Escasez de inmunosupresores pone en riesgo la salud de casi 100 % de pacientes

(A Todo Momento) — La vida de los pacientes crónicos, en especial de 3.500 trasplantados, está en riesgo debido a la acentuada escasez de inmunosupresores.

La Encuesta Nacional de Inmunosupresores 2018, realizada a personal médico de los sectores público y privado, reporta 98% de casos de pacientes que presentan alteraciones de salud atribuidas a la ausencia de los medicamentos; 78% de los consultados opinó tener la certeza de que más de 50% de sus complicaciones se debieron a la carencia de inmunosupresores.

Se estableció además que dichas complicaciones se agudizaron a lo largo de 4 años, desde 2014, fecha en que se informaron apenas 2% de casos, mientras que en 2017 hay reportes de 42%.

La consulta realizada entre el 28 de febrero y el 10 de abril pasado, consistió en un cuestionario que se aplicó a 72 médicos con especialidad en Nefrología y/o trasplante de órganos, preferiblemente registrados en el IVSS, como organismo prescriptor de inmunosupresores en 7 regiones del país, una de ellas, la Gran Caracas.

Indica además que 18% de los encuestados respondió que había abandonado la actividad del trasplante debido a la inexistencia de inmunosupresores (96%), mientras que el resto atribuyó su decisión a la falta de infraestructura y, también, a las fallas del servicio de apoyo y del recurso humano especializado.

La Organización Nacional de Trasplante y la Sociedad Venezolana de Nefrología, asociaciones que elaboraron la encuesta, quisieron documentar la disponibilidad de los fármacos para el tratamiento de los pacientes, y presentar propuestas que sirvan de base al diseño de políticas públicas para la debida atención médica, señala el estudio.

Lea también: Nueve de cada 10 personas no pudieron pagar su alimentación diaria en 2017

El número de enfermos atendidos por los especialistas fue un indicador importante. Al ser interrogados sobre la frecuencia con la que los pacientes alegaban dificultades para obtener sus medicamentos, 85% de ellos respondió que atravesaban siempre o con frecuencia problemas para obtenerlos.

Por ello admitieron que muy a menudo debían cambiar el remedio por otro. 90% de los consultados afirmó que los enfermos contactaban varias instancias para conseguir sus medicinas, en su mayoría al IVSS como responsable de los fármacos de alto costo, pero que 90% de los intentos resultó negativo.

Las consecuencias fueron 366 complicaciones médicas, con 26 muertes y 26 ingresos a diálisis por la pérdida del riñón injertado.

Lea más en El Nacional

Escribe tu opinión