Eclipse de sol del 21 de agosto podría traer el fin del mundo

(A Todo Momento) -. Todavía queda agosto, pero ya estás refunfuñando porque se acaban el verano y las vacaciones. Sólo de pensar en volver al trabajo, te tiemblan las canillas y se te quita el moreno. Un consejo: disfruta lo que te queda. Porque no va a haber otoño. Literalmente. En septiembre, el mundo se habrá acabado. Eso es lo que cree la comunidad conspiranoica mundial: el planeta Nibiru va a destruir nuestro planeta a la de ya.

Ojo al vídeo, un mejunje loco de volcanes, tsunamis, meteoritos, explosiones atómicas y dioses antiguos:

Lo que ha espoleado esta teoría escatológica (de final de la historia, no de caca) es el eclipse de sol que atravesará Estados Unidos el próximo 21 de agosto. Es un fenómeno extraordinario, que se repite pocas veces y que tiene revolucionados a los cientificos y aficionados a la astronomía.

Pero también es, desde el prisma de los conspiranoicos, una señal de que “el milenarismo va a llegar, cojones ya”, como decía Fernando Arrabal en uno de los momentos más estupefacientes de la historia de la televisión en España.

El numerólogo cristiano David Meade ha sido quien ha dado la voz de alerta, en el Daily Star. Utilizando numerosos pasajes de la Biblia, ha elaborado la teoría de que el planeta Nibiru (un planeta inexistente para los científicos que estudian de verdad los astros) está persiguiendo a la Tierra para estrellarse contra ella. El eclipse de agosto será, según su opinión, la señal que marcará el final de la humanidad: el planeta, según sus cálculos, aparecerá en los cielos el 23 de septiembre para acabar con todo.

Y todo gira en torno al número 33. Ésta es su argumentación:

“Cuando el eclipse comience el 21 de agosto, la salida del sol será oscura, justo como Isaías predijo. La luna será una luna negra. Esto ocurre cada 33 meses y en la Biblia el nombre divino de Elohim aparece 33 veces en el Génesis. El eclipse comenzará en Oregon, el estado 33, y acabará en el grado 33 de Charleston, Carolina del Sur”.

Una lógica implacable, ¿no? No tanto: las especulaciones sobre el planeta Nibiru se remontan a los años setenta y ya se ha predicho en otras ocasiones que destruiría nuestro planeta. Obviamente, en todas esas ocasiones, se equivocaron.

Tú, por si acaso, no dejes el curro. Sólo por si los conspiranoicos se equivocan en sus cálculos…

Escribe tu opinión