Otra promesa incumplida por Maduro culminando el 2019: “Pernil gordote”

(A Todo Momento) — Nicolás Maduro anunció a los venezolanos, el pasado 20 de octubre que su régimen no faltaría este año con la entrega de los perniles para la cena típica de Navidad y Año Nuevo. “Viene pernil completo, grande y gordote para todos los CLAP”, afirmó el mandatario nacional en una transmisión en cadena nacional.

20.000 toneladas de pernil fue la cantidad que prometió el gobierno para los Comités Locales de Abastecimiento y Producción y para los trabajadores públicos y según lo acordado por los CLAP tendría un costo de 500 bolívares. Sin embargo, todo el mes de diciembre se registraron protestas y denuncias de irregularidades en la venta del tradicional alimento navideño.

Quienes laboran en el Metro de Caracas fueron engañados con la fecha de entrega, el precio y la cantidad de pernil, así lo denunció Esteban Ortiz*, trabajador del sistema en una entrevista a El Nacional Web.

“A nosotros nos dijeron el 23 de diciembre que repartirían 9.000 piezas de pernil y que cada una costaría 1.400 bolívares. Ahí ya vimos que había una irregularidad porque en todos lados los estaban vendiendo un Bs 500, máximo Bs 600”, detalló el trabajador de la empresa estatal.

Ese mismo día el sindicato informó a los trabajadores que la distribución, que sería para el 24, 26, 27 y 28 de diciembre, se suspendió por problemas logísticos y sería reprogramada. El 28 de diciembre llegó un nuevo comunicado que detallaba que la entrega sería el día 29 desde las 7:00 am, se repartirían 2.583 piezas para 5.166 trabajadores, una pieza por cada dos empleados. El costo sería Bs 2.400 cada pernil.

“Claro que hay descontento, la gente se pregunta ¿Dónde están las otras piezas? Los trabajadores estaban en la cola llenos de angustia, molestia e inconformidad por la manera en la que lo hicieron la distribución. Hubo gente que tuvo que buscar dinero como locos para poder comprar, porque muchos de ellos no tienen como pagar un kilo de carne molida en la calle”, comentó Ortiz.

El trabajador contó que el último de sus compañeros salió de la jornada muy tarde en la noche y llegó a su casa a las 11:21 pm con medio pernil para su familia, algo que más de 4.000 trabajadores del Metro de Caracas no lograron.

Kilo y medio por familia

Andrea González*, habitante del sector Los Magallanes de Catia, dijo a El Nacional Web que el consejo comunal de la localidad repartió kilo y medio de carne para cada familia en lugar de darles la mitad del pernil como habían prometido.

“Nos ofrecieron el pernil hace 15 días, ese mismo día se canceló Bs 250 más Bs 60 de transporte, para un total de Bs 310 por familia, nos dijeron que era la mitad del pernil que nos tocaba por familia. Un pernil pesa 28 kilos, nos tocaría 14 kilos por familia”, comentó.

González explicó que el viernes pasado llegó el pernil a la comunidad y fue resguardado en casa de la señora Rosa Zerpa del Consejo Comunal del sector, pero no fue entregado ese día. Los vecinos recibieron la información de que la distribución sería el sábado a las 8:30 am y que ya no sería la mitad del pernil sino 4 kilos.

“Cuando dijeron querían 4 kilos estábamos muy molestos y hubo varias discusiones. El sábado en la mañana nos dijeron que lo entregarían a la 1:00 pm y que ahora era kilo y medio por familia. Se formó un problema con la gente del consejo comunal y hubo mucha euforia. Al final nos entregaron ese kilo y medio a las 4:00 pm de ese día”, agregó.

Algo similar les pasó a los funcionarios de la Policía Nacional Bolivariana (PNB) en Caracas, a quienes les ofrecieron un pernil para cada funcionario, pero el día 29 de diciembre entregaron un trozo para cada efectivo. César Jiménez*, miembro del cuerpo de seguridad, pesó la carne de cerdo en un comercio y tenía solo 765 gramos.

Hambre y descontento social

El equipo de El Nacional web registró al menos 26 protestas relacionadas por la entrega de pernil durante diciembre. Las jornadas con mayor actividad fueron las del 29 y el 30 de este mes en comunidades que esperaban el corte de carne para la cena de Año Nuevo. Desde el 15 hasta el 30 del mes hubo un promedio de 4 protestas diarias.

El municipio Libertador de Caracas fue el escenario de tres manifestaciones este sábado: la primera en la avenida El Cuartel de Catia, frente a Telecuba, donde los consejos comunales exigieron que se cumpliera la promesa del presidente a las familias venezolanas. La segunda protesta ocurrió en la avenida Sucre, muy cerca del Palacio de Miraflores, y fue protagonizada por vecinos del 23 de enero. La última fue en la redoma de La India de El Paraíso, allí vecinos de La Vega denunciaron que hasta la fecha no habían recibido el ingrediente que les haría falta para la cena de la última noche de este año.

El domingo se repitió el panorama. Ese día, trabajadores del Ministerio de Educación trancaron la avenida Urdaneta de Caracas porque la institución no cumplió con la distribución del pernil. En la avenida México, Prados del Este y en La California los vecinos también salieron a las calles a manifestar por este motivo. Entre la tarde y la noche hubo dos protestas más.

Aunque Maduro aseguró que no fallaría este año con el pernil, en 2018 se repitieron las irregularidades de 2017: perniles incompletos, pequeños, podridos o que simplemente no llegaron. El gobierno incumplió nuevamente la promesa de entregar uno de los alimentos centrales para la cena de Navidad y Año Nuevo.

*Los nombres incluidos en este trabajo son ficticios para proteger la identidad de las fuentes.

Fuente: El Nacional

Escribe tu opinión