“GIORDANI: ¿DÓNDE ESTÁN LOS 29 MIL MILLONES DE DÓLARES?” POR ANTONIO ECARRI

Jorge Giordani  reconoció que no hay explicación sobre el mayúsculo diferencial, que no tiene soporte alguno ni precedente histórico, del faltante de 29 mil millones de dólares en el FONDEM. Esta cifra es la resultante de restar de los 70 mil millones de dólares que le ingresaron a esta institución a los totales de los proyectos aprobados en los listados y el desembolso total que asciende a 41 mil millones de dólares.  Esa diferencia, con el cual se estuviese paliando el desabastecimiento del país, es un escándalo aquí y en la cochinchina. Así que no se haga el loco, señor Ministro de Planificación, pues los venezolanos estamos esperando que usted diga dónde están esos reales que no son suyos, ni de Maduro, ni de los herederos intestato de Hugo Chávez, sino de todos los venezolanos.

No es que los demás churupos del FONDEM están a salvo, pues la gran mayoría de esos proyectos financiados por este organismo y que aparecen en el listado de los 41 mil millones “justificados” (la caja negra que inventó Chávez para burlar controles) hay serias sospechas de sobrecostos y nadie tiene información exacta sobre el destino de esa colosal fortuna. A través de ese Fondo se han anunciado la creación de 72 fábricas “Socialistas” a un costo de 355 millones de dólares ¿dónde están?; el Central Azucarero Ezequiel Zamora se “chupó” 70 millones de dólares y nadie supo más de su producción y, entre otras locuras, montaron una supuesta fábrica de pólvora a un costo de 20 millones de dólares y nadie sabe dónde está y si está produciendo pólvora o se hizo polvo. Una planta de pulpa y papel ha costado 551 millones de dólares y nadie sabe dónde está la fábrica y cuáles son sus rendimientos.

¡Ah! y los proyectos petroleros a Cuba, a través del FONDEM, han alcanzado la astronómica cifra de más de mil millones de dólares, eso sin meter los cien mil barriles diarios que se les regalan y que representan 2.500 millones dólares.  Y así, una serie de proyectos faraónicos que nadie conoce y usted, Ministro Giordani, está en la obligación de explicar y justificarse frente a la nación entera. Después que usted, Ministro Giordani, hizo esa grave denuncia calló y guardó un silencio, que valga el oxímoron, es un escándalo mayúsculo.

Mientras una “boliburguesía” corrupta y depredadora se roba esa inmensa fortuna, veamos qué le ocurre a los pobres y a la clase media venezolana que no tiene acceso a la corrupción oficial: el CENDA nos informa, en su  último boletín de marzo de 2014, que el costo de la vida aumentó 77,8% en un año. El precio de la Canasta Básica Familiar en marzo de este año, se ubicó en Bs. 17.572,50, lo que representa un aumento de Bs. 1.237,89 con respecto al mes de febrero, lo que equivale a 7,6%. La variación anualizada para el período marzo 2014 / marzo 2013 es 77,8%, Bs. 7.668,89, más de dos salarios mínimos (Bs. 3.270,30). Se requieren 5,4 salarios mínimos para poder adquirir la canasta básica.

Si en una familia hay dos salarios mínimos, es decir, Bs. 6.540,60, sólo le permite adquirir 32,7% de la referida Canasta. Los dos salarios mínimos equivalen según la divisa oficial a $1.038,19 y en moneda de la Unión Europea es de 753,52. La variación mensual de la Canasta Básica Familiar se debe al incremento de precios de seis de los siete grupos que la integran. En primer lugar, el rubro de los alimentos subió Bs.1.045,74, es decir, pasó de Bs.8.940,93 a 9.986,67, que representa 11,7%.

Todos los rubros de la canasta alimentaria aumentaron de precio: café, 64,7%; leche, quesos y huevos, 25,6%; frutas y hortalizas, 15,5%; azúcar y sal, 8,9%; carnes y sus preparados, 8,0%; grasas y aceites, 6,0%; pescados y mariscos, 5,6% y así todos los demás rubros de la dieta del venezolano. ¿Por qué este Primero de Mayo, Giordani, no les pides a tus “boliburgueses” que le devuelvan, como regalo a los trabajadores, esos 29 mil millones de dólares?

En definitiva, señor Ministro, la pregunta de las ochenta y ocho mil lochas es la siguiente: ¿esa política económica que estatiza todo, expropia sin necesidad, planifica centralistamente y arruina a los productores privados, conspirando contra la libre competencia,  que se roba los dineros del pueblo y no reduce al Estado a su papel imprescindible de garante de esa competencia sin monopolios, favorece a los pobres? Los venezolanos, Giordani, somos como decía Job Pim: unos más avispados que otros, pero los pendejos…se mueren chiquitos.

Antonio Ecarri Bolívar.

Escribe tu opinión