Efectivos de Polimaturín exigen pago de retroactivo salarial

Imagen cortesía de El Pitazo

(A Todo Momento) — Los portones del comando se mantienen cerrados como medida de protesta y solicitan la destitución del director Aquiles Salazar. Quién se ha ganado el rechazo del cuerpo policial.

En la Policía municipal de Maturín los funcionarios se cansaron de esperar el pago del retroactivo correspondiente al aumento salarial, que el presidente Nicolás Maduro hizo en julio de 2017 para los funcionarios de seguridad. Por ello, unos 150 uniformados decidieron trancar los portones de la institución para exigirle al director, Aquiles Salazar, que honre su compromiso.

Los policías municipales denuncian que tienen cinco meses cobrando 100.000 bolívares quincenales, que no les alcanza para nada. “El presidente Maduro dijo que el dinero había sido transferido para que nos pagaran cuanto antes el aumento, pero aquí no lo han hecho. El director de la policía lo único que sabe decir es que la alcaldía no tiene plata para pagarnos y la situación es insostenible, porque ningún policía puede mantener a su familia con 100.000 bolívares en una quincena”, dijo un oficial, quien prefirió resguardar su identidad para evitar represalias laborales.

Lea también: Gobierno y Oposición llegaron a reunión del diálogo en Dominicana

Esperan la incorporación de sus compañeros que están de permiso para sumar más voces a la protesta pacífica, que decidieron iniciar desde este viernes 12 de enero sin dejar de atender las emergencias que se reportan a través de los cuadrantes de seguridad.

La institución cuenta con 600 funcionarios, pues 180 han pedido la baja entre finales de 2017 y lo que va de enero en vista del bajo salario que devengan. Los policías indican que con esos 100.000 bolívares solo pueden comprar un paquete de harina de trigo a 80.000 bolívares y dos huevos, cada uno a 10.000.

Mala gestión cataloga Polimaturín 

Los uniformados reclaman, además, la destitución del director Aquiles Salazar, quien es señalado de tener una gestión poco diligente. Salazar está por cumplir dos años al frente de la institución de los tres que lleva intervenida.

Los policías afirman que en este tiempo el organismo se ha descuidado, las dotaciones no han llegado y se han impuestos restricciones, como la suspensión del porte de arma después que el uniformado cumple con sus horas de servicio; “quedamos desprotegidos y si somos atacados por algún delincuente no tenemos como defendernos”, dijo otro funcionario, quien también pidió resguardar su identidad.

En 2015, el gobierno del presidente Maduro anunció que la Policía municipal de Maturín sería intervenida para mejorarla, dotarla y evitar que más funcionarios cayeran incursos en delitos, acciones que no han sido logradas.

Irregularidades hace crecer descontento

El descontento de los policías los llevó a denunciar, además, algunas irregularidades dentro de la institución. Afirman que las motocicletas y las unidades radiopatrulleras entregadas por el ministro Néstor Reverol en 2017, son usadas por Salazar y sus escoltas en lugar de estar en las comunidades.

Escribe tu opinión