Régimen de Ortega usa drones con el fin de reprimir al pueblo

imagen referencial

(A Todo Momento) — Pese a que, desde el 2014, en el país está prohibido el uso de drones a una elevación mayor de los cien pies de altura con treinta metros horizontales de desplazamiento, en la crisis sociopolítica que vive Nicaragua, han sido utilizados para vigilar a la población atrincherada en diferentes zonas, según testimonios de los mismos ciudadanos. Reseñó La Prensa

A mediados de junio, en León, la población que se manifestaba en contra del presidente designado por el poder electoral, Daniel Ortega, logró derribar un equipo no tripulado a punto de morterazos.

Lea también: Un sismo de magnitud 4,8 sacudió el Caribe sur de Nicaragua

Así como en la ciudad universitaria, que ha sufrido terribles ataques por parte de fuerzas paramilitares, en otros departamentos del país que han estado bajo terrorismo de Estado también la población ha reportado el avistamiento de drones.

Para el experto en telecomunicaciones, Carlos Leal, el problema radica en el uso que se haga de la herramienta. “Está mal que se utilicen drones para atacar al pueblo”, así como cualquier otro elemento que tenga ese mismo fin, consideró.

Violación a derechos humanos

Manuel Díaz, especialista en marketing digital, explicó que existe una tendencia en el mundo de regular, de manera responsable, el uso de drones, pero indicó que, en el caso del Gobierno, “tenemos que desconfiar que lo hace por razones más política”, explicó.

Al igual que Leal, Díaz también se refirió a la forma en la que se está usando el dron. Él lo explica así: “lo que pasa es que ya sabemos las intenciones y para que lo están ocupando, lo están ocupando para ataques militares, parapoliciales, lo cual si es una grave violación a los derechos humanos. El uso del dron no es una grave violación a los derechos humanos, para lo que lo están usando si”, consideró el especialista.

De cara al constante asedio por parte de grupos paramilitares, que a punto de fuego, quitan los tranques de la población autoconvocada, los ciudadanos se han organizado, y además de barricadas, también han abierto zanjas, regado trozos de vidrios sobre avenidas, han puesto gruesos troncos de árboles en puntos estratégicos, entre otras formas para resistir un inminente ataque.

Esa misma población, que ha estado en las trincheras en varias zonas del país, en especial, Masaya y León, han escuchado el sonido del dron y, algunos, hasta los han grabado. Ellos creen que el Gobierno los usa para conocer cuáles son las condiciones del terreno, previo a una posible incursión.

Hijo de los Ortega-Murillo

También los estudiantes que estuvieron atrincherados en la Universidad Politécnica de Nicaragua (Upoli), denunciaron en múltiples ocasiones que, además de drones, un helicóptero sobrevolaba la zona; el objetivo era el mismo: espiar cómo estaban organizados.

Cabe mencionar, que esta universidad fue asediada constantemente por los huestes de Ortega, y los ataques se desarrollaban, principalmente, en horas de la noche y madrugada.

La disposición que prohíbe el uso de dron no ha sido aplicada a todos. Difuso Comunicaciones S.A, propiedad de Juan Carlos Ortega, hijo de Ortega, que inició operaciones en el 2012, si usó esta tecnología con fines publicitarios, mientras que la empresa independiente Aerial Cam, que también usaba drones, debió acatar la disposición ante la posibilidad que la sancionaran.

Buen uso de drones

Ante la prohibición emitida por el Instituto Nicaragüense de Aeronáutica Civil sobre el uso de equipos no tripulados o drones, que operen a una elevación mayor de los cien pies de altura con treinta metros horizontales de desplazamiento, el Consejo Superior de la Empresa Privada había preparado una normativa técnica del uso de drones que presentaría a la Asamblea. Esta permitiría hacer una labor más eficiente en diferentes sectores productivos y el turismo.

Lea también: Gobierno de EUA evacúa de Nicaragua a su personal no esencial

Escribe tu opinión