Megaleñazo | Por Armando Martini

(A Todo Momento) — Megaleñazo | Por Armando Martini @ArmandoMartini

Meganálisis confirma lo que otras encuestadoras y estudios de opinión han detectado, a veces lo ocultan, pero todos lo perciben. ¡Esto no da para más! El castro/madurismo tiene cierto poder, pero muy poca o nada credibilidad; ya nadie cree en los alardes de Maduro, los jefes chavistas empiezan a mirar a su alrededor para ubicar a dónde logran escapar del desastre que se les viene encima, lo observan, escuchan, olfatean. Y muchos, hasta no hace mucho hablachentos, se mantienen en silencio y se apartan poco a poco.

Si están teniendo conversaciones y negociaciones ocultas no lo sabemos, pero los chismes de entendidos aseguran y confirman que las hay. Nada que extrañar. La verdad es que podría ser preferible perder relojes, inmuebles, carros de lujo y aviones a cambio de aportar datos, que perderlo todo y además dar con sus bien cultivadas barrigas en una cárcel estadounidense o europea.

Soñaban vivir ellos, sus hijos y nietos opíparamente por generaciones en ciudades más agradables y confortables como Nueva York, Miami, París, Roma, Mónaco, Londres, Madrid o Dubai, que en la Venezuela insegura, atiborrada de huecos, con electricidad intermitente, agua y gas a veces, y gasolina que muchas veces desaparece, ¿de qué sirve tener varios vehículos, si no hay combustible para que traguen con potencia y alegría?

Alrededor de 85% de la ciudadanía está y se manifiesta, harta, agotada, exhausta. Enferma y no encuentra medicinas –y las que consigue no tiene cómo pagarlas–, hambrienta y sin posibilidad de comprar alimentos.

Los sinvergüenzas que se enriquecen con los productos CLAP también se angustian; los cercanos proveedores mexicanos están siendo investigados y trabados por las autoridades de ese país y, aunque el camarada populista López Obrador afirme que recibirá con gusto a Maduro en su toma de posesión presidencial, nada hace para frenar una investigación incómoda que podría ser durante los próximos años eventual refugio para el castro-madurismo fugado.

Aunque México, oficialmente llamado Estados Unidos Mexicanos con todo y nuevo chavista presidente, sigue teniendo su eterno problema: es ruta hacia Estados Unidos, estando demasiado cerca del coloso que lleva tiempo con la mirada puesta en los disparates castro-venezolanos.

La última encuesta de Meganálisis –firma investigadora que ha venido siendo muy acertada en sus conclusiones y predicciones– revela con cifras y porcentajes escalofriantes (para los castros/maduristas) que a la revolución chavista se la está llevando el ventarrón de su propio desastre. Todo indica y la gente opina que estamos en el epílogo de la tragedia.

Puede que el combatiente chavista esté “pondrón”, -deformación de la palabra inglesa “punch drunk”, utilizada como termino boxístico. Se esgrime para definir a un boxeador que se encuentra en sus últimos años y que, por tanto, recibe muchos golpes, y en el lenguaje coloquial para señalar a las personas limitadas de fuerzas por causa de la edad o la falta de ejercicio.

“Ya estáis pondrón, no aguantáis nada”, que aguante porrazos porque la cara se le ha endurecido a lo largo de ya casi 20 años, pero hasta esos púgiles aguantan trancazos, se mantienen en el ring porque simplemente se les ha olvidado cómo caerse, puede que lleguen al campanazo final sobre sus pies, pero sin fuerza ni conciencia.

A los gobiernos, como bien lo saben la inteligencia, Oscar Schemel y José Vicente Rangel, no los tumban las encuestas. Los derriban los pueblos que expresan sus pensamientos a través de ellas.

El Nacional

Escribe tu opinión