Nuevo Circo de Caracas cumple 94 años entre olvido y sin destino

El 23 de febrero de 1919 se inaugura el Nuevo Circo de Caracas, luego que el 17 de enero de 1916, bajo la presidencia del general Juan Vicente Gómez, el Concejo Municipal del Distrito Federal aprobara un contrato celebrado entre Juan Crisóstomo Gómez y El general Eduardo G. Mancera, mediante el cual este último se compromete a construir un circo o plaza de toros para sustituir el antiguo Circo Metropolitano, aprovechando el espacio que ocupaba el antiguo matadero municipal.

El Nuevo Circo de Caracas sigue siendo objeto de polémicas entre quienes desean regresar la tauromaquia a la capital y los que abogan por una instalación exclusiva para la cultura popular.

Los interesados en el toreo apostaron a respaldar la candidatura para la Alcaldía Mayor de Antonio Ledezma, quien fuera el último alcalde en asistir a una corrida de toros en el lugar. Todo esto en virtud a que el recinto estaba bajo la jurisdicción de ese ayuntamiento que estaba bajo la administración de Juan Barreto.

Mientras el gremio taurino celebraba la victoria electoral de Ledezma como Alcalde Metropolitano, los miembros del cabildo ya habían trasladado la responsabilidad del coso a la Alcaldía del Municipio Libertador.

Sin embargo, los nuevos ediles del Concejo Metropolitano aprobaron el acuerdo que recupera las competencias del gobierno metropolitano sobre la edificación. Este nuevo “traspaso” hizo reaccionar al alcalde de Caracas, Jorge Rodríguez quien enérgicamente aseguró que el artículo 178 de la constitución establece que son competencias de su municipio la ordenación territorial y urbanística del patrimonio histórico, viviendas de interés social, turismo local, plazas balnearios, parques, jardines, arquitectura civil ornato público, nomenclatura, lo que incluye las instalaciones del Nuevo Circo.

“Que se olviden, porque el Nuevo Circo de Caracas, es de los Caraqueños. Y quienes estaban pensando utilizar ese espacio para antiguos negocios, que no se vistan que no van”, dijo Rodríguez.

A pesar de estar en manos de la alcaldía de Caracas, las instalaciones de dicho patrimonio presenta un deterioro notable en sus alrededores. 

Actualmente opera un núcleo endógeno sobre las artes circenses. Pero la edificación muestra signos de no tener un destino final, es decir para que servirá si ya las corridas de toros están eliminadas. Se les hace un llamado a las autoridades encargadas del resguardos del Nuevo de Caracas para que se deje a un lado las diferencias políticas y se tomen cartas en el asunto de preservar estas infraestructura tan importante para la historia de la capital. 

Escrito por: Neomar Bonilla

@Neobonilla1

Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla
Neomar Bonilla

 

Escribe tu opinión