Doble atentado en Afganistán dejó al menos 48 muertos

(A Todo Momento) — Horas después de un ataque insurgente en el norte del país contra un mitin del presidente afgano, Ashraf Ghani, que dejó 26 fallecidos, otro atentado, reivindicado por los talibanes, se registró contra una oficina del Ministerio de Defensa de Afganistán, dejando un saldo de 22 muertos y 38 heridos.

El primer atentado, perpetrado por un atacante suicida, se ha producido cuando ha estallado un artefacto adherido a un vehículo policial en una de las calles principales de Charikar, capital de la provincia de Parwan -justo al norte de Kabul-. El vehículo se dirigía al al mitin de Ghani, ha explicado a Efe la portavoz del gobernador regional, Wahida Shahkar.

Víctimas civiles

Como mínimo, 24 personas han perdido la vida y 31 han resultado heridas, según ha confirmado Abdul Qasim Sangin, el director del hospital provincial de la zona. “Hay mujeres y niños entre las víctimas y la mayoría de ellos parecen ser civiles. Las ambulancias aún están realizando su labor y no podemos descartar que haya más víctimas”, ha lamentado el director. “Todos los miembros del equipo de campaña, en particular el presidente Ashraf Ghani y otros oficiales, se encuentras bien e ilesos” ha confirmado Jawid Faisal, un portavoz del equipo de campaña de Ghani.

Menos de una hora más tarde, a sesenta kilómetros del primer ataque, una segunda bomba ha explotado en el centro de Kabul, cerca de la plaza Masood del distrito policial 9, a apenas 300 metros de la embajada de Estados Unidos, según ha comunicado el portavoz de la policía de la capital afgana, Firdaws Faramarz.

Lea también: Trump estrecha su búsqueda para un nuevo asesor de Seguridad Nacional

La policía y fuentes médicas ha comunicado seis muertes y 14 heridos hasta el momento y se está investigando “si se trata de un ataque suicida o de una bomba magnética adjunta a una motocicleta”, según ha hecho público el portavoz del ministerio del Interior, Nasrat Rahimi.

Los talibanes han reivindicado ambos ataques a través de un comunicado emitido por uno de los portavoces de los insurgentes, que han indicado que los ataques iban dirigidos a las fuerzas de seguridad. “La gente estaba advertida del ataque”, han asegurado. “No participéis de las elecciones de la administración títere, porque todos los encuentros de este tipo son nuestro objetivo militar”, continuaba el comunicado, donde advertían que “si a pesar de las advertencias, alguien sale herido, ellos mismos serán los culpables”.

El Periódico

Escribe tu opinión