Las bodas gays son cada vez mas comunes en Jalisco

Jazmín y Blanca se conocieron por una amiga en común hace nueve años, cuando la discusión política del país giraba en torno a la guerra contra las drogas y no sobre los derechos humanos.

Era 2007. Ellas se hicieron amigas a través del “messenger”, y un día se conocieron y se gustaron. “Lo mío fue amor a primera vista”, dice Jazmín emocionada; nunca se imaginó que en menos de una década podrían casarse en su ciudad, “donde pagamos impuestos, donde vivimos y donde quisimos. Eso es libertad”.

Las bodas entre parejas del mismo sexo dejaron de ser una moda para hacerse costumbre en Jalisco.

Desde el 29 de enero pasado ya se han llevado a cabo 87 matrimonios de este tipo. Sin embargo, los diputados se niegan a reformar el Código Civil, que de acuerdo con una resolución de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, tiene artículos discriminatorios, pues sólo considera el matrimonio como un acto civil entre un hombre y una mujer.

“Nunca pensamos que tantas personas nos quisieran tanto. La boda fue muy bonita. Primero fue la boda al civil, el miércoles. Y ya el fin de semana hicimos una fiesta en un bar de una amiga y fue muy padre ver que era una boda común, con nuestras familias y nuestros amigos”, dice esta joven emprendedora que hoy tiene seguridad social gracias al contrato civil que firmaron ante un oficial del Registro civil de Guadalajara.

Es precisamente la capital de Jalisco la que más uniones entre parejas del mismo sexo registra ante Registro Público estatal, con 51 enlaces matrimoniales. Le siguen Zapopan, con 20, Tlaquepaque ya suma ocho casos, Puerto Vallarta con cinco y Tlajomulco tiene tres casos más.

Las mujeres son las que han utilizado más este derecho que los hombres. Son 54 enlaces de mujeres que se casan con mujeres y 33 donde los hombres comparten vida con su esposo.

Son socios de un contrato civil que les permite acceder a seguridad social, derechos sociales como el Infonavit y que les permite, sobre todo, tener certeza jurídica ante una emergencia.

Jazmín dice que una parte importante de su decisión de casarse fue porque a Blanca la van a operar en octubre próximo. “Y aunque vivimos juntos desde hace siete años, legalmente yo no era su familia”. Ahora podrá acompañar a su esposa en la convalecencia, y tomar decisiones imprevistas si se llegara a presentar el caso.

Empresas jaliscienses son gayfriendly

No sólo se trata de derechos, también de consumo. Jalisco es el estado con mayor cantidad de negocios que se han certificado en políticas amigables con la comunidad gay, bisexual y transexual (LGBT).

La Secretaría de Turismo a nivel federal documentó que en 2015 hubo 38 negocios que obtuvieron el distintivo, de un total de 140 que se otorgaron en todo el país.

Este medio obtuvo un informe, vía Ley de Transparencia, que afirma que después de Jalisco, con 38 negocios, le siguen Oaxaca con 35, Guerrero con 30, Morelos con 26, Veracruz con 13, y la Ciudad de México con apenas siete establecimientos “gayfriendly”.

De acuerdo con el “Plan de estandarización de contenidos del destino y acreditación”, son los hoteles, museos, agencias de viajes, haciendas y restaurantes los principales giros comerciales que se han acercado a la capacitación para ofrecer servicios especializados a un sector de la población que, por su perfil, pueden generar “excedentes” monetarios que podrían ser aprovechados por la industria turística.

De acuerdo con un diagnóstico dado a conocer en 2015 por la Secretaría de Turismo federal, México, es un país donde se estima una población de cuatro millones 800 mil habitantes de la comunidad LGBT. A ellos se suman cuatro millones 500 mil visitantes anuales, que prefieren destinos como Cancún, la Ciudad de México, Puerto Vallarta y Guadalajara.

Los hábitos de consumo

Existe un diagnóstico de Potencialidad en los Destinos de México para el segmento LGBT que dio a conocer la Secretaría de Turismo en 2015, donde se puede encontrar el perfil de consumo de las personas que viven la diversidad sexual y es concluyente: tienen más dinero porque muchos no persiguen la crianza como un objetivo de vida. Además, sus empleos son bien remunerados.

El estudio señala que para dirigir un programa de difusión y comercialización, es importante conocer el mercado objetivo. Por ejemplo, 37 por ciento de los viajeros son tomadores de decisiones de compra en sus trabajos, además de que gastan más dinero en las atracciones del destino.

De los viajeros, sólo el 3 por ciento de los hombres y el 13 por ciento de las mujeres tienen hijos, mientras que 14 por ciento de los hombres y el 24 por ciento de las mujeres están legalmente casados.

Generalmente viven en pareja. Seis de cada 10 tienen casa propia y casi el 90 por ciento tiene auto. Además, son universitarios en una proporción de siete de cada 10 personas.

El estudio señala que el gasto promedio semanal en cuestiones de entretenimiento rebasa los 100 dólares, y gran parte de sus ahorros los destinan a viajar. Realizan cinco viajes en promedio al año, tres por cuestiones de vacaciones y dos más para visitar a sus familiares, pues suelen vivir lejos del núcleo familiar.

“Tienen hábitos, gustos y preferencias diferentes que los caracterizan en sus viajes: prefieren visitar playas y ciudades. Los eventos de la comunidad gay siguen siendo motivadores del flujo para viajeros de menos de 35 años, y esto genera una mayor cantidad de noches-cuarto, con hasta cinco noches“.

De acuerdo con el diagnóstico, sus motivadores de viajes tienen que ver con “explorar nuevos destinos, descanso, visitas familiares, cultura y romance”. Mientras que los canales de compra que utilizan son primordialmente las compras a través de páginas de internet de hoteles y aerolíneas.

Vía Maspormas.com

Escribe tu opinión