Ministro español Màxim Huerta presentó su dimisión por fraude fiscal

(A Todo Momento) — Màxim Huerta, ministro español de Deporte y Cultura designado el 6 de junio por el presidente de España; Pedro Sánchez, presentó su dimisión por un escandalo de fraude fiscal en el que esta involucrado. Infobae

Huerta, que ya de por sí fue una designación insólita, entrará en la historia de España como el ministro que menos tiempo ha durado en más de cuarenta años de democracia. El periodista y escritor acudió a La Moncloa a presentar su dimisión a raíz de las informaciones publicadas por El Confidencial que aseguran que fue condenado por defraudar más de 200.000 euros a Hacienda. El diario digital publicó dos sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que datan de mayo de 2017 y así lo acreditan.

Vea también: Diez disidentes de las FARC fallecieron en un bombardeo

El fraude fiscal de Huerta tuvo lugar en 2006, 2007 y 2008, cuando el periodista y escritor se hacía un nombre en España de la mano de un conocido programa de televisión que cubre la actualidad del corazón. El pecado: haber utilizado su casa de la playa en la costa de Alicante para abaratar su factura fiscal. Su maniobra consistió en tributar impuestos de sociedades cuando debía hacerlo como IRPF (Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas), es decir, el mordisco de Hacienda debía ser del 48% y su estrategia ilegal lo dejó en 25%.

El veredicto descartó la posibilidad de que se tratara de un hecho llevado a cabo por la ignorancia: “Ha actuado, cuando menos, negligentemente, con el resultado de eludir el cumplimiento de sus obligaciones fiscales tributarias en perjuicio del erario público”.

Vea también: Trump sostiene que “la amenaza nuclear norcoreana ha desaparecido”

Huerta había reaccionado en una cadena de radio española alegando que “no ocultaba nada” y estaba “al corriente de sus obligaciones tributarias”, lo que hacía indicar que la dimisión no era una carta en su baraja. Sin embargo, las presiones recibidas por Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y su principal valedor, han agilizado el proceso. Huerta, a la calle.

Su carrera política, salpicada por una retahíla de tuits contra el deporte y en contra de partidos independentistas catalanes, ha durado una semana. Tras la dimisión, Huerta compareció en público declarándose inocente y limitando las acusaciones a una campaña para debilitar a Pedro Sánchez.

Vea también: AIE advirtió un declive petrolero en Venezuela e Irán

“Me voy para que el ruido de toda esa jauría no rompa este proyecto que ha ilusionado a tantas personas en este país, el de Pedro Sánchez, y que la cultura y este país necesita”, constató. “Me voy porque necesitamos transparencia, hasta cuando no hay nada turbio. Esta es la diferencia con los demás y la que quiero marcar hoy”.

Infobae

Escribe tu opinión