Mark Zuckerberg no convenció al Congreso de Estados Unidos

congreso
Foto: AFP / SAUL LOEB.

(A Todo Momento) — Mark Zuckerberg, fundador y CEO de Facebook, rodeado de decenas de fotógrafos durante una audiencia ante el Congreso de Estados Unidos fue la fotografía que recorrió todas las redes sociales.  Reseñó El Tiempo.

El joven multimillonario abandonó durante dos días la tradicional camiseta gris que viste en eventos públicos y la reemplazó con un traje negro y una corbata azul.

Zuckerberg acudió primero ante una comisión del Senado y luego ante una de la Cámara de Representantes para dar la cara por el peor escándalo que ha vivido la red social que fundó en el 2004, cuando estaba en la universidad. A sus 33 años, tuvo que admitir ante el mundo que es el responsable de que los datos de 87 millones de usuarios hayan sido vendidos a la firma Cambridge Analytica, que luego los utilizó para crear un programa informático capaz de predecir las decisiones de los votantes estadounidenses e influir en ellas.

Vea también: El servicio de mensajería Telegram fue bloqueado en Rusia

Aún más: reconoció que su propia cuenta está entre las vulneradas y que los 2.200 millones de personas que hacen uso de su plataforma deberían asumir que su información se ha visto comprometida. Pero, después de cerca de diez horas (cinco en cada cámara), no logró tranquilizar a quienes creen que no se ha visto más que la punta del iceberg.

En su columna para Bloomberg, Shira Ovide lo puso así: “Si Facebook ofreciera un acuerdo limpio –recibes un servicio gratuito y útil a cambio de ver publicidad basada en tus gustos–, Zuckerberg no debería tener problema en explicar cómo funciona. Lo que vimos, en cambio, fue que enfrentado a la posibilidad de explicar la relación de Facebook con sus usuarios, esquivó las preguntas. Un montón”.

La cuestión del hotel

Visiblemente nervioso, el CEO titubeó ante muchas cuestiones y usó en no menos de 20 oportunidades alguna variación de la fórmula: “Mi equipo se pondrá en contacto con ustedes”. En un momento particularmente intenso, tuvo que responder “no” cuando el senador Dick Durbin, 40 años más viejo, le preguntó: “¿Se sentiría cómodo compartiendo con nosotros el nombre del hotel en el que se hospedó anoche?”

La pregunta del congresista metió el dedo en la llaga del problema que enfrenta Facebook: su incapacidad para garantizar la seguridad de la información privada de decenas de millones de sus usuarios.

En ‘Quartz’, Hannah Kozlowska resumió el asunto así: “No quiso reconocer cuán invasiva es Facebook y lo vimos evadir preguntas sobre el rastreo real que hace la plataforma. Quiso mostrar una cierta historia, enfatizando sus orígenes humildes en su dormitorio de Harvard, pero sonó más a una serie de excusas por las malas prácticas de la empresa”.

Lea también: Cinco cosas sobre Facebook que develó Mark Zuckerberg

CNN también le cobró a Zuckerberg el tratar de jugar dos cartas aparentemente incompatibles. El editor Chris Cillizza escribió: “En un momento dice: ‘Esto no es ciencia de cohetes: tenemos que impedir las noticias falsas’. Pero minutos después dice: ‘Con una comunidad de 2.000 millones de personas, no podemos prometer que vamos a encontrar todo”.

El congresista Frank Pallone también lo sacudió al preguntarle a quemarropa si se comprometería a cambiar las configuraciones de la red social para reducir al mínimo posible la recolección y uso de datos. Zuckerberg evadió la respuesta señalando que “es un tema complejo que merece más que una respuesta de una palabra”.

Pese a algunas patinadas en las que quedó en evidencia que no entienden del todo el funcionamiento de internet (una pregunta le pedía explicar qué pasa en el momento de “enviar un ‘mail’ en WhatsApp”, y otra pareció sugerir que quien la hizo no entiende que Facebook vende publicidad), los legisladores le dejaron claro que la política de privacidad de su compañía es inadecuada y que es necesaria una regulación que evite el posible acceso a los datos por parte de terceros. “Estamos investigando muchas ‘apps’ y vamos a realizar una auditoría para establecer si están usando los datos de manera apropiada”, respondió él.

Aunque ‘sobrevivió’ a su paso por el Congreso, Zuckerberg no pudo desactivar las suspicacias sobre el rastreo que Facebook hace de la actividad de personas que no son usuarias de esta red. Cuando trataba de enfatizar que su empresa no vende la información puntual de ninguna persona, se vio obligado a reconocer que sí la recoge por montones, incluso si se trata de individuos que nunca se registraron en Facebook.

Tampoco pudo contestar satisfactoriamente la pregunta de por qué la red no notificó a los afectados cuando supo de la filtración de sus datos a Cambridge Analytica, ni cómo podría garantizar la integridad de futuras elecciones en su país y en otros.

Enfrentado directamente a la pregunta, la cabeza de la red social más exitosa del mundo no logró disipar las dudas acerca de si esta se ha vuelto demasiado grande y compleja para que él pueda controlarla.

Vea también: Las 10 apuestas millonarias del gigante informático Amazon

Para Sergio Llano, experto en redes y doctor en comunicación, es evidente que Facebook es una mina de oro, teniendo en cuenta que los datos de interacción de sus usuarios (desde un ‘like’ y un comentario hasta el clic en una página) son útiles para compañías de mercadotecnia, campañas de publicidad y estrategias para mejorar la experiencia del usuario.

Los cuestionamientos sobre el modelo de negocios de la firma, agrega, se deben a que “se sospecha que Facebook obtiene dinero por la venta de datos”. ¿Cuál sería la manera de cambiar ese modelo, como piden cada vez más voces? Con una intervención que establezca “qué tipo de información del usuario se puede hacer público”, responde Llano.

Zuckerberg admitió que regular las redes es un paso “inevitable”, pero advirtió que las reglas podrían obstaculizar el crecimiento de la industria.

Después de su comparecencia del martes en el Congreso, tres senadores presentaron una propuesta de ley para obligar a las empresas tecnológicas a obtener el permiso expreso de los usuarios antes de recopilar y compartir sus datos personales.

Mientras tanto, quizá no sea mala idea tener en cuenta estas palabras de Zuckerberg: “Cuando alguien quiere publicar algo en Facebook, acude al servicio de forma proactiva y elige compartir una imagen o escribir un mensaje. En Facebook tienes control de la información. El contenido que publicas lo puedes borrar cuando quieras. Incluso puedes irte de la red”.

Lea también: Abogados de EUA y Gran Bretaña demandaron a Facebook

Escribe tu opinión