¡Las manos limpias salvan vidas!

(A Todo Momento – El Tiempo) — Mantener las manos limpias es la acción más rápida, sencilla, económica y efectiva que cualquier persona puede hacer para cuidar de su salud y de su familia.

Así lo dicen, no solo las mamás y las abuelas, sino también el Ministerio de Salud y Protección Social que permanentemente hace campañas en todo el país para convencer a los colombianos de que usen agua, jabón o gel para mantener sus manos debidamente aseadas.

Lea También: Nuevas variantes genéticas que aumentan el riesgo de cáncer

Un acto tan cotidiano y tan normal que resulta increíble que requiera de comerciales, pancartas e instructivos para que se convierta en una realidad.

Pero así es y no solo en Colombia, sino en diversos países del mundo en donde el 15 de octubre se conmemora el Día Mundial del Lavado de Manos, establecido desde el 2008 por la OMS.

En el 2017 se acaba de celebrar teniendo como lema ‘¡Nuestras manos, nuestro futuro!’ y según esa organización a la jornada se unieron más de 200 millones de personas en el mundo. En esta ocasión la OMS llamó la atención sobre la inequidad de acceso a lugares adecuados e higiénicos para lavarse las manos en algunas partes del mundo y para algunos sectores de la población.

En términos generales, todas las campañas sobre el tema van dirigidas a insistir en el lavado de las manos con agua y jabón para interrumpir la cadena de transmisión de la enfermedad diarreica aguda, neumonía, parasitismo intestinal y males que afectan la piel y los ojos, según el Ministerio de Salud.

Cuatro sencillos pasos son necesarios para lavarse bien las manos:

Mojar las manos con agua, enjabonarlas bien, frotar las superficies de las manos (incluyendo dorso, palmas, dedos y uñas) por lo menos por 20 segundos. Enjuagarlas con agua limpia y secarlas bien con una toalla limpia.

Así mismo, existen 4 momentos claves en la vida diaria en los que lavarse las manos con agua y jabón es vital. Son ellos después de entrar al baño o de cambiar un pañal a un bebé; al manipular, preparar y ofrecer alimentos; antes de comer para elimina los gérmenes acumulados, y después de estar en contacto con basura o elementos de desecho.

A pesar de lo sencillo y fácil de realizar y de lo evidente que resulta, muchas veces se toma a la ligera y se olvida. Las consecuencias de ello, se ven anualmente en el mundo cuando 10,5 millones de niños y niñas menores de 5 años mueren por diferentes causas, incluida también la falta de higiene y las enfermedades asociadas con ello.

Así que no lo olvide ni permita que su familia lo deje de lado, especialmente los niños pequeños en quienes están las esperanzadas de las autoridades de salud del mundo de que en el futuro este sea un lugar de manos limpias y menos enfermedades.

Vía El Tiempo

Escribe tu opinión