente.

«Teníamos prácticamente un cupo en la terapia intensiva, a veces teníamos dos, dependiendo del funcionamiento de los ventiladores. Pero que se haga efectivo el cierre es sumamente grave», manifestó.

A la situación de precariedad se suman las fallas en la distribución de agua y en el suministro de electricidad.

La defensora de derechos humanos indicó que este jueves se reunieron la directora del J. M. de los Ríos y la jefa del área de terapia intensiva para estudiar la posibilidad de revertir la decisión, pero no fue posible.

«Tenemos una situación muy grave», alertó la directora de Prepara Familia.

En noviembre de 2019 cerró el Área de Cardiología y el 14 de enero pasado anunciaron el cese de las consultas en Hematología.

El hospital tiene 14 servicios que están amparados por medidas cautelares de la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos, pero el régimen de Maduro no las ha acatado.

Lea también: “Ocupación asimétrica” de Cuba en Venezuela es “peor” de lo que se pensaba

«Los niños están amparados por unas medidas cautelares que en cualquier parte del mundo movería a un Estado. Tenemos un Estado que se niega a cumplir; prácticamente es ausente. Lo que ocurre en el J. M. de los Ríos es una caja de resonancia de la situación en los demás hospitales del país», manifestó.

Martínez puntualizó que cuando se creó el centro asistencial tenía a disposición 420 camas, una cantidad que se redujo a 90.

Prepara Familia afirmó que los médicos del centro asistencial están cansados de hacer las denuncias por la situación.

«Hemos visto cómo las enfermeras han protestado, han hecho todo tipo de denuncias, pero no nos vamos a cansar mientras los niños sigan yendo al hospital. Eso significa que tenemos que seguir luchando de todas las maneras posibles para que el Estado entienda su responsabilidad y cumpla con los niños», subrayó.

@Luisdejesus_

El Nacional

Escribe tu opinión