Putin quiere seguir en el poder hasta 2024

(A Todo Momento) — Finalmente el actual presidente ruso Vladimir Putin admitió que quiere seguir gobernando hasta 2014 y anunció que se presentará a la reelección en las próximas elecciones presidenciales de Rusia pautadas para el 18 de marzo de 2018. ABC.

Acaba de hacer el anuncio ante el colectivo de trabajadores de la fábrica automovilística GAZ (Gorki), en la ciudad de Nizhni Nóvgorod, situada a poco más de 400 kilómetros al este de Moscú. “Sí, voy a tomar parte en las elecciones para el puesto de presidente”, aseguro ante los empleados de la factoría en medio de fuertes aplausos.

Horas antes ya había dado a entender que la noticia estaba al caer. Pero esta vez se ha hecho mucho de rogar. El anuncio de que Putin se presentaría a las presidenciales de marzo de 2012 lo hizo el ahora primer ministro, Dmitri Medvédev, en septiembre de 2011. Por eso, en los últimos meses, cada vez que la prensa tenía oportunidad, le preguntaba sobre sus planes en relación con su posible candidatura y la respuesta invariablemente era “diré en su momento si me presento o no”.

Lea tambiénABC: ¿Por qué no es Rusia una democracia?

Lo cierto es que prácticamente nadie dudaba que Putin sería candidato para ocupar la jefatura del Estado otros seis años más. Algunos incluso creen que seguirá siéndolo también a partir de 2024 y así mientras la salud se lo permita. El jefe del Kremlin llevaba haciendo campaña de forma clara desde mayo. Por eso, han sido muchos los comentarios y especulaciones sobre la razón de que esta vez se haya demorado tanto en hacer pública su intención en relación con los comicios.

Otro candidato

Se ha hablado de disensiones entre los “chequistas” (servicios secretos) y los “liberales” que ocupan las carteras económicas del Gobierno y la dirección del Banco de Rusia. Los primeros apoyarían el actual pulso con Occidente mientras que los segundos, al parecer, hubieran preferido otro candidato también del régimen, pero capaz de recomponer las relaciones con EE.UU. y la UE para propiciar el levantamiento de las sanciones.

Los actuales sondeos, en la medida en que puedan ser fiables, ya que los realizan institutos sociológicos dependientes en mayor o menor medida del poder, señalan que Putin sería ahora mismo el candidato con más posibilidades de obtener la victoria. Los porcentajes varían entre el 60% y el 80%.

Su popularidad real, a juicio de los opositores extraparlamentarios, como Alexéi Navalni, Mijaíl Kasiánov o Grigori Yavlinski, no llega al 50%, pese a que la mayor parte de ellos admiten a regañadientes que el actual inquilino del Kremlin, pese a todo, encabeza las encuestas.

Lea también: Hamás llama a los palestinos a rebelarse este viernes

Habrá que ver a qué candidatos permite Putin disputarle la presidencia. Al más solvente, Navalni, ya le ha dicho la Comisión Electoral Central que no podrá participar en las elecciones por tener antecedentes penales.

Tampoco es seguro que la glamurosa presentadora televisiva, Ksenia Sobchak, pueda entrar en liza y tampoco Yavlinski. Sí podrán presentarse con toda seguridad el líder comunista, Guennadi Ziugánov y el ultranacionalista Vladímir Zhirinovski, pero ninguno de los dos han sido nunca una amenaza para Putin.

Lo que siempre ha querido evitar el primer mandatario ruso es tener que ir a una segunda vuelta con el otro candidato más votado, por lo que pueda pasar. Para ello necesitará superar en primera vuelta el 50% de los votos, algo que esta vez podría no ser tan fácil como en los anteriores comicios presidenciales de 2000, 2004 y 2012, En las elecciones de 2008 dejó que se presentara a Medvédev, que ejerció la Presidencia sólo un mandato.

ABC

Escribe tu opinión