Merkel: “No habrá Brexit con acuerdo si Irlanda del Norte no permanece dentro de la unión aduanera”

(A Todo Momento) — La recta final del Brexit pasa hoy por Berlín. Antes de recibir en la Cancillería de la capital alemana y en dos reuniones sucesivas al presidente del Parlamento Europeo, David-Maria Sassoli, y al presidente del Consejo Europeo, Donald TuskAngela Merkel ha hablado por teléfono con el primer ministro británico, Boris Johnson, para advertirle que es “altamente improbable” alcanzar un acuerdo si no hay más concesiones por parte del Gobierno británico.

Por Rosalía Sánchez | ABC de España

En esta conversación, la canciller ha expuesto la posición de Alemania respecto a las última propuesta de Londres, que ha calificado como “insuficiente” y ha trasladado que esta misma es la posición de la UE en su conjunto, tratando de obtener de Johnson alguna concesión.

Merkel ha dicho a Johnson concretamente que un acuerdo es “abrumadoramente improbable” a menos de que Londres acepte mantener la provincia británica de Irlanda del Norte dentro de una unión aduanera con la Unión Europea, según han confirmado fuentes del Gobierno británico.

Pero la respuesta que ha obtenido es que esta exigencia hace que un acuerdo sea “esencialmente imposible”, además de un mensaje de determinación en mantenerse en la última propuesta como única posibilidad de acuerdo.

El Gobierno alemán ha confirmado esta conversación, aunque no los términos concretos expresados por la canciller.

Lea también: La compañía británica Transferwise suspenderá servicios en Venezuela desde este #21Oct

El portavoz del Gobierno federal, Steffen Seibert, reconoce que la llamada telefónica tuvo lugar, pero rechaza hacer cualquier comentario sobre el contenido. “Como de costumbre, no informamos tales discusiones confidenciales”, ha dicho en Berlín. Fuentes del Ministerio de Exteriores alemán, sobre la versión de la conversación que ha trascendido desde Londres, aseguran que “si Johnson se niega a hacer concesiones en este punto es muy posible que no haya acuerdo, ni ahora ni nunca”.

El principal punto de discusión sigue siendo por tanto la frontera en la isla irlandesa, que se convertiría en una frontera externa de la UE después del Brexit.

Si se estableciesen reglas uniformes en toda la isla irlandesa para ciertas áreas del comercio, pero en términos prácticos esto significaría que los alimentos, productos agrícolas y animales de granja de Irlanda del Norte todavía estarían sujetos a las normas de la UE. Solo así podrán exportarse fácilmente a Irlanda y, por lo tanto, al resto de la Unión.

Lo mismo debería aplicarse a los productos procesados. El problema desde el punto de vista de Bruselas es que Irlanda del Norte abandonaría el territorio aduanero de la UE. La UE también quiere evitar una frontera dura en ese punto para evitar un resurgimiento del conflicto de Irlanda del Norte.

Escribe tu opinión