El lobo rojo disfrazado de oveja azul | Por David Gallardo

Imagen referencial

Falta menos de una semana para las regionales y los candidatos están en medio de una campaña que podría ser la menos motivadora en muchos años, la gente ya no cree en las elecciones y mucho menos en los políticos de este país, sin embargo hay ciertos contendientes que dan el todo por el todo, incluso hacen movimientos camaleónicos para buscar el apoyo popular.

Rodríguez quiere mirar al futuro

Héctor Rodríguez es el mejor ejemplo de esto, el dirigente político que ambiciona la Gobernación más poderosa del país sabe que debía abandonar ciertos aspectos del chavismo para así implementar su maniobra de marketing político con un enfoque distinto.

Lea también: ¿Abstencionista yo? | Por Fernando Rodríguez

El abandono del color rojo fue quizás el paso más difícil que debió realizar Rodríguez, sin embargo se debe aceptar que es un paso inteligente. Según la psicología del color, el rojo no solo simboliza violencia, odio, ira, agresividad o peligro; en Venezuela también invoca al chavismo, un tono distinto que recuerda las palabras hambre, represión, violación, crisis, enfermedad, abandono, penurias, colas, dolor y éxodo. Él se refugia en el azul, un color frío que llama a la empatía y a la serenidad, sin embargo el chavismo no solo usa colores, sino que también tiene caras y Rodríguez es una de ellas.

“Mirando al futuro” es una consigna que juega secretamente con el nombre del estado que Rodríguez ambiciona tener, pero más allá del marketing político, quien gobierna Miranda, termina con el antojo de gobernar al país, así que la pregunta más difícil sería: ¿Héctor Rodríguez podría ser un sucesor de Maduro? Esta generación de revelo en el oficialismo se inspiró en las jugadas populistas de Chávez y ahora aplica las represivas de Maduro, así que no es de gran sorpresa que quieran ambicionar el más alto puesto en el país.

En cuanto a los meetings, Rodríguez visita los barrios y le habla a los jóvenes, siempre con una vista populista, jugando con inteligencia con las palabras en su discurso. Es importante recordar que la mayor dificultad que posee es “usar el mensaje del oficialismo, pero no ser recordado directamente por él” o al menos eso es lo que propone su táctica de marketing político. Su comando de acciones también juega un papel populista importante, se encarga de hacer pequeñas reuniones y de empapelar a localidades como Guatire o Petare, pero jamás se ha visto a Rodríguez enfrentarse con Chacao o El Hatillo, lugares icónicos de represión, dolor y muerte.

El chavismo apela secretamente a la abstención, saben que la población no quiere las elecciones regionales, sin embargo necesitan abarcar ese brazo del poder nacional; pero en el caso que gane Rodríguez ¿seguirá con la siembra de wifi gratis en las barriadas? ¿Utilizará la moribunda CorpoMiranda? ¿Curará a Petare de la delincuencia y el hambre? ¿Continuará las obras del metro en Guatire-Guarenas que eran realizadas por Odebrecht?

Escribe tu opinión