El escalofriante caso del “violador del ascensor”

Pedro Luis Gallego había sido condenado a 273 años de cárcel por abusar de 18 jóvenes y asesinar a dos. Obtuvo la excarcelación, se mudó de ciudad y volvió a atacar

“El violador de La Paz” ha sido detenido por cuatro delitos de agresiones sexuales en el entorno de ese hospital madrileño denunciados entre abril y mayo. Se trata de Pedro Luis Gallego, el “violador del ascensor”, que actuaba en Valladolid y que fue puesto en libertad a finales de 2013 en aplicación de la derogación de la doctrina Parot. En esta ocasión, la detención se ha producido en Segovia.

Fuentes policiales han informado a EFE de la identidad del detenido, al que ahora se imputan dos agresiones sexuales consumadas y otras dos en grado de tentativa.

Desde hace meses y tras las denuncias de dos mujeres, los investigadores buscaban a este violador que, a punta de pistola, raptaba a mujeres en la calle del Arzobispo Morcillo, situada en el distrito madrileño de Fuencarral-El Pardo, muy cerca del hospital La Paz, para después trasladarlas a otro lugar y agredirlas sexualmente.

Fue a principios del pasado mayo cuando la alarma comenzó a extenderse en el entorno de este barrio y del hospital, después de que varios medios de comunicación informaran de que la Policía buscaba a este violador, que había actuado en la última quincena de abril.  El detenido, que se encuentra en dependencias policiales en Madrid, pasará a disposición judicial en las próximas horas.

Pedro Luis Gallego fue condenado a 273 años de prisión por la muerte y violación de dos jóvenes en Valladolid –de 17 y 18 años–  y  por dieciocho agresiones sexuales que cometía en ascensores.

Aprovechaba su profesión como mecánico de ascensores para acceder a los edificios de sus víctimas. Ahí esperaba a que entraran para, al llegar al ascensor, sujetarlas e introducirlas en el habitáculo para forzarlas, de modo muy cruel, según testificaron sus víctimas.

Salió de la prisión en noviembre de 2013, después de que la Justicia de Burgos decidiera su excarcelación. Lo hizo por unanimidad de la sala en lo penal tras el informe favorable de la fiscalía y en aplicación del fin de la doctrina Parot, que supone aplicar la reducción de condenas para cada una de ellas y no para la suma máxima total. Esto le permitió a Gallego ser liberado en 2013 en lugar de en 2022.

Escribe tu opinión