Miedo del status-quo: El nacimiento de una Derecha venezolana

Foto: Mayo 27, 2017. REUTERS/Carlos Garcia Rawlins

(A Todo Momento) — Nadie pudo haberse imaginado que hoy, a pocas semanas de finalizar el año 2018, el chavismo estaría más que nunca atornillado en el poder. Y no solo atornillados en el Palacio de Miraflores, sino que además se inventaron una asamblea nacional constituyente, no reconocida tanto dentro como fuera del país, que les sirve para hacer todo lo que quieran, cuando quieran y como quieran.

El chavismo logra lo anterior gracias a que la forzada unión de los partidos de oposición se vino abajo.

¿Quiere decir esto que Venezuela se quedó sin oposición?

No, en lo absoluto. La fuerza opositora que en 2015 le dio el susto más grande que ha sentido el oficialismo desde el golpe de Estado de 2002 continúa intacta. Es más, con la evidente ineficiencia del alto Gobierno para solucionar la crisis económica y humanitaria que diariamente mata a venezolanos, y su insistencia en culpar al imperio, las iguanas y a la propia oposición; se reduce el poder de convencimiento del régimen.

El pueblo opositor, que sin dudas es la mayoría de la población venezolana, se encuentra actualmente huérfano de una dirigencia que lo represente. Y es que nadie quiere volver a depositar su confianza en un liderazgo que lejos de defender sus principios, ideales y las exigencias de una población desesperada por un cambio, lo que hace es prometer cosas que no cumple y no se pierde ni una sola oportunidad para sentarse a hablar con el régimen para pedirle de “por favor” que haga unas elecciones libres que ellos no se pueden dar el lujo de ceder, no vaya a ser que les pase lo mismo que en 2015.

La “oposición extremista”

Hace un mes el derechista Jair Bolsonaro ganó la presidencia de Brasil. Un hecho que impactó a toda la región y que puso los ojos del mundo sobre el gigante suramericano.

En aquel entonces, en un programa radial de tendencia oficialista, un invitado advertía que la falta de una oposición en Venezuela podría provocar que muchos ciudadanos vieran en un líder como Bolsonaro, una esperanza.

Y esto cada día se hace más posible si uno observa las recientes encuestas. El pasado 9 de noviembre, durante el programa radial “La Cola Feliz” del periodista Nélson Bocaranda, un vocero de la encuestadora Pronóstico, luego de desglosar el descontento existente de los venezolanos hacia las políticas de Maduro y la desconfianza hacia los partidos tradicionales, ya al final, a pocos segundos de terminar el programa, el experto recalcaba que la única líder que ha sumado puntos por su coherencia en el discurso es María Corina Machado. Un dato que no fue incluido en la publicación exclusiva del portal runrun.es.

Estos resultados van en concordancia a lo ya publicado desde el pasado mes de agosto por la encuestadora Meganálisis en la que reflejan que Machado es la figura política que más inspira confianza, superando con creces a Capriles y Henry Ramos Allup.

Crece el nerviosismo

Las redes sociales se convirtieron en un hervidero ayer miércoles 15 de noviembre tras conocerse las declaraciones del exgobernador Henrique Capriles en contra de María Corina Machado y su juramento de guerra, “los vamos a combatir”, hacia lo que él califica como una “secta extremista”. Afectando de esta forma, aún más, su precaria popularidad.

La arremetida, lejos de ser solo contra Machado; fue contra aquellos ciudadanos que ven en su discurso liberal una postura digna de apoyar.

Y no solo eso, el propio Diosdado Cabello, en su programa semanal “Con El Mazo Dando”, de ese mismo día, advirtió a sus seguidores sobre dos miembros de la Resistencia, Roderick Navarro y Eduardo Bittar, a quienes acusó de chulos y traidores a la patria (como lo hace con todos los opositores), que andan “conspirando” contra la revolución. Navarro y Bittar desde hace tiempo que se autodeclararon de tendencia derechista y han sido mediáticamente impulsados desde Brasil por el mismísimo presidente electo, Jair Bolsonaro.

El nacimiento de una verdadera derecha en Venezuela

La gran mayoría de los partidos que durante ya casi dos décadas han hecho oposición al chavismo son social-demócratas o de marcada tendencia izquierdista. En las redes sociales, los internautas argumentan que hace falta un verdadero movimiento de derecha que lidere una avanzada contra las imposiciones del régimen.

Y no se trata de glorificar a María Corina Machado o cualquier otro rostro que sin tapujos se asuma capitalista, sino lo que esas ideas, totalmente contrarias al izquierdismo, significan para un país que a gritos implora por un rumbo distinto al actual.

Por: Right-wing venezuelan

Escribe tu opinión