China rechaza vincular acuerdo comercial EUA con Hong Kong

(A Todo Momento) — Tras alertar de que el Ejército chino estaba concentrando tropas en la frontera con Hong Kong, Donald Trump sigue presionando al régimen de Pekín con sus tuits en forma de misiles teledirigidos.

Por Pablo M. Díez | ABC de España

En una serie de mensajes escritos el miércoles por la noche en Twitter, el presidente de Estados Unidos vinculó la guerra comercial a una solución pacífica a las protestas democráticas de Hong Kong, que suponen el mayor desafío para China desde la devolución de la colonia británica en 1997. La respuesta de China es la lógica: que Hong Kong es un asunto interno.

“Conozco al presidente Xi de China muy bien. Es un gran líder que tiene el respeto de su pueblo. Es también un buen hombre en un “negocio duro”. Tengo cero dudas de que si el presidente Xi quiere resolver rápida y humanamente el problema de Hong Kong, puede hacerlo. ¿Un encuentro personal?”, le interpeló Trump a través de dicha red social sugiriendo una reunión.

A finales de junio, ambos se sentaron frente a frente en la cumbre del G-20 en Japón y acordaron una tregua a la guerra comercial que enfrenta a sus dos países desde hace más de un año. Mientras siguen las negociaciones, y como gesto de buena voluntad, Trump ha aplazado hasta diciembre los aranceles a importaciones procedentes de China previstos para el próximo mes.

Lea también: Bulgaria rechazó acciones del régimen de Maduro contra la Asamblea Nacional

Insistiendo en que “millones de empleos se están perdiendo en China» y «miles de empresas se están marchando”, aseguró que Pekín “quiere llegar a un acuerdo”. Pero le propuso “trabajar humanamente con Hong Kong primero”.

Una oferta que Pekín no dudará en rechazar argumentando, como es lógico, que las protestas que tienen revolucionada a la ciudad desde junio son una cuestión interna.

Además, la propaganda china acusa a “manos negras extranjeras” de estar detrás de la agitación política de Hong Kong para debilitar al régimen, apelando al nacionalismo para galvanizar a la sociedad en torno al Partido Comunista.

Sin pruebas de más peso, los medios oficiales esgrimen una foto de la responsable política del Consulado de EE.UU. en Hong Kong, Julie Eadeh, con jóvenes líderes democráticos como Joshua Wong y Nathan Law. Aunque la imagen fue tomada la semana pasada a plena luz del día en el “lobby” de un hotel de lujo en Admiralty, el barrio del Gobierno y los edificios oficiales, para muchos chinos imbuidos de la propaganda se trata de una “conspiración” y hasta una “traición”.

Lea tambiénRusia: “Refugiados venezolanos son entrenados en base militar británica”

En virtud del principio de “un país, dos sistemas” que rige en este enclave semiautónomo, las autoridades chinas han dejado en manos del Gobierno local de Hong Kong la respuesta policial a las manifestaciones, que empezaron de forma pacífica y han derivado en una “guerrilla urbana” capaz de paralizar la ciudad y tomar el Parlamento o el aeropuerto.

Pero la concentración de camiones militares y tropas de la Policía Armada en Shenzhen, justo al otro lado de la frontera, ha despertado el temor internacional a que Pekín esté perdiendo la paciencia. Según informa la Deutsche Welle, así lo demuestra el llamamiento a la contención de la canciller alemana, Angela Merkel, quien pidió el miércoles “evitar la violencia” y “una solución dialogada basada en la Ley Básica de 1997, que garantiza las libertades de la gente”.

En medio de esta tensión creciente, y mientras el aeropuerto intenta recobrar la normalidad tras el caos de los días anteriores, para este fin de semana hay convocada una nueva manifestación que aspira a ser multitudinaria. Organizada por el Frente Civil por los Derechos Humanos, que sacó a millones de personas a la calle en las marchas de junio contra la ley de extradición a China, pretende seguir demostrando la fortaleza y el pacifismo de las demandas democráticas de Hong Kong.

Escribe tu opinión