Tinder: El “refugio” de los homosexuales en Marruecos

(A Todo Momento) — Los jóvenes homosexuales en Marruecos son rechazados y castigados por las leyes, no pueden mostrar sus verdaderas identidades y estan obligados a vivir una doble vida, gracias a Tinder muchos se han sentido un ligeramente “libres” y lo consideran su “refugio”. El Mundo

Es domingo, mediodía, y aún quedan siete horas para el iftar, la ruptura del ayuno en Ramadán. Marwin vive desde hace unos pocos meses con su novio. Aunque para los vecinos son sólo amigos.”Nos conocimos por Tinder”, ríen ambos. En su casa, en un barrio céntrico de la capital marroquí, aparecen tres chicos más.

Vea también: Ricky Martin: “Me gustaría que mis hijos fueran gay”

Todos son gays y quieren recalcar lo dura que es su vida en Marruecos. “No podemos ser nosotros mismos. Tenemos que llevar una doble vida y crearnos un personaje distinto delante de nuestras familias, es muy triste”, alza la voz el chico más joven, que este año entrará en la universidad. “El único que sabe que soy gay es mi hermano mayor. Se lo dijo un amigo suyo que me había visto con un chico. Me amenazó con meterme una paliza si nuestros padres se enteraban, que iba a hundirles la vida y a manchar el buen nombre de nuestra familia”, añade.

Todos cuentan que hace un par de años muchos descubrieron una forma sencilla y segura para ligar gracias a Tinder. “Es como nuestro refugio”, dice Marwin. “Nos creamos un perfil y damos like a todos los chicos que aparecen a pocos kilómetros.

Vea también: Hinchas gays preocupados por la seguridad en Mundial Rusia 2018

Entonces, si alguno te devuelve el like, ya sabes que es de los tuyos, y empiezas a tontear”. Otro de los chicos le interrumpe. “Bueno, yo lo uso mucho pero no me fío, porque hay veces que pienso que puede ser un policía infiltrado que quiere pillarnos. Por eso no doy mucha información por el chat y sólo me abro una vez tenemos una cita en persona”, afirma.
El artículo 489 del código penal de Marruecos, publicado el 26 de noviembre de 1962, criminaliza la homosexualidad. La ley lo deja bien claro: “Está castigado con el encarcelamiento de seis meses a tres años y con una multa de 200 a 1000 dirhams (de 20 a 100 euros), a menos que el hecho constituya una acción más grave, cualquiera que cometa un acto impúdico o contra natura con un individuo de su sexo”.

El Mundo

Escribe tu opinión